Si has sufrido un accidente de tráfico y no eres culpable del mismo, puedes reclamar una indemnización por accidente de tráfico. La cuantía de la misma va a depender de múltiples factores, pues aunque la tramitación en líneas generales de un caso de accidente de tráfico es parecido en todos los supuestos, existen particularidades que se deben tener en cuenta si lo que se persigue es conseguir que la indemnización sea lo más amplia y completa posible, y que comprenda todos los conceptos a los que la víctima tiene derecho.

Lo primero que hay que saber es que cuanto antes se ponga el caso en manos de un abogado especialista en indemnizaciones por accidente de tráfico mucho mejor. Si uno espera a ver si la aseguradora hace una oferta o se deja ver por los servicios médicos de la compañía, el éxito de la reclamación puede peligrar, ya que todas las aseguradoras tienen convenios entre ellas y su finalidad es pagar lo menos posible, y siempre muy por debajo de lo que realmente corresponde a la víctima.

Las aseguradoras juegan con la desinformación que suelen tener las víctimas de accidentes de tráfico al no tener experiencia en estos temas, como por ejemplo no le informan a la víctima que debe acudir a urgencias antes de las 72 horas del accidente. Tampoco se indica al lesionado que si no hace tratamiento rehabilitador, la aseguradora va a alegar que la víctima solo ha precisado una primera asistencia facultativa, y en ese caso la indemnización también será mínima.

Asimismo, las compañías no van a asesorar al lesionado sobre como hacer para conseguir la mejor indemnización, por tanto no van a indicarle que haga tratamiento, que debería en ciertos casos hacerse pruebas médicas, ni que tiene que pedir informes médicos que acrediten su estado de salud.

¿CÓMO SE CALCULAN LAS INDEMNIZACIONES POR ACCIDENTES DE TRÁFICO?

Las indemnizaciones por accidentes de tráfico son realmente la suma de diferentes conceptos que se encuentran valorados dentro del Baremo de Tráfico, dentro de los conceptos indemnizables se encuentran: los daños personales (relacionados a las lesiones), daños patrimoniales (referente a los gastos derivados al accidente) daños materiales (del vehículo), entre otros conceptos aplicables dependiendo de la gravedad del accidente.

Cada caso es único, dos personas pueden sufrir un accidente muy parecido y sufrir las lesiones y obtener indemnizaciones completamente distintas ¿De qué depende? En el caso de los daños personales en el tiempo que este haya tardado en recuperarse de las lesiones, de la documentación médica recopilada y de la forma en la que se haya gestionado la indemnización.

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS PERSONALES

Para reclamar los daños personales o lesiones, es fundamental contar con un informe de urgencias del mismo día del accidente (o antes de las 72 horas) , que recoja todas las lesiones sufridas. A partir de ahí, hay que demostrar con documentación médica todo el tratamiento que se hace a lo largo del tiempo para curar las lesiones. Así, hay que acreditar los días de impedimento con la correspondiente baja laboral, o en su caso, los informes que determinen la necesidad de reposo. Asimismo debe justificarse los días de curación con todo el periodo en el que el lesionado ha estado recibiendo tratamiento rehabilitador o haciéndose pruebas médicas. Y por último es necesario acreditar las secuelas, es decir, todo lo que le queda al lesionado tras el tratamiento recibido y cuando ya no va poder mejorar más.

La indemnización por todos esos conceptos va a depender siempre de tener acreditado médicamente con informes y la documentación pertinente la existencia de las lesiones, por lo que es importante que desde el principio se cuente con el asesoramiento de un abogado externo, que dirija al lesionado  y le indique en cada momento dónde dirigirse o qué solicitar para demostrar los daños personales.

