Matilde Zornoza: “Un SRI bien utilizado salva vidas y reduce las lesiones en caso de accidente”

Matilde Zornoza: “Un SRI bien utilizado salva vidas y reduce las lesiones en caso de accidente”

Matilde Zornoza

Dice que un SRI, un sistema de retención infantil, bien utilizado salva vidas y reduce las lesiones de un niño en caso de accidente. Así de clara es esta pediatra que lleva tratando con los más pequeños desde hace casi una década. Se convirtió en doctora por la Universidad de Murcia en 2015. Se formó en el Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia para después pasar consulta en varios centros de salud.

Cuando terminó la carrera tuvo claro que quería ser pediatra. El trato con los niños como pacientes no tiene nada que ver con el de los adultos, asegura. Los más pequeños son divertidos y agradecidos y eso hace que su trabajo merezca la pena.

Entre la cantidad de información existente en la Red, no siempre correcta y científica dice ella, se ha hecho un hueco con un blog. A través de él habla de los temas que más preocupan a los padres proporcionándoles herramientas para el cuidado y educación de los hijos. Ella es Matilde Zornoza, o lo que es lo mismo ‘Pediatra2punto0’, @Pediatra2punto0 

¿Por qué es tan importante que el niño vaya en su sillita?

Los sistemas de retención infantil (SRI) salvan vidas. Así de claro. Según estadísticas de la DGT y diferentes estudios, su uso reduce un 75% las muertes y un 90% las lesiones. Parece que es evidente que hay que usarlas sí o sí. Es obligatorio su uso hasta que el niño mida 135 cm y entre los 135 y los 150 cm es recomendable su uso.

¿Qué tipo de lesiones puede sufrir un niño que no viaja con su correspondiente sistema de retención infantil?

Los accidentes de tráfico, por desgracia, continúan siendo una realidad y son una de las grandes causas de fallecimiento infantil prevenible. Según un informe de la Dirección General de Tráfico (DGT) de 2013, en niños de 0 a 14 años hubo un total de 5.502 heridos leves, 410 heridos graves y 46 fallecidos. De entre los heridos, las lesiones suelen ser similares a los adultos, secundarias al traumatismo.

Las lesiones más frecuentes en niños se producen en la cabeza, ya que proporcionalmente tiene un tamaño mayor respecto al resto del cuerpo que los adultos y más cuanto menor es. En función de la fuerza del impacto, puede ir desde una simple contusión, hasta una fractura de cráneo o una lesión cerebral. Cualquier parte de la cabeza puede verse lesionada (cara, ojos, boca, dientes…), con las consiguientes secuelas que puede acarrear la lesión. En el cuello se pueden producir fracturas de las vértebras cervicales o incluso lesiones de la médula espinal que pueden llevar a la parálisis definitiva de las extremidades.

Los golpes en el tórax, en función de la fuerza del traumatismo, podemos encontrar sólo una contusión o fracturas de costillas y otros huesos. En accidentes graves pueden llegar incluso a lesionarse órganos internos, como pulmón y corazón, lesiones en general muy graves. Con respecto a los golpes en el abdomen, los niños también son bastante vulnerables, ya que tienen un menor desarrollo de los músculos de la zona que protejan. Es por esto que puede haber contusiones y lesiones de órganos internos, como bazo, hígado o riñón.

En caso de que el accidente afecte a los brazos o piernas, podemos encontrar desde contusiones leves hasta fracturas que provoquen sangrados importantes. Es importante tratarlas a tiempo, para evitar deformidades o invalidez.

¿Por qué hay que llevar a los niños a contramarcha?

Hay numerosos estudios que indican que el que los niños viajen a contramarcha es más seguro. Pero, ¿por qué? En caso de accidente con un frenazo brusco, por la aceleración, lo que era un kilo de peso se multiplica exponencialmente. A esto le debemos sumar lo que ya hemos comentado que los niños, cuanto más pequeños, tienen proporcionalmente una cabeza mayor con respecto al resto del cuerpo, con un cuello cortito. Con todos estos datos es fácil deducir que en caso de frenazo brusco en un accidente, si el niño va en sentido de la marcha, la cabeza saldrá disparada contra la luna delantera. Si la silla está a contramarcha, la fuerza del impacto la absorberá el respaldo de la silla, quedando protegidos cabeza y cuello, junto con otras zonas vulnerables del niño.

¿Qué podemos hacer si nuestro hijo se marea en el coche mirando hacia atrás?

  1. Es aconsejable que mantengan la vista fija en el horizonte siempre que sea posible.
  2. No conviene que vayan leyendo ni pintando, ya que se marearán más. ¿Qué pasa con que vayan viendo algún dispositivo electrónico? Pues la teoría dice que si un niño va mirando fijamente un objeto, al levantar la vista a su alrededor de manera brusca, la adaptación al cambio es más difícil.
  3. Busca el punto medio, ni que vaya con hambre ni que la comida haya sido muy copiosa.
  4. Evitar la conducción brusca. Lleva cuidado con frenazos y curvas.
  5. Mantén unas condiciones de temperatura y ventilación agradables, que no haga mucho calor ni la calefacción esté muy fuerte.
  6. Es importante que el niño vaya distraído, jugad a algo o cantad canciones.
  7. Intenta viajar a la hora de la siesta o por la noche. Si va dormido no se mareará.
  8. Como última opción tenemos algunos fármacos. En ningún caso para bebés, solo para niños a partir de los 2 años y depende del fármaco. Algunos tienen efectos secundarios, sobre todo somnolencia. Será vuestro pediatra quién os diga si está indicado y qué medicación usar.

¿Ya se ha mareado? Si el niño se empieza a poner de todos los colores, le ves mala cara o, incluso, te lo está diciendo, abre las ventanillas. Para si lo ves necesario y que se refresque. Yo suelo llevar siempre un cubo de playa en el coche para posibles ‘accidentes’.

¿Qué consejos daría a los padres que van a comprar una sillita para sus hijos?

Que lean primero y estudien sobre los SRI. Hay excelentes documentos, como el de la DGT (https://www.dgt.es/Galerias/seguridad-vial/educacion-vial/recursos-didacticos/infancia/2015/Sistemas-de-Retencion-Infantil-DGT.pdf) sobre las sillitas del coche para niños. También hay muchos blogs de referencia con artículos donde pueden informarse.

Las sillas del coche deben ser homologadas y se deben comprar en un establecimiento de confianza. Los padres deben exigir que cumplan las últimas normativas de seguridad. Siempre mejor si cumplen la iSize, que sólo si cumplen la normativa ECE R44/04. La primera es más actual y más exigente. Por supuesto, hasta los 4 años al menos, o hasta que quepan, deben ir a contramarcha. No es obligatorio en España actualmente, pero ya hemos visto que es más seguro. En otros países sí que es obligatorio a cualquier edad.

Consejos para entretener a los niños en los viajes en coche en vacaciones

Lo primero que se armen con un buen saco de paciencia. Viajar con niños no siempre es fácil. Ya lo hemos visto un poco arriba con las recomendaciones, pero intenta que, si el viaje va a ser largo, les pille gran parte durmiendo. Sino, estúdiate millones de canciones, cuentos que les puedas narrar, carga un buen paquete de CDs de música que les guste… ¡Lo que se te ocurra!

Revisa el coche antes de salir, que no os llevéis sorpresas desagradables. Lleva agua fresca, ropa cómoda, ve sin prisa, haced paradas cada 2 horas aproximadamente para ir al baño o tomar algo. Y mi consejo estrella: siempre un buen cubo de playa por si el niño se marea y no te da tiempo a parar. La tapicería de tu coche te lo agradecerá.