Juicio rápido por alcoholemia: antecedentes y tasa de alcohol

Juicio rápido por alcoholemia: antecedentes y tasa de alcohol

¿Sabes cuál es el procedimiento en un juicio rápido alcoholemia sin antecedentes? Pese a las campañas de la Dirección General de Tráfico y la información constante que recibimos de los medios de comunicación, en los últimos años siguen aumentando el número de conductores que circulan bajo los efectos del alcohol o/y las drogas, alerta nuestro abogado alcoholemia Leganés.

La inmensa mayoría de los conductores saben que si se les pilla en un control de alcoholemia, van a tener que enfrentarse a una sanción administrativa (multa) y a la pérdida de puntos del carnet de conducir. Muchos, sin embargo, desconocen los límites legales de establecidos en el Código Penal y conducen habiendo ingerido alcohol en el convencimiento de que se encuentran en condiciones óptimas para conducir.

Y la mayoría no piensan en el supuesto de que provoquen un accidente de tráfico conduciendo bebidos ni en las consecuencias que ello va a acarrear, no solo porque pueden provocar daños materiales y personales a otros usuarios de la vía, sino también económicas y penales.

TASA DE ALCOHOL

Podemos distinguir los supuestos más habituales que pueden darse conduciendo bajo los efectos del alcohol:

  • En un control de alcoholemia rutinario nos hacen la prueba y damos positivo. Este positivo puede ser por debajo de los límites establecidos en el Código Penal o ser superiores.
  • Conduciendo bajo los efectos del alcohol provocamos un accidente de tráfico y al hacernos la prueba de alcoholemia damos positivo.

La tasa de alcohol que arrojemos en la prueba que nos hagan los agentes de la autoridad va a determinar las consecuencias de la infracción.

Así, el Capítulo IV del Código Penal indica que aquellos conductores que den una tasa superior a 0,60 mg/l en aire espirado o de 1,20 g/l en sangre, se les va a imponer una pena entre tres y seis meses de cárcel, multa de seis a doce meses, trabajo comunitario de 30 a 90 días y se le prohíbe conducir en un periodo entre uno y cuatro años.

Si no superamos la tasa de alcohol anterior, seremos sancionados con una multa y nos retirarán puntos del carnet de conducir, según el caso.

Pero si superamos los límites se nos va a imputar un Delito contra la Seguridad del Tráfico, que tiene consecuencias más graves, sobre todo si además hemos provocado un accidente de tráfico con daños materiales y/o personales.

¿EN QUÉ CONSISTE UN JUICIO RÁPIDO?

La Ley de Enjuiciamiento Criminal contempla para el enjuiciamiento de los delitos menores, los denominados juicios rápidos, que son procedimientos judiciales que sirven para juzgar delitos con penas que no superan los 5 años de prisión, y que van a comenzar en al Juzgado con la remisión de un Atestado Policial. Los delitos por alcoholemia se tramitan en muchas ocasiones a través de un Juicio Rápido.

La regulación del Juicio rápido se recoge en los artículos 795 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Cuando los agentes de la autoridad realizan a un conductor la prueba de alcoholemia y el resultado supera la tasa de alcohol en aire espirado de 0,60 miligramos por litro (1,2 g/l en sangre), ya no se nos va a imponer sólo una sanción administrativa o multa de tráfico, sino que además, habremos cometido un Delito contra la seguridad vial. También procede si el conductor se niega a realizar la prueba de alcoholemia.

Los agentes de la autoridad pueden detener en el acto al conductor y en función de la tasa de alcohol que ha dado y si ha cometido hechos más graves, como provocar un accidente, y tomarle declaración en comisaría, para lo que necesita abogado y si no lo tiene se le designará uno de oficio, y una vez han declarado pasan a disposición judicial.

En otros casos no procede la detención, y los agentes le entregan una citación en el mismo acto indicando fecha, hora y Juzgado donde tienen que comparecer para celebrar el Juicio rápido.

El Juez va a recabar todas las pruebas necesarias para celebrar el Juicio rápido, que normalmente suele celebrarse en los cinco días posteriores a la comisión de los hechos.

¿CÓMO AFECTAN LOS ANTECEDENTES?

Dentro de las diligencias que va a practicar el Juez para celebrar el Juicio rápido, se encuentra el solicitar los antecedentes penales del imputado.

El art.379 del Código Penal indica la condena penal por conducir bajo los efectos del alcohol con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro (1,2 g/l en sangre).

La pena a imponerse va a ser siempre la retirada del permiso de conducir, y además cualquiera de las siguientes penas:

  • Prisión de 3 a 6 meses.
  • Multa de 6 a 12 meses.
  • Trabajos en beneficio de la Comunidad de 31 a 90 días.

Si es la primera vez que han detenido al conductor por cometer este delito y no hay otros perjudicados, se producirá un juicio rápido alcoholemia sin antecedentes, lo habitual es que el Fiscal solicite una pena de multa y retirada del carnet de conducir.

Tras la reforma del Código Penal en 2015 no se ha modificado la pena a imponer por este Delito. Debe tenerse en cuenta que al tratarse de un delito, la condena penal por alcoholemia implica la anotación de antecedentes penales.

LEGALCAR

Desde LEGALCAR abogados mantenemos la recomendación de no conducir en ningún caso bajo los efectos del alcohol.

Nuestro equipo de abogados cuenta con especialistas en derecho penal, que han tramitado multitud de juicios rápidos por alcoholemia y conformidad juicio rápido alcoholemia. Nuestro consejo es contactar cuanto antes con un especialista en este tipo de procesos, teniendo en cuenta la celeridad con que se celebran este tipo de juicios, de modo que el conductor pueda ir convenientemente asesorado.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita