900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

En este artículo nuestros abogados quieren explicaros qué es lo que pasa con los daños personales en accidente de trafico.

Las lesiones sufridas en un accidente de tráfico son reclamables siempre que la víctima no sea responsable del siniestro (culpa exclusiva de la víctima). Los daños personales se valoran conforme al Baremo Legal de Tráfico, donde se recogen todos los conceptos indemnizables: días, secuelas y factores de corrección. En este artículo vamos a comentar cómo reclamar y qué reclamar en concepto de daños personales sufridos en un accidente de tráfico.

REQUISITO IMPRESCINDIBLE: NO SER RESPONSABLE DEL ACCIDENTE

 

Un requisito imprescindible para poder reclamar una indemnización por accidente de tráfico es no ser responsable exclusivo del siniestro. Por ejemplo, si se golpea a otro vehículo por detrás y se sufren lesiones, la responsabilidad exclusiva de la víctima provoca que no tenga derecho a reclamar por sus lesiones. La justificación es que la propia víctima es la que ha puesto en peligro sus intereses con su actitud imprudente, por tanto, el ordenamiento jurídico no otorga derechos a quien infringe la normativa, en este caso, el Reglamento de Circulación. Sólo en estos casos no puede reclamarse. En todos los demás sí, es decir, los casos de culpa compartida y responsabilidad de un tercero.

VÍAS PARA RECLAMAR CON LA REFORMA DEL CÓDIGO PENAL

 

Tras la reforma del Código Penal, que entró en vigor el pasado 1 de julio de 2015 por la Ley Orgánica 1/2015, las vías judiciales para reclamar por los daños personales sufridos en accidente de tráfico han quedado prácticamente limitadas a una: la vía civil. Antes de la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, el ordenamiento jurídico español contemplaba dos vías de reclamación: la vía penal y la vía civil.

  • La vía penal consiste en presentar Denuncia contra el conductor responsable del accidente para que su entidad aseguradora responda como responsable civil directo. El procedimiento se apertura en el Juzgado de Instrucción y se realizan las diligencias oportunas para definir la cuantía que puede reclamarse en concepto de indemnización por los daños sufridos: valoración médico-forense y peritación de los daños materiales.
  • La vía civil se inicia mediante Demanda dirigida directamente contra la compañía aseguradora del vehículo responsable del siniestro. Con ella se deben aportar las valoraciones de los daños sufridos en el accidente, es decir, informe médico pericial y justificantes de los daños materiales.

La reforma del Código Penal ha supuesto que la gran mayoría de los casos de accidentes de tráfico no puedan denunciarse y, por tanto, sólo puedan reclamarse a través de la interposición de Demanda. Solo aquellos casos en los que existe una imprudencia grave o se trata de un delito contra la seguridad del tráfico pueden denunciarse y tramitarse en un nuevo procedimiento llamado por “Delitos Leves”.

DAÑOS PERSONALES: LESIONES FÍSICAS Y LESIONES PSICOLÓGICAS

 

Los daños personales son aquellos daños que afectan a la persona en su aspecto físico y en su aspecto psicológico, por ejemplo, una luxación en el hombro (física) o un estrés postraumático (psicológico).

  • Lesiones físicas: hablamos de lesiones derivadas del accidente de tráfico que afectan a la esfera física de la persona, como el síndrome postraumático cervical, el material de osteosíntesis instalado en una fractura de peroné o una limitación del arco de movilidad del codo. Se incluyen las lesiones que afectan al aspecto estético del individuo, como las cicatrices: en el Baremo Legal de Tráfico se recoge como Perjuicio estético y se valora conforme a una escala independiente de las demás secuelas.
  • Lesiones psicológicas: son aquellas que afectan a la esfera psíquica de la víctima. La más habitual es el estrés postraumático, como se conoce al miedo o situación de ansiedad que se genera al recordar el accidente de tráfico o las circunstancias que lo rodearon.

JUSTIFICAR LOS DAÑOS PERSONALES

 

La premisa básica para justificar los daños personales sufridos en un accidente de tráfico es recopilar la documentación médica de todas las consultas, citas e informes que se vayan sucediendo a lo largo del proceso de curación de los daños. Ya sea a través de la vía penal (médico forense) o a través de la vía civil (perito médico privado), la documentación médica es la única forma de justificar la evolución de las lesiones desde el momento del accidente hasta que se produce la estabilización y comienza el cómputo de las secuelas. Cada circunstancia médica debe quedar debidamente documentada, así como cada prueba médica (radiografía, ecografía, resonancia magnética, etc.) con su resultado o cada baja laboral con su alta (en su caso).

Para garantizar el éxito en la reclamación es fundamental contar con el asesoramiento de un abogado especialista en accidentes de tráfico. LEGALCAR abogados lleva más de 20 años defendiendo a las víctimas de accidentes de tráfico en exclusiva, consúltanos sin compromiso alguno.

Consulta a nuestros abogados para accidentes de tráfico totalmente gratis.