Las aseguradoras y los Juicios Rápidos

Las aseguradoras y los Juicios Rápidos

Lo primero que debemos saber para poder entender la posición de las aseguradoras en los llamados Juicios Rápidos es entender, qué son los Juicios Rápidos.

JUICIO RÁPIDO

Con anterioridad a este tipo de procedimientos nos encontrábamos con determinados casos completamente injustos, tanto para los lesionados como para los anteriormente llamados imputados, y esto era así ya que por poner un ejemplo, cuando en un accidente de tráfico donde había un lesionado y el culpable daba positivo en alcoholemia el juicio podía tardar en señalarse dos años o más, por lo que había un componente injusto de tiempo, tanto para el lesionado que tardaba en ocasiones todo ese tiempo en recibir la indemnización correspondiente a sus lesiones, como en el denunciado que  también sufría la injusticia de la espera para poder cumplir con la pena, muchas veces siendo más gravosa dos años después que si hubiera sido inmediato.

ANTES DE LA REFORMA LEGAL

Hasta antes de la reforma, los hechos, y siempre hablando desde el punto de vista de los accidentes de tráfico, se alargaban de forma injustificada ya que en muchas ocasiones la fase de instrucción era  innecesaria, como para aquellos casos donde había habido un fallecido y había un Atestado donde la culpa era clara y reconocida por el conductor, que además había dado positivo en alcoholemia o drogas. Por todo ello se modificó la Ley para que en aquellos casos en los que los hechos fueran claros y la prueba estuviera practicada se podría solicitar por las partes la celebración de juicio o directamente transformarse en Juicio Rápido por el Ministerio Fiscal, evitando así la espera de nuestro sistema judicial. Además se le permitía al denunciado que reconociera los hechos el poder beneficiarse de la quita de un tercio de la pena.

Los ejemplos más claros de este tipo de casos son las alcoholemias, donde en casos donde el conductor ha dado positivo con más de 0,60 y no hay lesionados,  directamente al no haber más prueba para practicar, el procedimiento se transforma directamente en Juicio Rápido, citando al denunciado  la propia Policía o con posterioridad el Juzgado para el Juicio. En dichos casos, si se reconocen los hechos por el denunciado, podrá beneficiarse de la quita del tercio de la pena, por ello el LEGALCAR recomendamos siempre contar con un abogado especializado, que pueda negociar con el Ministerio Fiscal la pena, para poder rebajarla al mínimo posible y así llegar a un acuerdo lo más beneficioso para el denunciado.

DAÑOS MATERIALES EN UN ACCIDENTE

Si no hay acuerdo se celebra el juicio y puede haber alguna prueba a practicar, como por ejemplo en el caso de que hubiera daños materiales ocasionados, por ejemplo si me salgo de la vía y me golpeo solo contra un coche estacionado , y  cuando viene la Policía  doy positivo en la prueba de alcoholemia. En estos supuestos  para poder tener la posibilidad de que haya Juicio Rápido, la aseguradora o el perjudicado dueño del vehículo golpeado, tendrá que aportar la factura de reparación de los daños,  y si no lo ha presentado o no le ha dado tiempo a repararlo, el procedimiento se transforma de Juicio rápido a Diligencias Previas, suspendiéndose el Juicio y quedando a la espera de la práctica de la prueba pertinente para saber qué daños se han generado, a fin de poder saber qué es lo que se debe  solicitar por las partes al denunciado.

¿Y si hay lesiones?

Lo mismo ocurre cuando hay lesionados, por ejemplo, voy conduciendo con mi coche  y golpeo por alcance a un vehículo que esta parado en un semáforo. Debido a dicho accidente el conductor y ocupantes del vehículo golpeado sufren lesiones, y además cuando llega la Policía doy positivo en alcoholemia.

En estos casos  hay dos opciones:

  1. Que se aperture el procedimiento como Juicio Rápido, y que una vez se acuda al día del Juicio, los lesionados pasen por el médico del Juzgado, valorando éste que las lesiones de los perjudicados se han estabilizado, pudiendo por lo tanto ser valoradas económicamente. En este caso se sigue adelante con el Juicio Rápido siempre que también se haya aceptado la culpa y se tenga también la valoración de los daños materiales, y aquí entran en juego las aseguradoras, quienes normalmente van a este tipo de juicios como representantes de las compañías perjudicadas.
  2. Para el caso de que los lesionados no se hayan curado a fecha del Juicio rápido, se ha de suspender y transformar en Diligencias Previas hasta que todos los lesionados hayan terminado su tratamiento y hayan sido valorados por el médico forense del Juzgado. En ese momento tanto los abogados de los perjudicados como el abogado del conductor si ha reconocido los hechos en sede judicial, podrán solicitar la transformación de nuevo en Juicio Rápido.

Es importante comentar que en caso de que haya lesionados, para que el conductor denunciado pueda acceder al beneficio del tercio de la quita ha de negociar la pena con el Ministerio fiscal y con los abogados de los perjudicados, ya sean lesionados o ya sean perjudicados por daños materiales.

