Qué son las secuelas

Qué son las secuelas

Las secuelas de los accidentes de tráfico pueden llegar a cambiar por completo la vida de las víctimas debido a la gravedad de las lesiones. Al sufrir un accidente de tráfico, es muy probable que suframos lesiones, siendo las más frecuentes los esguinces cervicales y las lesiones en espalda y hombros.

En función del tipo de lesión y el grado de importancia de la misma, es necesario un tratamiento u otro, es decir, nunca existe un mismo periodo de curación ni idéntico tratamiento en todas las lesiones.

Las lesiones leves pueden durar más o menos tiempo, pero apenas afectan a la forma de vida que el accidentado tenía antes del accidente y lo más habitual es que con un buen tratamiento rehabilitador curen sin dejar secuelas.

Sin embargo, las lesiones graves perduran en el tiempo y condicionan mucho más la vida de la víctima después del accidente de tráfico. Normalmente, suelen quedar dolores o limitaciones después de que le perjudicado reciba el alta médica, que pueden ser de mayor o menor gravedad y que se denominan secuelas.

Clasificación de secuelas un accidente

El Baremo de Tráfico, que se actualiza todos los años, contempla la clasificación de las secuelas conforme a un sistema de puntuación de 1 a 99 puntos para cada una de las lesiones, las cuales tienen una horquilla de valoración fija (por ejemplo, de 1 a 5 puntos, correspondiendo 1 a la secuela en grado más leve y 5 al grado más grave, intenso o severo de la misma).

El Baremo distingue entre lesiones leves, moderadas y graves y del número de puntos que se alcancen depende la cuantía de la indemnización. Los puntos de las distintas secuelas se suman, pero hay que aplicarles una fórmula correctora (Fórmula de Balthazar) en base a la cual, a partir de cierto número de secuelas, se reduce el número de puntos.

Por lo tanto, a las secuelas más graves más puntos les corresponden en el Baremo.. Así, un algia o dolor cervical se valora entre 1 y 5 puntos, mientras que lesiones muy graves, como una ceguera, se valora con 85 puntos.

Las lesiones con perjuicios de carácter estético también tienen un hueco en el Baremo de Tráfico. Según el grado de perjuicio, diferenciamos, por ejemplo, perjuicio estético ligero, de 1 a 6 puntos, o moderado, de 7 a 12 puntos, y así según el grado sigue subiendo la puntuación.

Un problema que puede darse cuando valoramos una secuela por accidente de tráfico es que la dolencia o limitación del accidentado no aparezca expresamente reflejada en el Baremo de Tráfico.

Para estos casos, normalmente se busca por analogía la secuela de la clasificación que más se ajuste a la lesión que nos ha quedado tras el accidente.

En la nueva clasificación de las secuelas establecida en el Baremo de Tráfico se habla de las concurrentes y las interagravatorias. De la misma forma que las secuelas no se pueden duplicar, se ha establecido un sistema en virtud del cual deben valorarse distintas secuelas en un mismo perjudicado.