900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

El número de víctimas mortales en accidentes de tráfico se vio reducido hasta un 23% en la provincia de Jaén el pasado año 2015.

En total fallecieron 17 personas en accidente de tráfico, cinco menos que en 2014, unos datos que sitúan a Jaén como la provincia que menos muertes ha registrado en las carreteras en la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Especial mención merece la Operación Especial de Navidad que se alargó dos semanas desde el 23 de diciembre hasta el 6 de enero y durante la cual no se produjo en Jaén ningún accidente mortal. En este tiempo ha habido 10 accidentes de tráfico, en los que 15 personas resultaron heridas pero sólo una tuvo que ser hospitalizada.

Este 2015 es el tercer mejor año desde 1960, por detrás de los años 2012 y 2013, en cuanto a número de fallecidos en accidentes viales. El año pasado, tal y como apunta la Dirección General de Tráfico (DGT), se registraron 16 accidentes mortales donde murieron 17 personas y 63 fueron trasladadas a un hospital con heridas de diferente índole.

Si echamos la vista solo ocho años atrás, Jaén ha contabilizada en 2015 casi un 70 por ciento menos de víctimas mortales, sin duda una cifras que invitan al optimismo en lo referente al índice de siniestralidad tan elevado que se venía registrando en tierras jienenses. Sin ir más lejos, en 1993 fallecieron en accidentes de tráfico 74 personas, nada menos que un 75 por ciento más que en el último año.

Algunas de las infracciones que más se han repetido en 2015, según datos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ATGC), tienen que ver con el consumo de drogas o el hecho de no utilizar los elementos de seguridad obligatorios, como por ejemplo el cinturón de seguridad.

En referencia al primer punto, el consumo de drogas, la Jefatura Provincial de Tráfico ha llevado a cabo en toda la provincia en torno a 2.500 pruebas preventivas de drogas en las que cerca de 600 personas dieron positivo. Por su parte, dos de los fallecidos en accidente de tráfico no llevaban el cinturón de seguridad cuando ocurrió el accidente. De haberlo llevado, habrían salvado sus vidas.

Más datos sobre la accidentalidad en Jaén en 2015. Los accidentes con víctimas mortales en carreteras convencionales fueron menos que en 2014, así como las cifras de fallecidos en vías interurbanas de alta capacidad. Sin embargo, siguen siendo el primer tipo de vías, las convencionales, donde ocurren el mayor número de accidentes de tráfico.

Hasta 13 personas perdieron la vida en accidentes en carreteras convencionales, principalmente por salidas de la vía y colisiones frontales. En las vías de gran capacidad, los accidentes mortales fueron consecuencia en su gran mayoría tras una colisión trasera y múltiple.

Además, durante tres meses de 2015, en concreto enero, abril y agosto, no se registraron víctimas mortales en carreteras. Todo lo contrario que en los meses de julio y septiembre, en los que perecieron en accidentes de tráfico ocho personas, cuatro fallecidos en cada uno de estos dos meses fatídicos para Jaén.

En cuanto al perfil de edad de los fallecidos, son los grupos de 25 a 34 años y de 55 a 64 años los que representan un mayor porcentaje en el número de víctimas mortales. Por otro lado, en 2015 no ha muerto ningún niño con menos de 14 años en las carreteras, cuando en 2014 si lo hicieron dos niños de menos de esta edad.

Los hombres siguen siendo lo que más fallecen en accidentes de tráfico, más del 80 por ciento sobre el total, es decir, murieron 14 hombres y tres mujeres. La buena noticia es que en ambos géneros se produjo una reducción del número de fallecidos, aunque más en el grupo de las mujeres con cerca de un 50 por ciento respecto al año anterior.

Once personas murieron cuando conducían un turismo y uno en furgoneta, y cabe anotar que un 20 por ciento de todos ellos no llevaban puesto el cinturón de seguridad. El número de fallecidos en motocicleta y ciclomotor es el mismo que en 2014, aunque el año pasado sí que se evitaron al menos muertes de ciclistas en Jaén, así como de peatones, afortunadamente.