Es en este momento donde suelen aparecer los abogados de las compañías de seguro, las aseguradoras están exentas de cubrir los accidentes donde haya una alcoholemia o una conducción bajo los efectos de las drogas. Es por ello que nunca habrá un abogado de la compañía defendiendo al conductor, pero si estará como perjudicado o responsable civil. En el primero de los casos los abogados de la compañía reclamarán al conductor el pago de los daños ocasionados, por ejemplo los daños del vehículo aparcado y que ha reparado la compañía ya que estaba a todo riesgo.

RECLAMAR A UNA ASEGURADORA UN ACCIDENTE DE TRÁFICO

La reforma del Baremo de las indemnizaciones trae consigo importantes modificaciones para quienes vayan a reclamar a una aseguradora tras sufrir un accidente de tráfico. Una reforma que venían reclamando desde hacía años las víctimas y las diferentes asociaciones que luchan por defender los derechos de las primeras. Año nuevo y nueva ley para el pago de indemnizaciones que reciben las víctimas de accidentes de tráfico en nuestro país.

Desde el 1 de enero de 2016, a la hora de reclamar a la aseguradora, en caso de muerte, la cuantía a percibir es de media un 50% más alta. Además, cuando la víctima fallece a causa del accidente, con la reforma de las indemnizaciones los perjudicados pasan a dividirse en cinco categorías diferentes: cónyuge, ascendientes, descendientes, hermanos y allegados.

Para las víctimas que sufren secuelas por un accidente de tráfico, la reforma también contempla un incremento de las indemnizaciones para reclamar a la aseguradora, en concreto del 35%. Para el resto de lesiones el aumento es de casi el 13%.

Es necesario puntualizar que si bien la reforma del baremo de indemnizaciones atañe principalmente a los accidentes de tráfico, también es extensible a las lesiones que se producen, por ejemplo, por accidentes de trabajo. Siempre de un modo orientativo y cuando los daños sean realmente indemnizables.

Asimismo, otra novedad interesante de la Reforma que ha arrancado a principios de año es que ahora las aseguradoras están obligadas a costear el tratamiento de una víctima de accidente de circulación durante toda su vida. Antes sólo tenían esta obligación hasta que finalizaba  su curación.

Las aseguradoras, además, con el nuevo Baremo tienen que indemnizar a los Servicios Públicos de salud de la comunidad autónoma que corresponda por gastos que tienen que ver con la aparición de nuevos perjuicios cubiertos, como los importes médicos futuros o necesidades de recambio de prótesis de personas con lesiones de gravedad.

Por otro lado, las víctimas de accidentes de tráfico pueden acudir a un informe pericial para una reclamación extrajudicial sin coste. El Real Decreto aprobado por el Gobierno en diciembre de 2015 dicta que estos informes expedidos por los Institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses serán ahora gratis para los afectados por accidentes de tráfico; son las entidades aseguradoras las que tendrán que pagar el precio público fijado como contraprestación de la pericial. Es muy cuestionable, no obstante, la objetividad de estos informes, si siempre es la aseguradora quien va a abonar dicho gasto, por lo que existe una duda más que razonable sobre si esta medida no va a terminar perjudicando a la víctima, más que ayudarla.

Finalmente, en 2016 también ha entrado en vigor la Ley de ordenación y solvencia de las aseguradoras y reaseguradoras. En base a esta ley, que incorpora a nuestro ordenamiento jurídico la Directiva europea denominada Solvencia II, las aseguradoras deben garantizar que son solventes a partir de una serie de requisitos mínimos.

¿QUÉ PUEDO RECLAMAR A UNA ASEGURADORA?

Por sufrir un accidente de tráfico del que no somos responsables tenemos derecho a reclamar a la aseguradora una indemnización por daños personales y daños materiales, así como por otros gastos derivados del accidente.

La indemnización por daños personales comprende varios conceptos. Por un lado, los días que pasamos hospitalizados. Por otro, los días de baja, esto es, los días que no podemos realizar la actividad que realizábamos de manera habitual antes de sufrir el accidente de circulación.

Son días impeditivos y por tanto indemnizables, los días que no hayamos podido acudir a nuestro puesto de trabajo, y si no tenemos un empleo remunerado, por ejemplo una ama de casa, también se computan los días que la víctima haya tenido que guardar reposo.

Igualmente, al reclamar a la aseguradora se deben contemplar los días no impeditivos, es decir, aquellos en los que la víctima ya puede hacer su vida habitual, pero necesita seguir un tratamiento para terminar de curar las lesiones del accidente.

Las secuelas son las lesiones que sigue teniendo la víctima aún después del periodo de rehabilitación y la indemnización que podemos reclamar por dicha secuelas depende de la gravedad de éstas. El Baremo de tráfico nos indica la puntuación y, por tanto, la indemnización que corresponde dependiendo de la gravedad de nuestras secuelas.

Por último, junto a los daños personales vamos a reclamar a la aseguradora también por los daños materiales, los daños que sufre el vehículo que conducíamos en el momento del accidente y los daños en todos los objetos que llevábamos encima, como un teléfono móvil o unas gafas de sol.

LEGALCAR ABOGADOS

También pueden estar los abogados de la aseguradora culpable como responsables civiles, y negociaran el pago de las lesiones que luego lógicamente repetirán contra el conductor culpable, pero siempre defendiendo a la compañía.

Calcular indemnización por accidente de tráfico