900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

El denominado “latigazo cervical” es la lesión más común derivada de un accidente de circulación. Quizá por eso también es la menos reconocida, la más discutida y la peor pagada por las compañías de seguros.

La situación se ha complicado más a raíz de la entrada en vigor, el pasado 1 de enero de 2016, del nuevo Baremo de Tráfico, que dificulta más aun la reclamación de indemnizaciones por este concepto, supeditándola a requisitos tales como que existan daños materiales de cierta entidad, o que existan unas “pruebas objetivas” médicas que acrediten que existe lesión cervical.

Es por ello por lo que en muchas ocasiones la reclamación de indemnizaciones por el llamado latigazo cervical terminan en juicio, al estar las ofertas de las aseguradoras muy por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

¿CÓMO SON ESTOS JUICIOS?

Hasta la despenalización de los llamados Juicios de Faltas, en el verano de 2015, eran muchos los casos de accidentes con lesiones cervicales los que se dirimían en los Juzgados de Instrucción. El lesionado presentaba denuncia en los Juzgados de Instrucción, era citado para reconocimiento médico forense, quien emitía el denominado Informe de Sanidad Forense que recogía el periodo de curación del lesionado y las secuelas que le habían quedado tras el tratamiento recibido.

Si la compañía de seguros no quería abonar la indemnización correspondiente se citaba a las partes al juicio oral, y era el Juez de Instrucción quien dictaba sentencia determinando la cantidad a percibir por la víctima, que en la mayoría de las ocasiones se correspondía con el Informe de Sanidad emitido por el Médico Forense del Juzgado.

Tras la despenalización de las faltas, al lesionado por un accidente de tráfico con lesiones cervicales no le queda más remedio que acudir a la vía civil. En estos casos será necesario aportar junto con la demanda un informe pericial, donde un perito particular es quien hace la valoración del periodo de curación del lesionado y las secuelas cervicales que le han quedado tras el tratamiento.

Normalmente la aseguradora contestará a la demanda interpuesta por los abogados de la víctima, o bien negando que existan lesiones si los daños materiales son escasos o no existe una prueba médica objetiva que evidencia la existencia de lesión, o bien allanándose a una cantidad mínima que es lo que consideran que corresponde al lesionado por  su lesión cervical.

En la audiencia previa ambas presentarán sus medios de prueba, que normalmente suelen ser las periciales médicas emitidas por el perito del lesionado y por el perito de la compañía. Si se discute la dinámica del accidente o el nexo causal entre el mismo y las lesiones reclamadas será necesario también una pericial biomecánica o incluso en algunos casos un perito reconstructor de accidentes. El Juez admitirá las pruebas que considere pertinentes y citará a las partes a juicio.

En el acto del juicio se practicarán las pruebas admitidas, quedando los Autos vistos para sentencia. Puede ocurrir que en alguna de estas fases del procedimiento las partes intenten llegar a un acuerdo, en cuyo caso se homologará por el Juez, finalizándose el proceso.

La sentencia puede ser condenatoria para la compañía en todo o en parte, o absolutoria, y puede apelarse en caso de que alguna de las partes no esté conforme con la misma.

¿QUE DOCUMENTACIÓN MÉDICA NECESITAS?

Dado que el llamado latigazo cervical es casi siempre motivo de controversia, es muy importante preparar el caso de antemano acudiendo cuanto antes a un abogado especialista para indicar qué documentación médica se necesita para acreditar la existencia de las lesiones y poder reclamar por ellas.

Es fundamental contar con un informe médico de urgencias lo más completo y detallado posible, emitido siempre dentro del plazo de las 72 horas posteriores al accidente, y que las pruebas diagnósticas que nos hagan (en urgencias normalmente será una radiografía) recojan la existencia de lesión cervical. Si no aparece lesión ósea aguda pero la sintomatología de la víctima persiste o se agrava es necesario acudir a urgencias de nuevo o realizarse una resonancia magnética, para justificar médicamente la lesión que luego vamos a reclamar.

Es fundamental acreditar también el periodo de curación, si tenemos baja laboral con los partes correspondientes y si no informes del médico de cabecera que acrediten que hemos estado incapacitados para hacer nuestra vida habitual.

Asimismo hay que acreditar el tratamiento que hemos hecho que es necesario para justificar como nos hemos curado, normalmente con el informe de rehabilitación y el alta del traumatólogo una vez lo hayamos terminado. En ese informe debe indicarse las secuelas que nos hayan quedado derivadas del accidente, lo que es muy importante en las lesiones por latigazo cervical, debido a que no siempre curan totalmente y en muchas ocasiones dejan dolores y/o limitación de movilidad.

LA INDEMNIZACIÓN POR LATIGAZO CERVICAL

La indemnización por latigazo cervical va a depender de la documentación médica que tengamos y del tiempo que hayamos tardado en curarnos. No hay dos casos iguales porque cada lesionado evoluciona de una manera diferente. Muchas veces lo que parece una lesión que no va a dar problemas para curarse se complica, necesitando periodos más largos de curación y/o pruebas complementarias que evidencian la gravedad de las lesiones.

Acudir a un abogado especialista en las lesiones por latigazo cervical es necesario y lo antes posible, precisamente por discutirse tanto por las compañías de seguros. De esa manera se nos va a ir indicando en cada momento qué pasos dar para que la indemnización por latigazo cervical sea acorde con la sintomatología que hemos tenido, y el tratamiento que hemos tenido que realizar.

Para cuantificar la indemnización, una vez que el lesionado haya alcanzado la estabilización lesional, deberá tenerse en cuenta el periodo en que hayamos estado incapacitados para nuestras tareas diarias (con o sin baja laboral y siempre que lo acreditemos documentalmente), el tiempo que aun estando de alta laboral o sin incapacitación hayamos estado recibiendo tratamiento médico para curarnos, y por ultimo las secuelas que nos hayan podido quedar tras el alta médica.

LEGALCAR ABOGADOS

En Legalcar Abogados contamos con el mejor equipo de profesionales especialistas en reclamaciones por latigazo cervical , asesorando al lesionado desde el primer momento para que sus lesiones se acrediten de manera que la gestión de su accidente de tráfico se haga con todas las garantías posibles. Contamos con abogados y peritos expertos en este tipo de accidentes que velarán por los intereses del lesionado desde el primer momento acompañándoles en todo el proceso de la reclamación.

Llámanos y te ayudamos a resolver tus dudas, sin ningún compromiso.

900901450 – Teléfono gratuito