La indemnización de las secuelas de un accidente de tráfico

La indemnización de las secuelas de un accidente de tráfico

Si tienes secuelas por accidente de tráfico, te explicamos cómo pedir la indemnización por ellas, cómo calcular los puntos por secuelas, los elementos a tener en cuenta para reclamar la indemnización y el factor tiempo.

Las secuelas constituyen una de las partes de la indemnización por accidente de tráfico que más controversia y problemas entraña para su valoración. Y esto es así, porque en la inmensa mayoría de los casos las aseguradoras o bien no las reconocen (sobre todo en lesiones leves), o si lo hacen, la oferta va a ser siempre a la baja.

Por eso, contar con un abogado para accidente para ayudar al perjudicado es fundamental, no solo porque es necesario conocer la normativa en base a la cual se van a cuantificar las secuelas en la indemnización, sino también porque es necesario saber qué va a hacer falta para demostrar su existencia y poder así reclamar a la compañía de seguros responsable que las pague.

INDEMNIZACIÓN POR SECUELAS DE ACCIDENTE DE TRÁFICO

Las secuelas se engloban dentro de los daños personales o lesiones que sufre un perjudicado en un accidente de tráfico y se pueden definir como el dolor, o limitación que le queda a la víctima después de haber recibido el tratamiento médico y el alta por el traumatólogo.

Cuando el siniestro ha producido en la víctima lesiones leves, puede ocurrir que, tras el tratamiento prescrito a la víctima, ésta se cure en su totalidad y no queden secuelas.

Sin embargo, en la inmensa mayoría de los casos, quedan secuelas tras el alta médica, que serán de mayor o menor envergadura dependiendo del tipo de lesión sufrida. Hay supuestos muy obvios, sobre todo en lesiones de cierta gravedad, donde la existencia de la secuela está clara y el problema va a consistir en valorarla y puntuarla. En otras ocasiones, sin embargo, sobre todo en lesiones leves, como el tan conocido “esguince cervical”, va a ser necesario acreditar la existencia de la secuela con la documentación médica incluyendo pruebas concluyentes de que existe, porque como punto de partida, la aseguradora no la va a reconocer.

¿Qué debe tenerse en cuenta para valorar las secuelas? Principalmente, que las mismas tienen que estar siempre acreditadas en la documentación médica del lesionado, sobre todo una vez alcance la estabilización lesional y tenga el alta médica. Esto significa que son los médicos (traumatólogo, perito experto en valoración del daños corporal, rehabilitador, etcétera) quienes, tras explorar al paciente, constatan la existencia de la secuela, que es el punto de partida para reclamarla como parte de la indemnización.

LOS PUNTOS POR SECUELA

La existencia de secuelas condiciona de manera importante la indemnización que se va a reclamar a la compañía de seguros, ya que no solo implica una alteración física, psicológica o estética permanente para el lesionado que evidentemente no existía antes del siniestro, sino que desde el punto de vista económico va a suponer un incremento en la indemnización de la víctima, dependiendo del tipo de secuela y su valoración, y de otros factores como la edad del lesionado.

Como ya hemos contado en otros post, el Baremo de Tráfico que entró en vigor en 2016, modificó sustancialmente las indemnizaciones a percibir, que mejoraron sobre todo en el caso de los grandes lesionados.

La parte relativa a la indemnización por secuelas se engloba dentro del Baremo en la Tabla 2.A. Existen dos tipos de secuelas, las funcionales y las estéticas, valorándose por separado cada una de ellas.

La Tabla 2.A recoge todas las secuelas que se pueden indemnizar, otorgando a cada una de ellas una horquilla de puntos. Si un lesionado tiene varias secuelas funcionales, para el cálculo de las mismas no se suman los puntos de todas y ya está, sino que se aplica una fórmula correctora en base a la que se calcula el total de puntos, ordenando las secuelas funcionales de mayor a menor. El resultado que nos dé después de aplicar dicha fórmula es el número de puntos que tendremos que reclamar por las secuelas funcionales.

Las secuelas estéticas se calculan aparte también por puntos y en función de su gravedad, el perjuicio estético puede ser leve o puede llegar a importantísimo (por ejemplo, no es igual el perjuicio estético de una quemadura o una cicatriz por una operación, que el que supone la amputación de una pierna o la pérdida de un ojo).

ELEMENTOS A TENER EN CUENTA PARA LA INDEMNIZACIÓN

Para la indemnización por secuelas derivadas de accidente, la víctima va a necesitar la ayuda de un abogado para accidente. Ya hemos visto que las mismas se valoran por puntos, dependiendo de la gravedad, y acudiendo después a las tablas establecidas en el Baremo que nos indican directamente la cantidad a percibir en función de la edad del lesionado y el número de puntos de secuela.

¿Qué debe tenerse en cuenta para la indemnización? Lo primero, que las aseguradoras parten o bien de no reconocerlas, o bien si las valoran, siempre será con la puntuación mínima. Segundo, que en muchas ocasiones las compañías utilizan los informes elaborados por sus servicios médicos,  en Legalcar hemos podido constatar que muchos de estos informes infravaloran las lesiones de la víctima.

Por tanto, la víctima va a necesitar asesoramiento, y no solo para que un abogado para accidente le explique y valore conforme a Baremo cuantos puntos de secuela pueden reclamarse en su indemnización, sino también para saber qué va a necesitar para acreditar la existencia de esas secuelas y poder reclamarlas con apoyo documental a la aseguradora.

EL FACTOR TIEMPO

El tiempo influye también en la reclamación de indemnización por secuelas, porque si el caso no está bien dirigido desde el principio, luego por mucho esfuerzo que se haga para reclamar las secuelas, no se nos van a reconocer.

Pongamos un ejemplo. Un lesionado sufre un esguince cervical y le duele el hombro tras el accidente. En urgencias le diagnostican la lesión del cuello, pero no se indica nada del hombro. Pasan los días y el hombro sigue doliendo, pero no hay ningún informe médico que lo diga. Y tres semanas después del accidente, el lesionado indica en rehabilitación que le duele el hombro desde que tuvo el siniestro, se le prescribe una ecografía, y el diagnóstico es una tendinitis del supraespinoso.

Pues bien, cuando este lesionado acabe la rehabilitación, y se reclame la indemnización a la compañía, ésta no va a ofertar por la secuela del hombro que seguro que le queda al perjudicado, porque en los informes iniciales no figuraba nada sobre el hombro, y el primer informe médico que lo menciona es de tres semanas después del accidente.

De ahí la importancia de contar con un buen asesoramiento a la víctima desde el principio, porque si pasa el tiempo y no se ha recogido en la documentación médica la existencia de una determinada lesión, posteriormente la compañía nos va a negar el nexo causal y no nos va a pagar nada por la secuela, aunque esté acreditada.

LEGALCAR ABOGADOS

En Legalcar trabajamos los casos desde el principio, y nuestro apoyo incluye, además del asesoramiento legal por un abogado para accidente, la ayuda en la construcción del caso desde el punto médico, poniendo a disposición de la víctima peritos especializados que, si hacen falta para completar la documentación médica, ayudarán a defender la existencia de las secuelas y por tanto la obligación de pagarlas como indemnización por parte de la aseguradora.