La rehabilitación cervical por accidente de coche

La rehabilitación cervical por accidente de coche

En la mayoría de los accidentes de coche, la lesión más repetida y común es la cervical y por eso queremos explicaros en qué consiste la rehabilitación cervical.

Este tipo de lesión no afecta por igual a todas las personas, y aunque habitualmente puede curar con un buen tratamiento rehabilitador, en ocasiones se complica, hasta el punto de que puede llegar a ser muy incapacitante para el lesionado.

La rehabilitación cervical por accidente de coche resulta fundamental no solo para una buena curación de la lesión sufrida, sino también porque sin ella, es más que seguro que la compañía de seguros responsable de pagar indemnización no quiera hacerlo. No podemos olvidar que las lesiones cervicales son las más discutidas por las compañías, y las peor pagadas.

EN QUÉ CONSISTE LA REHABILITACIÓN CERVICAL

En ocasiones, el esguince cervical no se manifiesta de manera automática nada más sufrir un accidente de tráfico, sino que en las siguientes 24-48 horas aparece la sintomatología dolorosa.

Para curar las lesiones cervicales, es necesario realizar tratamiento rehabilitador. La rehabilitación cervical ayuda en la curación del esguince, cuya sintomatología desaparece en ocasiones, mientras que en otros casos la curación no es íntegra y quedan secuelas.

En el caso de los accidentes de tráfico conviene acudir a un centro de rehabilitación especializado en tratar este tipo de lesiones. En virtud del llamado Convenio UNESPA, existen una serie de centros de rehabilitación repartidos por toda España, que dan tratamiento para curar estas lesiones sin cargo alguno para el lesionado, ya que es sufragado por nuestra compañía de seguros.

No obstante, hay que tener especial cuidado con el centro que se elige. En ocasiones la rehabilitación se queda corta, o no es suficiente para la curación de la lesión cervical, y es necesario realizar pruebas adicionales, como resonancias magnéticas, que sirvan para determinar el grado de la cervicalgia padecida y si existe lesión mayor, como por ejemplo una protusión o hernia discal, que puede ser traumática, si surge a consecuencia del accidente, o degenerativa, si el lesionado ya tenía antecedentes cervicales previos, en cuyo caso el accidente viene a agravar esa lesión padecida de antes.

¿CUÁL ES LA CARACTERÍSTICA DEL LATIGAZO CERVICAL POR ACCIDENTE?

El latigazo o esguince cervical es una lesión que se produce por un mecanismo de hiperextensión del cuello, principalmente cuando se trata de colisiones por detrás. Los músculos del cuello se comprimen por un lado y se estiran por el lado opuesto, para volver después a su posición inicial.

Normalmente se distinguen tres tipos de esguinces cervicales.

  • Esguince cervical grado I, que supone un estiramiento de los tejidos pero que no altera la integridad estructural. El dolor es menor y suele aparecer en los momentos posteriores al siniestro, y puede dar lugar a limitación del cuello.
  • Esguince cervical grado II, en los que la sintomatología es más o menos inmediata y el dolor moderado, con contractura muscular y mayor limitación de la movilidad, y suele apreciarse en las radiografías una rectificación de la curvatura del cuello.
  • Esguince cervical grado III, donde el dolor es mucho más intenso, el inicio de los síntomas es inmediato y el dolor puede ser severo e incapacitante. Suele aparecer inversión de la lordosis en las pruebas diagnósticas (radiografías).

Existe por último el llamado esguince cervical de grado IV, que realmente no es un esguince cervical como tal, pues en estos casos la lesión puede ya ser neurológica, o tratarse de una fractura, y en la mayoría de los casos va a requerir intervención quirúrgica.  Este caso es el menos habitual, pero se puede dar en accidentes de tráfico con impactos de alta energía, vuelcos, o cuando el vehículo da vueltas de campana, o se reciben varias colisiones por parte de varios vehículos.

LA INDEMNIZACIÓN POR LATIGAZO CERVICAL

A raíz de la entrada en vigor, en enero de 2016, del nuevo Baremo de Tráfico, las reclamaciones de indemnizaciones derivadas de un latigazo cervical se han complicado, hasta el punto de que el Baremo dedica un artículo entero, el 135, a esta lesión en concreto (traumatismos menores de la columna vertebral), estableciendo una serie de requisitos y condicionantes para demostrar su existencia y que haya derecho a reclamar indemnización por la misma.

Así, lo primero que hay que hacer es acudir a urgencias y siempre como mucho dentro del plazo máximo de las 72 horas posteriores a la fecha del accidente. Este dato es fundamental, porque dado que en ocasiones la sintomatología no aparece hasta horas después, el lesionado no acude al médico, y solo lo hace cuando el dolor es intenso, por lo que pueden haber pasado las 72 horas y en ese caso la aseguradora se va a negar a pagar indemnización alguna amparándose en este requisito recogido en el artículo 135 del nuevo Baremo.

Por otro lado, el artículo 135 exige que haya un informe médico “concluyente” que determine que existe el esguince cervical, o bien pruebas diagnósticas complementarias (radiografías o resonancias) que lo demuestren.

La indemnización por latigazo cervical comprenderá los días que hayamos tardado en curarnos, que pueden ser con baja laboral o incapacitación para realizar nuestras tareas habituales (perjuicio personal particular) o sin periodo de incapacidad, pero con un tiempo de curación alternando con nuestra vida normal (es decir, realizando tratamiento de rehabilitación).

Asimismo deberemos ser indemnizados por las secuelas que nos hayan quedado tras recibir el alta médica del traumatólogo, si es que nos hemos curado completamente, y siempre que tengamos un informe médico que lo acredite, o pruebas diagnósticas que evidencien la existencia de lesión traumática directamente provocada por el siniestro, o una agravación de una patología cervical previa que padecíamos antes del accidente, y que ha empeorado a consecuencia del siniestro que hemos sufrido.

Si la lesión cervical ha sido en grado máximo, puede ocurrir que derive en una incapacidad del lesionado, que puede ser parcial o total, o incluso que hayamos requerido una intervención quirúrgica. En estos casos deberemos ser indemnizados también por estos conceptos

LEGALCAR ABOGADOS

Teniendo en cuenta los cambios introducidos en el Baremo 2016 para las indemnizaciones por esguince o latigazo cervical, se hace hoy, más que nunca, absolutamente necesario que la víctima cuente con el apoyo y asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico. Y ello es así porque por norma, las aseguradoras van a querer evitar pagar indemnización por este tipo de lesión, sobre todo si es leve.

Desde LEGALCAR abogados insistimos en la necesidad de que el lesionado se informe y conozca su derecho a reclamar, siendo guiado en todos los pasos para dar cumplimiento a lo indicado en el Baremo de Tráfico, para que estas reclamaciones prosperen y la víctima sea debidamente indemnizada por todos los conceptos a los que tenga derecho.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita