La conducción y el sexo, mala pareja

La conducción y el sexo, mala pareja

Os presentamos un estudio sobre la conducción y el sexo desde el punto de vista legal. Los últimos informes de la DGT recogen una cifra alarmante: el 36% de los accidentes de tráfico se producen por una distracción. Pero distracciones hay de todo tipo y en este artículo en concreto vamos a tratar una distracción poco habitual pero que se da en el mundo del tráfico: el sexo. En LegalCar Abogados hemos recibido casos reales de accidentes de tráfico en los que la distracción que ha provocado el siniestro tiene un claro tinte sexual. Por eso, vamos a ver por qué la conducción y el sexo hacen mala pareja.

¿FANTASÍA O REALIDAD?

 

La adrenalina de ser descubierto y el espacio reducido que incrementa la creatividad para conseguir una posición cómoda y placentera para ambos hacen del coche un lugar cada vez más elegido por las parejas para tener sus encuentros sexuales. Esta fantasía está siendo cada vez más realidad en los tiempos en los que vivimos pues cada vez son más quienes admiten haber tenido sexo en el coche y esto está provocando que aumenten los casos de distracciones al volante debido a prácticas sexuales.

Según un artículo publicado en el portal web de  Auto Bild, un 32% de los conductores  encuestados ha practicado sexo en el coche. En otro artículo publicado en la página Periodista Digital se indica que 80% de los jóvenes españoles ha tenido sexo en el coche, basado en una encuesta realizada por la empresa Control a jóvenes de 18 a 32 años de edad. En este sentido, otro medio de comunicación ha publicado que 7 de cada 10 riojanos ha practicado sexo en el coche.

SEXO DURANTE LA CONDUCCIÓN

 

Cuando pensamos en “sexo en el coche” nos imaginamos una situación idílica, con el vehículo estacionado cerca de un lugar con unas vistas increíbles, un atardecer de ensueño, pero la realidad es que este tipo de fantasía puede volverse muy peligrosa al tener alguna actividad sexual mientras se conduce. Si has visto la película “El Lobo de Wall Street”, protagonizada por Leonardo Di Caprio, seguro una de las escenas que te viene a la mente tiene que ver con el tema que tratamos en este artículo.

Que tire la primera piedra  quien no se le haya ocurrido hacer lo mismo, aunque puede ser un acto muy emocionante por implicar adrenalina y placer, puede ser también excesivamente peligroso, para ti y el resto de coches en la carretera, puesto a que representa una gran distracción, porque, según los expertos, tu atención estará dividida entre la conducción y las sensaciones que estás experimentando, disminuyendo en gran medida tu capacidad de reacción ante cualquier situación.

Según la entidad aseguradora ALLIANZ, en un artículo publicado en su página web, las distracciones influyen en el 78% de los accidentes de tráfico, pero sólo cuentan distracciones como conversaciones, uso del móvil o escuchar música. En el mismo artículo el Dr. Jörg Kubitzki, experto en seguridad vial de AT, menciona que escribir un mensaje de texto mientras conduces es “aún más peligroso” porque involucras la mente, las manos y los ojos. Es obvio que tener prácticas sexuales mientras se conduce multiplica la distracción con respecto a mirar el móvil o incluso escribir un mensaje de Whatsapp.

CASOS REALES

 

No es solo suposición que estas prácticas pueden terminar en un accidente de tráfico y de hecho en LegalCar Abogados hemos atendido casos en los que una práctica sexual ha influenciado en el accidente. Recibimos en noviembre de 2015 el caso de una pareja que sufrió un accidente en Madrid cuando el conductor chocó contra otro vehículo a la salida de un semáforo.

Comentando el caso con ellos y reuniendo las pruebas oportunas nos percatamos que todo apuntaba a que la pareja circulaba teniendo algún tipo de práctica sexual, hecho que los testigos reconocieron en el atestado, aunque no supieron especificar exactamente cuál. El hecho es que en este tipo de casos en los que se consigue demostrar esta provocación por parte del ocupante, este no tiene derecho a recibir el 100% de la indemnización que le correspondería por los daños sufridos pues participa activamente en la producción del siniestro provocando la distracción del conductor.

De hecho, lo habitual es que no cobre ningún tipo de indemnización. En nuestra sede de Sevilla, en enero de 2016, recibimos el caso de un conductor que fue golpeado por un vehículo que se saltó un ceda el paso. Hasta aquí todo normal, pero realizando las averiguaciones oportunas la policía recogió en el Atestado que la pareja del vehículo contraria circulaba teniendo relaciones sexuales, lo que provocó la distracción del conductor y, por consiguiente, la producción del siniestro.

Ejemplos en prensa hay decenas. En marzo de 2014, en Córdoba, una pareja  chocó contra una rotonda mientras practicaban sexo oral. Afortunadamente el accidente solo generó daños materiales pero en caso de haber sufrido lesiones, no podrían haber reclamado una indemnización por los daños personales sufridos. En agosto de 2015, esta vez en Madrid, dos hombres chocaron contra un muro de contención y luego contra un coche, debido a que el conductor olvidó que estaba al volante por las sensaciones que estaba experimentando.

En este accidente todos los implicados resultaron heridos. Las víctimas del siniestro pudieron reclamar una indemnización por los daños sufridos, ya que la responsabilidad y, por tanto, la producción de los daños del accidente, estaba clara.  En enero de 2016, un hombre en Vizcaya llamó la atención de la policía al ir dando bandazos de un lado a otro del carril.

Cuando los funcionarios indicaron su presencia utilizando luces, se dieron cuenta que la copiloto se estaba incorporando de su regazo y fue cuando entendieron que esta le estaba realizando una felación mientras conducía; una vez les dieron el alto, comprobaron que, además, el conductor circulaba en estado de embriaguez.

En el diario Hoy, donde se publicó la noticia comentada anteriormente, también se mencionan otros casos similares. En uno de ellos, una pareja tiene relaciones sexuales dentro de su coche mientras esperaban que el semáforo se pusiera en verde;  el coche no se movió, lo que hizo que  el resto de coches comenzaran a adelantarlos. La pareja solo detuvo su actividad cuando se acercó una patrulla de la policía para multarles.

Ya hemos mencionado lo peligroso que puede ser tener prácticas sexuales mientras se conduce, pero ahora imagínate el riesgo que puede implicar  tener relaciones sexuales mientras se conduce. En Estados Unidos, una profesora de la Universidad de Dakota, ha realizado una investigación sobre cómo es realmente  el sexo al volante. En dicha investigación se revela que el 32.8% de los hombres encuestados admiten haber realizado esto.

Esta investigación revela además que al menos la mitad de los encuentros sexuales se produjeron a más de 98 km/h. La autora de la investigación agrega además que otra  de las consecuencias pueden ser: exceder el límite de velocidad (38%), invadir otro carril (36%), soltar el volante (11%)  y  casi chocar con alguien o algo (2%).

La profesora, preocupada por esta situación, menciona que tener sexo u otras actividades sexuales como la masturbación, entre otras, puede ser más peligrosa de lo que realmente la gente piensa; añade además que no solamente el orgasmo puede ser distractor sino que la excitación por si misma puede ser lo suficiente distractora para considerarlo una situación peligrosa. Además menciona que durante el orgasmo se da una pérdida de conciencia momentánea, en la que el conductor podría apartar completamente la atención de la carretera.

Sentencia además la autora de la investigación que “la única manera de ser un buen conductor es que estés constantemente atento a lo que sucede tanto dentro como fuera del coche, siempre mirando al frente, a los lados y detrás, utilizando los retrovisores.”

Lamentablemente también se dan accidentes con las peores consecuencias. En  mayo de 2015 una pareja de jóvenes murió en el acto tras chocar contra unos delimitadores de carril de hormigón. Tras realizar las pruebas periciales técnicas y biomecánicas oportunas, la policía llegó a la conclusión de que la causa del accidente fue la distracción del conductor provocada por que la pareja iba teniendo sexo en la carretera. En Youtube se pueden ver ejemplos de este tipo de peligrosísimas prácticas.

¿HARÍAS REALIDAD TUS FANTASÍAS?

 

Las fantasías son representaciones mentales de deseos, aunque al escuchar la palabra fantasía la relacionamos de una vez con sexual, no necesariamente tienen porque estar relacionadas. Fue el padre del psicoanálisis Sigmund Freud quien adjudicó el término en alemán  “phantasie”, concepto asociado a la imaginación, sin embargo este mismo postulaba que solo las personas insatisfechas fantaseaban.

En cuanto a este tema, hay muchas opiniones como por ejemplo la del sexólogo José Luis García que reconoce que  no hay duda de que las fantasías sexuales son necesarias para mantener y estimular el deseo sexual en muchas personas y parejas.” Además este asegura que “las fantasías son el músculo del deseo; quien utiliza la fantasías sexuales para sus terapias para tratar problemas por falta de deseo sexual.”

Hombres y mujeres tienen diferentes tipos de fantasías sexuales, aunque  algunas veces estas suelen coincidir, pero en un orden diferente, por ejemplo, según el estudio  publicado en ‘Journal of Sexual Medicine’, realizado en la ciudad canadiense de Quebec a  1.516 hombres  y mujeres con edades comprendidas de 20-40 años, el 82,3% de los hombres encuestados fantasea con un encuentro sexual en un lugar inusual y ellas  81,7% opinan lo mismo.

MULTAS

 

Con respecto a las multas, no existe una especificación en la ley, por lo cual la multa en caso de realizar cualquiera de estas actividades puede variar. En el caso comentado anteriormente en el que una pareja fue sorprendida teniendo sexo oral en el coche, el conductor fue multado por conducción temeraria y también por oponerse a la realización de la prueba de alcoholemia.

En Valencia en 2010, un conductor fue sancionado por masturbarse mientras conducía. Como esta conducta tampoco está recogida en la ley,  los policías optaron por poner una multa de 150 euros y retirada de 3 puntos en el carné de conducir, utilizando el artículo genérico de la Ley que castiga a los conductores que se distraen al volante, asemejando la conducta a hablar por teléfono o manipular el móvil.     

En Málaga, un hombre fue multado con 750 euros por practicar sexo en su coche, se encontraba a más de 300 metros de la zona residencial  y a 170 metros del camino público,  hecho que alegó en su apelación a la multa, incluyendo también que la vegetación evitaba que cualquier persona pudiera ver lo que pasaba dentro del vehículo. El hombre se encontraba en paro y decía que cobraba solo 426 euros, por lo cual no podía hacerse cargo de la multa. Pidió además una compensación económica, porque dicha situación había acarreado el fin de su matrimonio.

Cabe destacar que en Málaga, donde ha ocurrido el incidente, se establece en la Ordenanza para la Garantía de  la Convivencia Ciudadana y la Protección del Espacio Urbano en la ciudad de Málaga que quedan prohibidas las prácticas sexuales en vías públicas (incluyendo ofrecimiento de sexo, negociación y aceptación de servicios sexuales) cuando estas prácticas afecten la convivencia ciudadana, se entiende por esto las actividades que ocurran a menos de 200 metros de  zonas residenciales, centros educativos, zonas infantiles, entre otras.

LEGALCAR ABOGADOS

En LegalCar Abogados tratamos de ofrecer todo tipo de información para potenciar la educación vial y evitar en la medida de lo posible que la desinformación sea la principal causa de muchos siniestros. En este artículo hemos visto cómo, dentro de las distracciones que provocan accidentes, las prácticas sexuales ocupan un puesto importante para ser comentado. La distracción que supone para el conductor practicar sexo mientras conduce es tan grande que la probabilidad de sufrir un accidente aumenta considerablemente respecto a acciones como hablar por el móvil, manipular el equipo de sonido o responder a mensajes de texto. Recuerda, la conducción y el sexo no son buena pareja. Si sentís la necesidad durante.

Abogados para accidentes de tráfico

900901450 – Teléfono gratuito