900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Cuando sufrimos un atropello lo primero que, desde la experiencia de los abogados de LEGALCAR, hacen las víctimas es preguntarse qué hacer,  por dónde empezar a tramitar su reclamación. Vamos a tratar de dar unas pautas de actuación para minimizar los posibles problemas en la reclamación de un accidente por atropello.

INDEMNIZACIÓN POR ATROPELLO

 

Lo primero es saber que, siempre tendremos derecho a una indemnización por atropello  cuando no seamos responsables del accidente. Para ello el parte del accidente o Atestado levantado por la Policía o Guardia Civil va a resultar fundamental a fin de esclarecer la responsabilidad en el siniestro. En ocasiones nos podemos encontrar con Atestados donde nos atribuyan parte de la responsabilidad en el atropello (cuando por ejemplo cruzamos por lugares no habilitados, de forma súbita, con semáforo en rojo para los peatones etc…..). En estos supuestos pueden ocurrir dos cosas:

  1. Que nos den como responsables únicos del accidente, en cuyo caso no hay derecho a indemnización. En caso de no estar conformes con dicha valoración (que a veces puede no corresponderse con la realidad) será necesario acudir a Juicio para poder reclamar la indemnización.
  2. Que nos atribuyan un porcentaje de culpa, es decir que ambas partes sean culpables (concurrencia de culpas).

LAS LESIONES EN UN ATROPELLO

 

En los atropellos las lesiones suelen ser más importantes que en un accidente de tráfico entre dos vehículos, lo más habitual es que se nos diagnostique un politraumatismo, es decir, que existen muchas zonas afectadas por el atropello, siendo las más habituales:

  1. Cuello: normalmente a consecuencia del impacto nos golpeamos o el coche o el asfalto, lo que nos genera dolores en dicha zona.
  2. Cadera: el impacto del vehículo contra el cuerpo provoca que la cadera sea una de las zonas que más sufra, pudiendo provocar el impacto fracturas, principalmente.
  3. Hombro: el golpe del cuerpo con el asfalto o contra el vehículo suele provocar que el hombro sufra lesiones, que suelen tardar bastante en curar, dependiendo del tipo de lesión.
  4. Rodilla: la mayoría de los atropellos los recibimos a la altura de la misma, por lo que es una articulación que se suele lesionar con bastante facilidad.

Las zonas lesionadas dependerán de cómo es el accidente, velocidad, tipo de vehículo etc, no es lo mismo un golpe suave realizando una maniobra marcha atrás de un vehículo, que un golpe frontal de una furgoneta.

Normalmente todas las zonas anteriormente mencionadas son complicadas de tratar, estamos hablando de articulaciones cuyo movimiento normal requiere de la intervención de multitud de músculos, huesos, tendones y ligamentos.

Por ello un tratamiento no adecuado o una curación que no sea completa puede dejar importantes secuelas funcionales.

VALORACIÓN DE LAS SECUELAS DE UN ATROPELLO

 

Con anterioridad al 1 de Julio de 2015 la valoración de las lesiones y secuelas tenía tres vías:

  1. Extrajudicial : por acuerdo con la compañía de seguros en base a la oferta de la misma
  2. Vía judicial Penal: a través de reconocimiento e informe médico forense
  3. Vía judicial Civil: a través de un perito valorador del daño corporal.

En la actualidad la segunda vía ya no es de aplicación, tras la reforma del Código Penal, por lo que ahora tenemos que reclamar judicialmente contra la  compañía de seguros a través de un procedimiento civil con un perito o intentar acuerdo extrajudicial.

¿QUÉ NECESITAS PARA RECLAMAR UNA INDEMNIZACIÓN ATROPELLO?

Dependerá de lo que se discute en el caso.

Si lo que se discute es la responsabilidad en el siniestro, será necesario un perito reconstructor de accidentes, testigos, Atestado o cualquier prueba que demuestre que el culpable del atropello es el vehículo.

Si se discuten las lesiones será necesario un perito médico, quién emitirá un informe con el tiempo que la víctima ha tardado en curar de las lesiones y qué secuelas le ha dejado.  Para ello es fundamental disponer de un seguimiento médico correcto, con pruebas diagnósticas  y justificantes de toda la sintomatología. Estos documentos son  los que luego se discutirán, por lo que si, por ejemplo, solicitamos una secuela de hombro y no tenemos documentos médicos que acrediten que hay algún tipo de limitación o dolor no podremos conseguir indemnización sobre esa dolencia.

Normalmente será necesario acreditar baja laboral, tratamiento curativo con los informes de rehabilitación, partes de urgencias, seguimientos médicos del médico de cabecera o de la mutua laboral si fue accidente in itinere,  radiografías o cualquier prueba realizada junto con sus informes.

Desde LEGALCAR recomendamos acudir a un abogado especialista en accidentes de tráfico, que va a guiar y orientar a la víctima  a recopilar la documentación médica y ver que informes son los necesarios para que la reclamación sea lo más favorable posible. En caso de acudir a la vía judicial, será necesario además del abogado y el perito un procurador.

A partir del 1 de enero de 2016 la reclamación por un accidente a la compañía de seguros se especializa mucho más, ya que entra en vigor la reforma del Baremo de indemnizaciones de lesiones y el procedimiento civil de reclamación judicial de las mismas.

LEGALCAR ABOGADOS

 

En definitiva, los lesionados por atropellos suelen estar más indefensos a la hora de realizar la reclamación, por eso siempre recomendamos escoger a un abogado especialista en accidentes de tráfico que ofrezca un asesoramiento integral que comprenda todos los conceptos por los que se puede reclamar.