Indemnización por lesiones en un autobús público

Indemnización por lesiones en un autobús público

Los accidentes viajando como pasajero de un autobús pueden producirse de varias maneras y dependiendo de la dinámica del siniestro nuestra indemnización será abonada por una u otra compañía.

El ocupante de un autobús, como medio de transporte público, siempre tiene derecho a percibir una indemnización. Sin embargo no todo el mundo conoce los derechos que les asisten en estos supuestos o cómo deben reclamar su indemnización.

LOS SEGUROS DE LOS AUTOBUSES PÚBLICOS

 

Lo primero que debemos saber es que cada autobús de transporte público posee, como es normal, su propio Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria para cubrir accidentes producidos por culpa o negligencia del conductor.

Por otro lado, cada viajero de un autobús como medio de transporte público está cubierto por el Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), solo por el hecho de haber adquirido un billete de autobús o utilizar el título o tarjeta de transporte, que nos va a cubrir los daños personales sufridos en caso de tener un accidente, partiendo de la base de que cualquier desplazamiento implica un riesgo, y ello aun en el caso de que el conductor no haya sido el responsable del accidente.

Este seguro nos cubre durante el desplazamiento en ese medio de transporte, pero también por lesiones sufridas a la entrada o salida del mismo o incluso en algunos casos en el momento de facturar o entregar nuestro equipaje. También tendremos cubierta la asistencia sanitaria que necesitemos en caso de resultar lesionados.

Lo más importante es que ambas coberturas no son excluyentes, de modo que dependiendo del tipo de accidente de autobús que hayamos sufrido, podemos tener derecho a percibir dos indemnizaciones, una con cargo al Seguro de RC y otra con cargo al SOV.

INDEMNIZACIÓN POR LESIONES EN ACCIDENTES

 

La indemnización por lesiones en accidente de autobús comprende los daños personales que hayamos tenido consecuencia del siniestro, y que será de mayor o menor cuantía dependiendo de la entidad de los mismos.

Así, una indemnización por un esguince cervical que tarda unos 60-90 días en curar no es lo mismo que una indemnización por una fractura de cadera que va a necesitar un largo periodo de inmovilización y otro tanto de tratamiento rehabilitador, y que seguro va a dejar secuelas.

Para poder solicitar esta indemnización, un paso fundamental es llamar a los servicios de emergencias para que acudan a atendernos en el mismo lugar del accidente. Esta sería la primera asistencia facultativa, que además nos servirá para acreditar el nexo causal entre las mismas y el accidente de autobús sufrido.

Debemos acudir lo antes posible a los servicios de urgencias del Hospital más cercano si no nos trasladan, y pedir un chequeo completo, de modo que el informe que nos den recoja todas las lesiones sufridas, que en cualquier caso tienen que estar acreditadas antes de que pasen 72 horas desde el accidente.

La indemnización por lesiones va a comprender por un lado el perjuicio personal particular, que incluye los días de hospitalización, o impedimento (con o sin baja laboral) que hayamos tenido para hacer las tareas habituales de nuestro día a día, y que deberán estar acreditados en los informes médicos.

También se indemniza el perjuicio personal básico, que son los días que sin estar impedidos o de baja, nos hemos estado tratando para curarnos, y que normalmente va a comprender el periodo en que hayamos estado haciendo rehabilitación.

Necesitaremos el informe de alta en rehabilitación y todas las pruebas diagnósticas que nos hayan hecho (radiografías, resonancias, ecografías).

Asimismo la indemnización por lesiones comprende también las secuelas que nos hayan podido quedar tras el alta por el traumatólogo, que se valoran según el Baremo 2016 atendiendo al número, tipo de secuela y gravedad de las mismas, así como cualquier incapacidad sobrevenida a raíz del siniestro, operaciones médicas, y otros factores recogidos en el Baremo por los que podemos solicitar indemnización.

OBTENCIÓN DE TESTIGOS DEL ACCIDENTE

 

En un accidente de autobús los testigos del mismo pueden resultar fundamentales en caso de discrepancia sobre el modo de ocurrir el siniestro.

Normalmente si acuden los Agentes de la Autoridad a levantar un Atestado, en el mismo recogerán las versiones de los testigos, que servirán también para determinar la dinámica del accidente.

Si no es así, conviene que cojamos datos de testigos presenciales, que en muchas ocasiones suelen ser otros pasajeros del autobús. Necesitaremos el nombre y apellidos, dirección y teléfono. En caso de que por alguna razón la aseguradora responsable quiera descargarse de culpa o negar el accidente o su modo de ocurrencia, los testigos nos van a servir para acreditar nuestra versión.

Si por cualquier motivo la reclamación termina con un procedimiento judicial civil contra la aseguradora, podremos llevar a esos testigos a declarar, y de esa forma mantener y probar nuestra versión del accidente sufrido.

¿SE DEBE LLEGAR A UN ACUERDO?

 

Muchos lesionados se preguntan si se puede llegar a un acuerdo, y que hacer si la aseguradora responsable lo ofrece de manera amistosa.

Para valorar si es o no dicho acuerdo conforme a lo que realmente hemos sufrido, necesitaremos un abogado especialista. Muchos lesionados se conforman con la primera oferta que se les hace, e incluso por desconocimiento de la normativa, sobre todo del nuevo Baremo 2016. Es un error muy común, partiendo de la base de que las compañías de seguros siempre realizan ofertas de indemnización por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

Cuando acudimos a un abogado particular, el mismo nos va a dar las pautas que tenemos que saber desde el principio para recopilar toda la documentación que necesitamos para realizar después la reclamación.

Cuando estemos estabilizados de nuestras lesiones y tengamos todos los informes, nuestro abogado realizará el requerimiento de pago al seguro, solicitando la correspondiente oferta motivada de indemnización.

Es posible llegar a un acuerdo amistoso con la compañía realizando una negociación, con la finalidad de evitar un procedimiento judicial, de modo que esta vía es más rápida y económica.

Únicamente no se llegará a un acuerdo si la compañía de seguros ofrece una indemnización que está por debajo de lo que le corresponde percibir a la víctima, o nos niega la culpa. Entonces será necesario interponer una demanda civil contra la aseguradora, que inevitablemente va a alargar todo el proceso, teniendo en cuenta el colapso actual de nuestros Juzgados y Tribunales.

LEGALCAR ABOGADOS

 

Desde LEGALCAR abogados hemos tramitado multitud de reclamaciones de indemnizaciones a lesionados en accidentes de autobús, tanto de manera extrajudicial como en un procedimiento judicial.

Dadas las especialidades de este tipo de siniestros, es conveniente que la víctima contacte con un abogado lo antes posible. En muchas ocasiones, si el lesionado dispone de póliza de hogar, la misma es posible que le cubra los honorarios del abogado particular que designe gracias a la cobertura por defensa jurídica incluida en su póliza.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita