900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

El número de motoristas muertos en 2015 en España se ha disparado de forma alarmante con respecto a las cifras de años anteriores. Un total de 247 motoristas murieron en carreteras españoles a lo largo de pasado año, lo que significa que hubo 60 fallecidos más que en 2014. De las 247 personas que murieron al conducir un vehículo de dos ruedas, 219 lo hacían sobre una motocicleta y 28 iban en un ciclomotor.

No ocurre así con respecto a los datos que se han registrado en el resto de conductores de vehículos que murieron en 2015 en un accidente de tráfico. Este último año ha sido sin duda uno de los más aciagos en cuanto al nivel de siniestralidad en carretera de los motoristas.

ACCIDENTES EN MOTO EN 2015

El pasado 2015 ha sido el año con más motoristas muertos desde 2008. Este incremento de los accidentes de moto y del número de fallecidos en este tipo de accidentes coincide precisamente con la recuperación de la crisis económica en nuestro país. No en vano, en los últimos dos años las ventas de motocicletas y ciclomotores han crecido considerablemente. Pero este crecimiento no ha venido acompañado de una inversión en seguridad en las carreteras por parte de Administración, tal y como señala el presidente de la Asociación Mutua Motera (AMM), Juan Manuel Reyes.

“Ya no es un incremento puntual, sino un cambio de tendencia clarísimo”, afirma Reyes, quien denuncia que ahora hay más motoristas muertos y más heridos graves que entre los años 2008 y 2014 debido al periodo de recesión económica que sufrió España hasta hace poco.

No sólo eran menos antes las matriculaciones de motos, durante este periodo de tiempo también disminuyó la movilidad y el consumo de combustible. En consecuencia, los desplazamientos de motoristas eran bastantes menos, así como la distancia que se recorría, y por tanto el riesgo de que se produjeran accidentes de tráfico era también menor.

En cualquier caso, la crítica del presidente de la AMM tiene que ver con la inversión mínima en seguridad vial a partir del año 2009, un argumento que asimismo esgrime Jorge Castellanos, coordinador de seguridad vial de RACE. Castellanos apunta a que el buen estado de las vías es aún más crucial para los motoristas que para el resto de vehículos si la consigna no es otra que descienda el índice de siniestralidad de las dos ruedas.

Por otro lado, los guardarraíles siguen siendo uno de los ejes de las reivindicaciones de los colectivos que denuncian el aumento de los motoristas muertos en las carreteras. Así, también aquí se ha visto mermada la inversión y se ha olvidado uno de los elementos de seguridad vial pasiva más importantes.

Los guardarraíles impiden que se produzcan daños de mayor gravedad aún cuando tiene lugar un accidente de moto. Según Castellanos, actualmente los guardarraíles seguros en diferentes carreteras de la geografía española no llegan ni a la mitad de lo prometido en su momento por el Ministerio de Fomento.

Además, el propio Castellanos ha manifestado que también ha resultado determinante en el aumento de motoristas muertos en 2015 la antigüedad del parque de motocicletas. La recesión económica fue la principal razón de que muchos motoristas no pudieran cambiar de moto en nuestro país y se vieron obligados a circular con vehículos en peores condiciones de las aconsejables.

PILOTOS DE MOTO ESPAÑOLES

Si hablamos de motoristas muertos en 2015, no podíamos olvidarnos de los pilotos españoles Bernat Martínez y Dani Rives, quienes perdieron la vida el pasado año tras un accidente en una prueba de MotoAmérica Superbike/Superstock en el circuito de Laguna Seca, en los Estados Unidos.

Con Martínez, que tenía 35 años, y Rivas, de 25 años, ya son ocho los pilotos de motos españoles que han fallecido en competición desde el año 1965, el primero de ellos Ramón Torras Figueras en el Mundial de 250 en una carrera de 125 cc en la localidad tarraconense de Comarruga.

El trazado urbano de la Isla de Man, en Reino Unido, es donde más motoristas han muerto desde la disputa en 1907 del Tourist Trophy. Uno de estos motoristas que pereció sobre el asfalto inglés fue el español Santiago Herrero, en concreto el 10 de junio de 1970 tras sufrir un gravísimo accidente.