900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Sabes en qué consiste un juicio por cervicalgia? Si la negociación con la compañía no ha sido fructífera, puedes proceder a demandar y mejorar la cantidad a percibir.

La cervicalgia es la lesión más común en los accidentes de tráfico. Más del 80% de los perjudicados por un accidente de circulación, sea de coche, de moto, de bici, atropello, o cualquier otro tipo de siniestro, sufren de alguna manera lesiones en el cuello.

Precisamente por ser tan habitual, las compañías de seguros han venido discutiendo su existencia, su diagnóstico y su valoración. Por esto se ha complicado su reclamación.

No solo se trata de una lesión discutida por las aseguradoras, sino también mal pagada. Es rarísimo que una compañía ofrezca una compensación económica por cervicalgia que sea acorde con la realidad lesional de la víctima.

Es por ello por lo que muchas de las reclamaciones por accidentes de tráfico con resultado de lesiones cervicales acaban en juicio. Al lesionado no le queda más remedio que demandar a la aseguradora para que se reconozcan sus derechos y se le indemnice adecuadamente por sus lesiones cervicales.

De ahí que las víctimas de accidentes con diagnóstico de cervicalgia deben contar siempre con un buen asesoramiento legal, y acudir cuanto antes a LegalCar para dar los primeros pasos de la reclamación correctamente.

LESIONES CERVICALES

La lesión cervical o cervicalgia se origina cuando se produce un movimiento brusco del cuello en la flexión y extensión del mismo. No todas las lesiones cervicales son iguales y tampoco afectan a todos por igual.

En su valoración intervienen elementos tales como la edad de la víctima, la posición que ocupaban en el vehículo, sus antecedentes médicos, etcétera.

Aproximadamente un 50% de los lesionados por cervicalgia pueden recuperarse con un tratamiento rehabilitador de las lesiones cervicales, en un periodo que puede estar entre las 4 y las 12 semanas, según el caso.

Las lesiones cervicales pueden dejar secuelas en la víctima tras el periodo de curación, y en un 10% de los supuestos, requerir intervenciones quirúrgicas o incluso derivar en una incapacidad en casos de especial gravedad.

SEGÚN BAREMO

Para calcular la cantidad a percibir por cervicalgia debe acudirse a lo dispuesto en el artículo 135 del Baremo de Tráfico 2016, dedicado a los traumatismos cervicales menores.

Para que proceda, según Baremo por cervicalgia, es necesario cumplir varios criterios. El cronológico es fundamental, es decir, que los síntomas de esta lesión hayan aparecido antes de las 72 horas posteriores al accidente. De ahí la importancia de acudir a urgencias lo antes posible.

Se exige también que se cumpla el criterio de intensidad, verdadero quebradero de cabeza con las compañías. Se indica que tiene que haber una adecuación entre las lesiones y el mecanismo de producción del accidente.

Los problemas surgen en este punto cuando los daños materiales son escasos, porque las aseguradoras pueden  negar nexo causal y por tanto las lesiones cuando esos daños materiales son de poca entidad. En estos supuestos es necesario acudir a pruebas complementarias para demostrar la existencia de la lesión, en especial la prueba biomecánica.

El artículo 135 también indica que debe cumplirse el criterio topográfico, es decir, que debe haber relación causal entre la zona del cuerpo afectada y la lesión sufrida, y el criterio de exclusión, para indicar que no haya otra causa que justifique totalmente esa patología.

En cuanto a las secuelas derivadas de la cervicalgia, rara vez son reconocidas por las aseguradoras. De hecho, el artículo 135 del Baremo especifica que solo se reconocen cuando haya un “informe médico concluyente” que lo acredite.

TIEMPO DE DURACIÓN DEL JUICIO

Si no se llega a un acuerdo en la negociación con la compañía de seguros, el lesionado puede acudir a la vía judicial, demandando a la compañía de seguros.

Por ello es muy importante que la víctima cuente con LegalCar, que va a dirigir al perjudicado en todo el proceso indicando todo lo que necesita conforme a lo dispuesto en el Baremo para poder reclamar.

El juicio requiere de asistencia de LegaCar y del procurador, además de un informe pericial que va a demostrar que las lesiones cervicales que se reclaman son derivadas del accidente y han generado el derecho a ser reclamar.

El tiempo de duración del juicio por cervicalgia depende de muchos factores. En ocasiones, no es necesario llegar al fin del proceso y en todos los trámites previos a la celebración del juicio puede llegarse a un acuerdo con la compañía.

Lo que es innegable es que un juicio por cervicalgia siempre va a alargarse en el tiempo mucho más que si se llegara a una transacción amistosa con la aseguradora.

A los trámites propios del juicio en sí, hay que añadirle la saturación y los retrasos de nuestros Juzgados y Tribunales, que pueden traducirse en una demora de entre años y medio y dos años como mínimo.

EL ABOGADO DE LA ASEGURADORA

Después de lo que hemos visto la respuesta está clara. Si para cualquier tipo de reclamación por accidente la víctima debe contar siempre con la ayuda de LegalCar, ajeno a las compañías, en los casos por cervicalgia mucho más.

La aseguradora defiende el interés de la compañía, no el de la víctima. Por tanto, lo que busca no es que el perjudicado reciba la cantidad que le corresponda, sino cerrar cuanto antes el expediente.