Los atropellos a ciclistas

Los atropellos a ciclistas

Se considera que existe un atropello siempre que uno o más intervinientes en el siniestro sea peatón o ciclista. En este apartado vamos a comentar la especial figura del ciclista dentro del mundo del tráfico y la circulación de vehículos.

Por razones obvias, peatones, vehículos a motor y ciclistas en muchas ocasiones concurren circulando por la misma vía. Semáforos, pasos de cebra y demás señales del tráfico regula que esta concurrencia sea lo menos problemática posible. Además, existen otras figuras especiales como los carriles bici, que en ocasiones cruzan literalmente la calzada por la que circulan los vehículos a motor. Por ello, existen numerosos escenarios posibles en los que todos estos sujetos pueden confluir, pudiendo provocarse situaciones comprometidas y de gran riesgo. En otros apartados de nuestro Blog hablamos más extensamente de atropellos a peatones y cómo reclamar los daños sufridos cuando se marcha como peatón, pero en este artículo vamos a dedicarnos en exclusiva a la figura del ciclista.

LOS CICLISTAS

La característica principal del ciclista es que se trata de un sujeto que circula en un vehículo sin motor que en la mayor parte de su trayecto circula por la misma vía y probablemente en el mismo carril que los vehículos a motor. Esto supone un perjuicio ya que confluye con vehículos de mayor peso, potencia y envergadura, provocando que sea la parte débil en el mundo del tráfico y la circulación de vehículos. Además, no cuentan con entidad aseguradora que pueda cubrir sus daños, que proteja sus intereses en caso de conflicto con otros conductores de vehículos. Además de lo anterior, son la parte peor parada en caso de siniestro: su especial ligereza y desprotección provocan que las consecuencias sean potencialmente más perjudiciales para los ciclistas: un mínimo golpe o roce puede provocar la caída del vehículo y grandes lesiones al ciclista.

Los atropellos a ciclistas son casos en los que hay que prestar especial atención por las circunstancias que hemos comentado en el párrafo anterior, por eso hacemos hincapié en la importancia de contar con el asesoramiento profesional adecuado para reclamar los daños sufridos en un accidente de tráfico. Todo ciclista tiene derecho a reclamar un resarcimiento económico por los daños sufridos siempre y cuando no sea responsable exclusivo del accidente, es decir, no pueda atribuírsele porcentaje alguno de culpa con respecto a la producción de los hechos. Es decir, podrá reclamar una indemnización siempre y cuando se pueda atribuir cierta culpa a un tercero, por ejemplo, si un ciclista no respeta un ceda el paso pero el vehículo que le atropella circula con un alto exceso de velocidad.  Si la responsabilidad es completamente atribuible a un tercero, el ciclista víctima del atropello podrá reclamar el resarcimiento económico por el total de los daños sufridos.

QUE PUEDE RECLAMARSE

¿Qué daños son reclamables? Los atropellos a ciclistas pueden causar dos tipos de daños: personales y materiales. Los daños personales son aquellos que afectan a la persona ya sea física o psicológicamente. Hablamos de lesiones. Las lesiones pueden afectar en el físico o en el psíquico del individuo; por ejemplo, en la esfera física entraría el esguince cervical, la lumbalgia, una luxación de hombro o una fractura de tibia. Por su lado, en la esfera psíquica de la víctima entraría, por ejemplo, el estrés postraumático.

¿Cómo se pueden reclamar estos daños? Actualmente existe lo que se conoce como vía civil: esta vía de reclamación consiste en la interposición de una Demanda directamente contra la compañía aseguradora del vehículo responsable del accidente para que ésta responda la reclamación por el atropello a ciclista. Esta Demanda debe contener la cuantía exacta que se reclama, contra quién se reclama y los justificantes de por qué se reclama. Las lesiones deben ser valoradas por un perito médico experto en valoración de daño corporal para que su objetivación pueda traducirse conforme al Baremo legal de tráfico en una cantidad económica. Por su lado, los daños materiales quedan contabilizados mediante la aportación de tickets, facturas y demás justificantes de las cantidades sufragadas por la víctima a consecuencia del atropello y que se vayan a reclamar.

NECESIDAD DE ASESORAMIENTO POR ABOGADOS

 

Consejo: como hemos comentado, los ciclistas son las figuras del tráfico que, junto con los peatones, cuentan con menos respaldo a la hora de reclamar por los daños sufridos tras un atropello. Por eso desde LegalCar Abogados queremos siempre concienciar a las víctimas por atropello que cuanto antes contacten con nosotros para recibir desde el primer momento el asesoramiento de nuestros especialistas en atropellos a ciclistas. El hecho de contar con la ayuda de un profesional especialista en la materia puede decantar le éxito de la reclamación hacia el total resarcimiento de los daños sufridos.