900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

En un accidente de tráfico es posible reclamar indemnización por daños morales y psicológicos según el Baremo de Tráfico. Analizamos el concepto, cómo calcularlos y por qué vas a necesitar ayuda legal para reclamar.

Los daños psicológicos se diferencian de los morales porque, mientras los morales se refieren a un perjuicio concreto derivado de las consecuencias del siniestro, los psicológicos hacen referencia a una secuela en sí. Esta se traduce en una afectación directa en la propia víctima de la experiencia traumática derivada del accidente que puede manifestarse de diversas maneras.

Sabemos que vas a necesitar ayuda legal siempre. En LEGALCAR trabajamos para que la compensación económica que pague la aseguradora incluya, como es el espíritu de la Ley, todos y cada uno de los perjuicios sufridos por la víctima. Interpretando y valorando el Baremo de Tráfico que ha supuesto novedades importantes en ambos casos para los perjudicados en un siniestro.

¿Qué se considera daño moral?

El punto de partida para los daños morales podemos buscarlo en el artículo 33.1 de la Ley que hace referencia a los dos principios básicos del nuevo Sistema, que son la reparación íntegra del daño y su reparación vertebrada.

Y dentro de la reparación íntegra alude a la finalidad de que la víctima sea completa y totalmente indemnizada por los perjuicios sufridos. Teniendo en cuenta sus circunstancias personales, sociales, económicas y familiares.

Partiendo de ahí deberíamos entender que el daño moral también tendría que compensarse económicamente por la aseguradora del responsable.

La valoración del perjuicio del perjudicado con el daño moral que le es inherente se recoge según la Ley en la Tabla 2.A.2 del Baremo, relativa a las secuelas, y el perjuicio moral que puede sufrir la víctima a consecuencia de las lesiones en su vida y desarrollo personal se compensa con el pago de la cantidad que le corresponda por la pérdida temporal de calidad de vida, o lo que es lo mismo, por su tiempo de curación.

Cuál es la indemnización por daño moral

El nuevo Baremo acierta entendiendo que cada caso es diferente y debe individualizarse. Introduce en el artículo 105 los llamados daños morales complementarios por perjuicio psicofísico, orgánico y sensorial. Estos existen cuando una sola secuela alcance al menos sesenta puntos o el resultado de las concurrentes alcance al menos ochenta puntos.

Esto mejora los importes de las cantidades a pagar a lesionados graves o muy graves. Lógicamente requieren una valoración especial y justificada del daño moral que van a padecer el resto de su vida.

La existencia de daños morales complementarios dará derecho a unas cantidades con el nuevo baremo que oscilarán entre los 19.200 y los 96.000 euros. Mientras, el artículo 105.2 establece las pautas para fijar la cantidad que correspondería a un lesionado dentro de estos márgenes, atendiendo a la edad de la víctima y la intensidad del daño.

Además, el nuevo Baremo también regula el llamado perjuicio moral por pérdida de calidad de vida ocasionada por las secuelas. Este se divide en 4 niveles, cada uno de ellos con su propia cuantía económica. Tiene la finalidad de compensar el perjuicio moral particular que sufre la víctima por las secuelas que impiden o limitan su autonomía personal para las actividades esenciales de su vida diaria, tales como comer, beber, o vestirse.

La complejidad en la valoración y cálculo de las cantidades a cobrar por estos conceptos, que muchos lesionados desconocen, requieren siempre de ayuda legal especializada para evitar que la víctima se quede sin reclamar conceptos que por derecho les corresponden.

¿Qué se entiende por daño psicológico?

Los accidentes de tráfico también producen alteraciones psíquicas en las víctimas, derivadas de la experiencia traumática vivida. Se manifiesta sobre todo en trastornos de ansiedad y depresión, miedos a conducir, cruzar una calle después de un atropello o subirse a un medio de transporte público, pesadillas, problemas para dormir, cefaleas y otros.

Las cantidades a percibir por este concepto van a depender de:

  • Tiempo de tratamiento (algunas veces requieren meses)
  • Tipo de trastorno y la intensidad del mismo.

El apoyo familiar y de su entorno más cercano es una ayuda fundamental para acompañar a la víctima en su proceso de recuperación.

Las indemnizaciones por estos conceptos son muy complejas y es necesario que estén muy bien acreditadas con informes médicos concluyentes de psicólogos profesionales que hayan tratado al paciente y justifiquen que la sintomatología está directamente relacionada con el siniestro.

¿Cómo trabajamos?

Si has sufrido un accidente de circulación y tienes lesiones, secuelas y daños morales y psicológicos para reclamar, vas a necesitar asesoramiento jurídico. En LEGALCAR podemos ayudarte con un amplio equipo profesional no solo legal, sino también pericial y médico para determinar el alcance de tus lesiones.

Las secuelas psicológicas son difíciles de demostrar porque no son visibles a simple vista y es necesario acreditar su existencia y el nexo causal para demostrar que proceden del accidente, y las compañías no suelen reconocerlas.

Los daños morales deben valorarse conforme indica el Baremo de Tráfico y su cálculo es complejo por la multitud de conceptos que hay que tener en cuenta, y que dependen del tipo de perjuicios que haya tenido el lesionado.

Cuando son graves, la reclamación se complica porque las aseguradoras tienen a valorar en mínimos y sus ofertas no se corresponden con la realidad lesional del afectado.

¿Te surgen dudas? ¿Tienes que reclamar por daños morales y psicológicos en accidente? Contacta con LEGALCAR para que nuestro equipo jurídico te haga una valoración gratuita y sin compromiso.