900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Caerse en el interior de un autobús es más corriente de lo que pensamos. En algunas ocasiones se trata de caídas accidentales o fortuitas, bien dentro del autobús durante un desplazamiento, bien al subir o bajar del mismo.

En otras ocasiones la caída se produce porque interviene algún elemento ajeno al propio viajero e imputable al conductor del autobús. El ejemplo más común es la caída provocada por un frenazo o acelerón violento por parte del conductor del autobús, que circula con exceso de velocidad o de manera negligente. Otros casos pueden ser salidas de la vía, accidentes con colisión, etcétera.

Otras veces la caída se produce por intervención de un tercero ajeno al conductor del autobús. Son los supuestos de accidentes en los que interviene otro vehículo de la clase que sea, siendo causante del accidente en virtud del cual se produce la caída de uno o varios viajeros en el interior del autobús que resultan lesionados.

Los supuestos más graves se producen en accidentes de mayor envergadura, que son más comunes en carretera, y donde las caídas pueden provocar daños personales graves en sus ocupantes.

Dependiendo del supuesto de que se trate y quien haya resultado responsable, la reclamación será de una u otra manera y habrá derecho a una u otra indemnización. La mejor opción es que recurras a un abogado caídas vía pública para que pueda ayudarte en tu reclamación.