Los partes de accidente

Los partes de accidente

Para rellenar un parte de accidente de forma correcta, lo que tenemos que tener en cuenta es que las prisas no son buenas, hay que leer detenidamente lo que nos piden y rellenar todo aquello que entendamos que es importante para en primer lugar saber quién es el responsable del accidente y en segundo lugar que nos abonen todo lo que nos corresponde (daños y lesiones).

Cuando hemos sufrido un accidente, es importante es dejar bien redactado las circunstancias del mismo lo más detallado posible. Si podemos hacer fotografías mejor, ya que nos indicaran posición de los vehículos tras el siniestro y daños de los mismos.

En cuanto a los datos, tenemos que rellenar los datos nuestros y los del contrario (nombre y apellidos, dirección, DNI y  fecha de caducidad del carnet de conducir). En ocasiones los conductores mantienen una conversación tras el siniestro en la cual el conductor contrario no quiere realizar parte en el lugar,  ya sea por prisa o por cualquier otro motivo, indicando que  ya lo realizaran más tarde y dando un teléfono y el nombre. Esto es un ERROR, NO se debe dejar para más tarde este trámite,  ya que puede ocurrir que el contrario oculte datos, o  los facilite erróneos a fin de, o no reconocer el golpe, o para que no se sepa que no es el conductor habitual, o incluso que le hayan retirado los puntos o que no tiene el carnet.

El siguiente paso es  recoger datos del vehículo, matrícula seguro, número de póliza y marca.

LAS CIRCUNSTANCIAS DEL ACCIDENTE DE TRÁFICO

En cuanto a las circunstancias del accidente, existen en el parte amistoso unos recuadros que hay que tachar en función de como ocurrió. En este sentido  cada uno de los conductores debe señalar sus circunstancias, es decir, que si nos han golpeado cuando salíamos de un aparcamiento, nosotros tacharemos el cuadro que ponga que estamos saliendo de estacionar y el contrario el cuadro que ponga que golpea.

Siempre es conveniente confirmar la dinámica del siniestro con un dibujo,  y en este sentido en el parte amistoso hay un recuadro donde se puede dibujar un croquis con las circunstancias del accidente, donde interesa hacer constar las posiciones finales de los vehículos y si existe alguna señal (semáforos, ceda al paso, Stop etc).

Es muy importante dejar señalados los daños materiales así como la dinámica del accidente, y esto se hace en unas líneas que hay en el parte para explicar qué ha ocurrido.

Normalmente en la parte trasera de la hoja se puede incluir más datos, como por ejemplo qué ocupantes había en el vehículo además del conductor y otras circunstancias, si ha intervenido la Policía o no, etc.

LAS LESIONES DEL ACCIDENTE

Para el caso de que del accidente hayamos resultado lesionados o nos  duela algo, es muy importante señalar que la víctima tiene lesiones (“victimas-incluso leves”) sin tener que especificar mucho más. Posteriormente es fundamental acudir a Urgencias, aunque sea para simplemente una revisión,  ya que además entre las 24 y 72 horas posteriores a un accidente aparece la mayoría de la sintomatología, así que es importante que quede reflejado esa circunstancia a través de un informe médico. Las compañías desconfían de las lesiones que no estén reflejadas en un informe médico fuera de ese plazo, ya que suelen negar su pago alegando que no se puede acreditar que venga del accidente. Por ello es preferible ir al médico por precaución, y en caso de que no haya complicaciones o los dolores desaparezcan no se reclama, pero si la evolución es mala podremos demostrar que las lesiones vienen del accidente de tráfico.

LOS DAÑOS MATERIALES

También debe señalarse en el Parte amistoso si existen daños materiales en objetos que se portaban, como por ejemplo gafas de sol, portátiles, móviles etc. Así queda acreditado que esos objetos viajaban en el vehículo, moto, o los portábamos encima en el momento del accidente, quedando en un momento posterior  la obligación de acreditar, a través de la factura,  la reparación o la compra, el importe económico para que la compañía pueda valorar qué cantidad ha de abonar por estos conceptos.

Con estas recomendaciones se pueden llegar a minimizar los posibles problemas que puedan surgir en la reclamación, tanto con el conductor contrario como con la aseguradora.

¿Y SI EL CONTRARIO NO QUIERE HACER PARTE?

 Para el caso de que el conductor contrario no quiera hacer parte o niegue responsabilidad, es importante que llamemos de inmediato a la autoridad competente a fin de que elaboren el atestado correspondiente y que pueda hacerse con los datos de algún testigo que haya visto lo ocurrido, siendo mejor testigos que no sean amigos o familiares. Una vez obtenido dichos datos de los testigos hay que facilitarlo de inmediato a la aseguradora a través del parte o a la policía para que pueda ponerse en contacto con ellos y preguntar sobre lo ocurrido.

LEGALCAR abogados recomienda siempre acudir a especialistas en reclamación de accidentes de tráfico para estar bien asesorados desde el principio y garantizar el éxito de la reclamación posterior.