900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Los peritos de accidentes son las personas que se encargan del peritaje de accidentes, posteriormente el abogado transforma dichas lesiones en una cuantía. Cuando sufrimos un accidente de tráfico, tenemos que tener claros cuales son los problemas que nos podemos encontrar para poder reclamar la indemnización correspondiente, y así poder adelantarnos a lo que nos puedan alegar  o saber cuáles son las soluciones u opciones a seguir.

En los accidentes de tráfico los problemas pueden surgir en dos direcciones:

  • La responsabilidad del accidente o culpa del mismo.
  • La cuantificación o valoración de las lesiones.

Respecto al primer problema, es fundamental poder demostrar la culpabilidad de la parte contraria para poder tener derecho a una indemnización. Es decir, que sino demostramos que el vehículo contrario es responsable, en el todo o en parte, del accidente no tendremos derecho a poder reclamar una indemnización a la compañía de seguros contraria.

Para ello es fundamental contar con la prueba que lo demuestre, y la prueba que demuestra dicha responsabilidad puede ser :

  • Partes amistosos (firmados por ambas partes y donde quede claro tanto por el croquis como por las casillas a rellenar que el responsable es el contrario, admitiendo éste su culpa y firmando dicho parte)
  • Atestado (cuando acude al lugar de los hechos la Policía Local o la Guardia Civil, ya sea por haberla llamado uno de los intervinientes, ya sea por la gravedad del accidente o, en las menos ocasiones, por encontrarse en el lugar de los hechos, en dichos atestados policiales vendrá recogido, según criterio de los agentes, quién es el responsable del accidente).
  • Testigos (es recomendable poder contar con testigos que puedan confirmar nuestra versión, ya sea reflejándolo en el parte amistoso, ya sea tomándoles declaración los agentes que intervengan en el Atestado, y así mismo son fundamentales para poder pelear un Atestado en contra )
  • Fotografías (sirven para apoyar nuestra versión, es interesante poder contar con fotografías que nos permitan confirmar la dinámica del accidente, las fotografías más importantes son las que muestran posición final de los vehículos así como de los daños materiales y los posibles trozos de los vehículos que demuestren el punto de colisión), cámaras de seguridad y en definitiva cualquier medio que nos permita discernir la responsabilidad del accidente.

En ocasiones ocurre que o el parte, o el Atestado o los testigos, nos dan como responsables del accidente, y puede ser que nosotros no estemos conformes con dicha conclusión, para defender nuestra versión podemos contratar un PERITO RECONSTRUCTOR DE ACCIDENTES O EXPERTO EN BIOMECÁNICA, dicho perito podrá contando con los datos que le podamos aportar (fotografías, declaraciones, daños materiales etc) elaborar un informe pericial bien para el Juzgado o extrajudicialmente. Este informe lógicamente ha de ser abonado por el cliente, y su aportación no implica garantizar el éxito del proceso, pero en ocasiones constituye una base fundamental para poder demostrar la responsabilidad de la parte contraria, o incluso es la única prueba que se puede aportar para defender la versión de accidentado.

En segundo lugar, y una vez demostrada la responsabilidad del contrario, nos podemos encontrar con la discusión sobre las lesiones del accidentado, es decir, que en base a la documentación médica, el lesionado mantenga que le corresponde una indemnización y la compañía no crea que sea dicha cantidad, o en otras palabras no se crea las lesiones.

Nos encontramos con varias opciones en éste sentido, en la mayoría de las ocasiones lo que nos encontramos es que la compañía de seguros contraria infra-valora las lesiones, es decir, nos dice que si , por ejemplo hemos tenido 60 días de baja y aun nos duele el cuello, nos valoran 30 días y sin secuela.

En otras ocasiones, reconocen unas lesiones y otras no, es decir, nos dicen por ejemplo que la lesión de cuello si la reconocen pero la de hombro no.

Y últimamente nos estamos encontrando con que las aseguradoras niegan el nexo causal, es decir, nos dicen que las lesiones que tenemos no han podido producirse el accidente de tráfico, ya que el impacto es de baja intensidad y no ha generado los daños materiales suficientes como para poder generar daños personales. Otra versión de la falta de nexo causal, es mantener por la compañía de seguros, que como hemos acudido después de las 72 horas a urgencias no se puede demostrar que dichas lesiones vienen derivadas del accidente, e incluso también mantienen que si una lesión no aparece en el informe de urgencias no puede aparecer después ya que no se puede justificar que sea del siniestro.

Pues bien, todo esto es lo que suele pasar en la mayoría de los casos, y quién nos puede ayudar en la valoración de las lesiones siempre es un perito médico especialista en valoración del daño corporal. La valoración de las lesiones no las hace el médico de cabecera, ni el de urgencias, ni el traumatólogo o médico de la mutualidad del trabajo, la valoración médico legal, la ha de realizar un perito especialista en valoración del daño corporal.

Este perito nos dirá, en base a la documentación médica que le podamos aportar (baja laboral, informes de urgencias, informes del rehabilitador, pruebas médicas etc) y a la exploración física que nos realice, qué tipo de lesiones hemos sufrido, cuánto tiempo hemos tardado en curar o en tratar dichas lesiones, y si dichas lesiones se han curado o han dejado una secuela.

Posteriormente el abogado transforma dichas lesiones en una cuantía económica y es quien lo solicita a la compañía de seguros, que lógicamente cuenta con otro perito que también valorará al lesionado a fin de comprobar la existencia dichas lesiones. Si no están conformes o no llegan a un acuerdo se tendrá que acudir a Juicio, a fin de que sea el Juez quién decida que perito es el que tiene razón ya qué cantidad asciende la indemnización de la víctima.