Accidente en transporte público: indemnizaciones posibles

Accidente en transporte público: indemnizaciones posibles

Sufrir un accidente en el transporte público supone una experiencia traumática para los pasajeros, que en la mayoría de las ocasiones desconocen los derechos que les asisten si en ese siniestro han sufrido daños personales o materiales.

Contar con el asesoramiento de LegalCar va a ser necesario si queremos que las indemnizaciones que puedan correspondernos sean justas y conformes a los daños efectivamente sufridos.

¿QUÉ TENEMOS QUE ACREDITAR?

Los primeros pasos a dar en caso de sufrir un accidente siendo pasajero de un medio de transporte público son fundamentales, siendo necesario:

  1. Conservar el billete o título de transporte que se haya utilizado en el momento del accidente.
  2. No abandonar el transporte sin haber comunicado el accidente, y dar parte siempre al conductor o jefe de estación, o al personal, dependiendo de dónde haya ocurrido el siniestro (tren, autobús urbano o interurbano, metro, etcétera).
  3. Avisar de inmediato a la Policía o la Guardia Civil para que levanten un atestado o parte de accidente, donde consten todos los datos del mismo y el modo en que haya ocurrido, a fin de poder acreditar la responsabilidad en el siniestro.
  4. Si hay testigos presenciales, como pueden ser otros pasajeros, pedirles sus datos personales para contar con su declaración en caso de que fuera necesario o hubiera dudas sobre como ocurrió el accidente.
  5. Poner una reclamación en la empresa de transporte correspondiente, especificando lugar, línea, fecha y hora, parada, causas del accidente y daños sufridos. Deben adjuntarse si es posible fotografías, copia del billete y copia del informe de urgencias que acredite las lesiones iniciales sufridas.

¿QUÉ CONCEPTOS SON INDEMNIZABLES?

Son los daños y perjuicios sufridos en el accidente en transporte público, así como cualquier gasto derivado del mismo. Para cuantificar la indemnización se tomará como base el Baremo de Tráfico, en vigor desde enero de 2016, cuya complejidad requiere que la víctima necesite ayuda de LeglCar, que asesorará al perjudicado desde el principio y defenderá sus derechos frente a la aseguradora del responsable.

Por un lado, se reclamarán las lesiones sufridas en el accidente, que serán de mayor o menos gravedad dependiendo del tipo de siniestro. En muchas ocasiones se trata de caídas, golpes y contusiones que pueden no revestir gravedad (como un latigazo cervical), o ser de mayor entidad, como fracturas o traumatismos en la cabeza.

La primera asistencia médica debe recoger todos los daños sufridos, y en cualquier caso la misma debe hacerse antes de que pasen 72 horas desde el accidente. Las pruebas diagnósticas, los informes de rehabilitación, o del traumatólogo o del médico de cabecera, completarán la evolución de las lesiones de la víctima hasta recibir el alta médica, momento en el que podrá valorarse la indemnización que se va a reclamar.

La importancia de contratar a LegalCar, radica en que todo aquello que no quede recogido en los informes médicos, no será abonado por la aseguradora del responsable, y debe tenerse también en cuenta que las compañías de seguros siempre van a realizar ofertas de indemnización por debajo de lo que le corresponde al perjudicado, por lo que será necesario negociar en defensa de los derechos de las víctimas.

Si en el accidente en transporte público sufrimos daños en objetos o cosas que llevábamos en el momento del siniestro, podremos reclamar su reparación o sustitución, siempre que podamos acreditar la relación causal entre esos daños y el accidente. Será necesario contar con fotografías, presupuestos de arreglo o facturas de reparación, siendo estos daños muy discutidos por las compañías.

¿QUIÉN NOS PAGARÁ LA INDEMNIZACIÓN?

En un accidente en un medio de transporte publico pueden darse varios casos que va a determinar quién nos pagará la indemnización, a la que no tendremos derecho solo en el caso de que esos daños sean imputables a conductas dolosas de la propia víctima. En el resto de supuestos podremos solicitar indemnización porque el pasajero de un medio de transporte público tiene la consideración de ocupante, y el ocupante cobra siempre.

Para ello debemos saber que el ocupante de un medio de transporte publico dispone incluido dentro de su billete, por un lado, de la cobertura del SOV o Seguro Obligatorio de Viajeros, por los daños que sufran los pasajeros en caso de accidente cuando viajamos en ese medio de transporte público, o al subir o bajar del mismo.

Y por otro lado está el SOA o Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria o Seguro Obligatorio del Automóvil, que cubre las indemnizaciones por aquellos siniestros que se producen por culpa del conductor del medio de transporte en el que viajemos o por un tercero.

Lo que debe tenerse en cuenta es que ambos seguros no se excluyen entre sí, y según el caso, la víctima podría cobrar dos indemnizaciones, cada una a cargo del SOA y del SOV respectivamente.

Así, nos encontramos:

  1. Accidentes en transporte público producidos de manera accidental o casual por culpa del propio pasajero, en cuyo caso solo se podrá reclamar indemnización con cargo al SOV, en función del tipo de daño sufrido, que se incardina en una categoría, y se paga una cantidad concreta por esa lesión concreta sufrida.
  2. Accidentes en transporte público por culpa del conductor del medio en el que viajamos, en cuyo caso el pasajero lesionado puede reclamar indemnización tanto con cargo al SOV como al SOA, reclamando en este último caso a la aseguradora de ese medio de transporte en el que hemos sufrido el accidente.
  3. Accidentes en transporte público por culpa de un tercero interviniente, en cuyo caso se cobra también indemnización con cargo al SOV, y con cargo al SOA se reclama a la aseguradora de ese otro implicado que ha sido el responsable del accidente.

ACCIDENTES EN TRANSPORTE PUBLICO

La necesidad de contar con el asesoramiento de LegalCar resulta fundamental si el perjudicado quiere que se le pague la indemnización que realmente le corresponde por los daños sufridos.

Por un lado, porque pueden darse, como hemos visto, en este tipo de accidente, muchas variantes que van a condicionar la reclamación, por lo que la víctima debe ser guiada por el abogado para saber lo que debe pedir y los pasos que debe dar.

Por otro lado, porque al haber supuestos en los que cabe la posibilidad de percibir dos indemnizaciones, una con cargo al SOV y otra con cargo al SOA, en la mayoría de los casos las víctimas lo desconocen, y por tanto si tramitan el caso por su cuenta, lo más seguro es que perciban una indemnización por debajo de lo que les corresponde, o incluso no lleguen a tramitar, por desconocimiento, las reclamaciones con cargo a las dos coberturas a las que tienen derecho.

Y, por último, porque pueden darse casos en los que sea necesario interponer un procedimiento judicial, y, por otro lado, la complejidad del Baremo de Tráfico 2016 que recoge las partidas y conceptos que se indemnizan, requiere de profesionales que conozcan la normativa y la apliquen al caso concreto.

LEGALCAR

Llevamos muchos años defendiendo los intereses de las víctimas de accidentes en medios de transporte público en cualquiera de sus variantes, disponiendo de un completo equipo de técnicos, abogados, tramitadores, peritos médicos y reconstructores de accidentes que se ponen al servicio de los perjudicados para ayudarles en el proceso de reclamación desde el primer momento.