Los daños personales se dividirán en el resarcimiento por el tiempo de curación y las secuelas. Con respecto al tiempo se indemniza de la siguiente forma:

  • Perjuicio personal básico: contempla el periodo de tiempo en el que el lesionado ha recibido tratamiento rehabilitador y no ha estado de baja, se paga con 30€.
  • Perjuicio Personal moderado: representa los días de baja en los que el lesionado ha estado impedido de realizar su vida normalmente, por los cuales recibe 52€ de indemnización.
  • Perjuicio Personal Grave/ Muy grave: cuando el lesionado ha estado hospitalizado tiene derecho a recibir una indemnización superior siendo de 75€ o 100€ en caso de que la situación del lesionado.

INDEMNIZACIÓN POR DAÑOS MATERIALES

En cuanto a la indemnización por daños materiales, también va a depender de probarlos. Debe valorarse cada caso concreto, y tratar de conseguir que la aseguradora los arregle lo antes posible. Para ello deberán ser peritados, si bien hay muchos casos en los que por la dejadez de las aseguradoras, sobre todo cuando el seguro propio es a terceros, o no queda claro quién es responsable del accidente, la reclamación por daños materiales puede alargarse en el tiempo, con el consiguiente perjuicio para la víctima, que en muchos casos necesita el vehículo para trabajar o para su vida diaria.

Hay que distinguir asimismo los casos en que los daños materiales pueden arreglarse, de aquellos en los que los mismos son tan cuantiosos que el vehículo resulta siniestro total. Los siniestros nunca compensan a las víctimas, porque en la mayoría de los casos los vehículos se devalúan mucho por el paso del tiempo, por lo que es obvio que lo que nos vayan a pagar por el valor venal o de mercado del vehículo en ningún caso nos va a permitir adquirir otro.

En caso de vehículo siniestro, hay que reclamar a la aseguradora que además de indemnizar con el valor venal, tienen que abonar también el llamado Valor de afección, que ronda entre un 20 y un 50% más sobre el valor venal. Y si no hay mucha diferencia económica entre el valor venal y el valor del arreglo del vehículo, la víctima puede exigir a la aseguradora la reparación, en vez del siniestro.

Debes saber que si tus daños materiales son inferiores a 400 euros, la compañía aseguradora pondrá trabas para el reclamo de la indemnización, pues se aplica el criterio de intensidad valorado dentro del baremo, en el cual se establece que la intensidad del choque debe ser de cierta entidad para haber causado las lesiones, siendo un criterio totalmente interpretable y que las compañías utilizan a su favor para negar indemnización a los lesionados.

Además de los daños materiales y personales, debe reclamarse indemnización por todos los gastos sufridos a consecuencia del accidente (gastos médicos, de farmacia, de rehabilitación o de pruebas médicas, objetos dañados, casco e indumentario en el caso de las motos, lucro cesante en el caso por ejemplo de los taxistas, y cualquier otro perjuicio padecido).

ABOGADO PARA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE TRÁFICO

Un abogado especializado en indemnizaciones por accidentes de tráfico orientará al accidentado sobre la mejor forma de proceder según cada caso, para gestionar de manera adecuada la reclamación de los daños materiales y siempre de manera que favorezca el interés del lesionado frente a la aseguradora.

Dado que las indemnizaciones por accidentes de tráfico, sean de la clase que sean, tienen muchas particularidades, y en la mayoría de las ocasiones las víctimas no lo saben, y desconocen cuáles son sus derechos, además de que las aseguradoras nunca van a valorarles adecuadamente ni a indicarles qué deben hacer para reclamar los que les corresponde, es fundamental contar con un abogado especialista en accidentes.

Los honorarios del abogado que libremente designe la víctima, serán, además, cubiertas por la póliza de defensa jurídica incluida en el seguro propio, por lo que la gestión del caso, con todas las garantías para conseguir la mayor indemnización, resultará gratis para el accidentado, en todo o en parte, dependiendo de la cobertura que tenga por dicho concepto.

¿Quieres reclamar tu indemnización por accidente de tráfico? te llamamos sin compromiso.