900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

La siniestralidad en las carreteras, según ha alertado la Organización Mundial de la Salud, va camino de ser la nueva pandemia de los países subdesarrollados sino empiezan ya a tomarse las medidas oportunas. Los fallecidos al año en las calzadas de estos países en vías de desarrollo aumentarán a dos millones en el año 2030, ya que los muertos en accidentes de tráfico se están colocando al mismo nivel que los fallecidos por graves enfermedades como viene siendo el sida. Los accidentes de tráfico suponen un gasto para el Estado del 2% del PIB en los países ya desarrollados y alcanza el 5% en los países en vías de desarrollo.

Hemos de tener en cuenta que en los países subdesarrollados existen menos de la mitad de los coches que puede haber en los países desarrollados, pero destaca que estos lugares registran un dato alarmante ya que con la mitad de vehículos llegan a alcanzar el 80% de las víctimas.

No son vehículos al uso, sino carromatos saturados de personas que circulan a toda velocidad, cuyos arreglos en  dichos vehículos se sujetan con cuerdas y cintas, algo que dispara la siniestralidad ya que no son seguros ni por asomo. Y es que tal y como declara un responsable de Médicos Sin Fronteras que estuvo viviendo más de 10 años en Suráfrica “de cada 100.000 ciudadanos, 32 fallecen en siniestros viales al año”.

La unión de carreteras en mal estado, infraestructuras nefastas, vehículos antiquísimos, cero educación vial, e inexistencia de leyes que regulen dichos aspectos son los que originan estas escandalosas cifras. Dichos países tienen la mitad del parque automovilístico del mundo, pero a su vez aglutinan el 80% de los 1,3 millones de fallecimientos  en carretera que se convierten en más de un millón si se tienen en cuenta los peatones que fallecen atropellados.

Este escenario podría ser aún peor con la prosperidad económica y por tanto con el incremento en las ventas de automóviles. Existe una correspondencia entre el número de vehículos y el número de muertos en accidentes de tráfico. Solo con leyes que regulen la seguridad vial no es suficiente, porque si nos fijamos, por ejemplo en países como Rumania, existen sanciones muy altas, pero al mismo tiempo, nadie se encarga de perseguir al que no realiza los desembolsos y las paga. Por lo tanto, la medida se convierte en totalmente inútil.

En los países que están empezando a desarrollarse, las ciudades van creciendo sin un orden estudiado y es por eso que la acelerada construcción de vías, olvida en gran parte de los casos, el arcén o la vía para que transiten al mismo tiempo con los vehículos, los peatones. Es por eso que se reflejan datos alarmantes como que más de la mitad de los muertos en accidentes viales son peatones, motoristas y ciclistas, ya que las personas transitan por los mismos espacios o carreteras por donde circulan los coches, y es por eso que el número de accidentes aumenta en gran medida.

Claves del éxito español

En el año 2012, en el territorio español 1903 personas fallecieron en accidentes viales, la cifra más reducida desde el año 1993, y menos de la mitad de fallecidos que en año 2006. Esto puede deberse a la pasada reforma y aplicación del carnet por puntos, que se ha convertido sin duda en la clave del éxito para esta reducción, pero lógicamente, no la única. La adaptación de sistemas de seguridad vial que ya funcionaban en otros países desde los años 80 y la contribución activa de toda la sociedad, como también la participación de asociaciones de víctimas de accidentes que hicieron que estas reformas se convirtieran en un hecho.

 

¿Tienes dudas? te llamamos sin compromiso.

Por favor, seleccione una forma válida