Juicio rápido ¿Necesito un abogado?

Juicio rápido ¿Necesito un abogado?

Conducir bajo los efectos el alcohol no solo puede dar lugar, como muchos conductores creen erróneamente, a una multa administrativa y la pérdida de puntos del carnet de conducir.

Cuando a consecuencia de dicha conducción habiendo ingerido bebidas alcohólicas, se provoca un accidente de tráfico en el que se causan daños a terceros, que pueden ser materiales y/o personales, las consecuencias abarcan también la imputación al infractor de un Delito contra la Seguridad del Tráfico con consecuencias penales que pueden conllevar incluso pena de cárcel.

El juicio rápido por alcoholemia, sin embargo, se va a celebrar cuando damos positivo en una prueba de alcoholemia superando las tasas permitidas, pero sin provocar daños a terceros, o cuando nos negamos a realizar la prueba de alcoholemia. No obstante, siempre va a ser necesario contar con la defensa de un abogado especialista en la materia.

JUICIOS RÁPIDOS

El juicio rápido por alcoholemia se va a dar en aquellos supuestos en los que un conductor sobrepasa los límites de alcohol que están establecidos en nuestro Código Penal. Procede para aquellos delitos con penas no superiores a los cinco años de cárcel.

La tasa de alcohol que demos en la prueba de alcoholemia que se nos practique es la que determinará si hemos cometido una infracción administrativa que lleva aparejada una multa y la pérdida de puntos del carnet, o si se nos va a citar a Juicio rápido por haber sobrepasado dichas tasas.

Nuestro Código Penal establece en el Capítulo IV que los conductores que den una tasa superior a 0,60 mg/l en aire espirado o de 1,20 g/l en sangre, se les impondrá una pena entre tres y seis meses de cárcel, multa de seis a doce meses, trabajo comunitario de 30 a 90 días y se le prohíbe conducir en un periodo entre uno y cuatro años.

Procederá también el Juicio rápido cuando el conductor se niegue a realizar dicha prueba de alcoholemia.

En los supuestos en los que el conductor que circula bebido arroje una tasa de entre 0,25 y 0.6 mg/l, y haya provocado un accidente de tráfico, igualmente van a incoarse actuaciones penales, pero normalmente no se tramitarán por la vía del juicio rápido, porque hay que valorar los daños y perjuicios causados a terceros (peritación de daños materiales y reconocimiento médico forense de los lesionados para valorar las lesiones), y ello conlleva un tiempo, que no es compatible con el juicio rápido, que en términos generales se suele celebrar dentro de los cinco días posteriores a la comisión de los hechos.

En el momento de realizar los agentes la prueba de alcoholemia y resultar positiva, van a entregar al conductor una papeleta con la citación para celebrar el juicio rápido, indicando el día y la hora, así como el Juzgado donde se va a celebrar la vista, que suele ser antes de los cinco días desde la comisión de los hechos.

JUICIO RÁPIDO POR ALCOHOLEMIA SIN ABOGADO

A un juicio rápido hay que ir acompañado siempre de un abogado. Aunque el imputado sepa cómo funciona y lo que puede hacer, necesita estar representado por un especialista y es obligatorio. Los únicos juicios a los que se podía acudir sin asistencia letrada eran los antiguos juicios de faltas.

En ocasiones se solicita un abogado de oficio, cuando el imputado no tiene medios económicos para costearse un abogado particular, solicitando el beneficio de la justicia gratuita, para lo que debe cumplir una serie de requisitos.

Hay que tener en cuenta que nos encontramos ante un procedimiento penal, y la mejor defensa la ejercerá siempre un abogado cuya presencia es obligatoria durante todo el procedimiento y ostentará la representación del imputado.

JUICIO RÁPIDO CON ABOGADO

La principal ventaja del juicio rápido es que se ofrece al imputado la posibilidad, en caso de no tener antecedentes y reconocer los hechos que se le imputan, de beneficiarse de la reducción en un tercio de la pena. Este acuerdo lo llevará a cabo nuestro abogado con el fiscal.

En estos supuestos el imputado reconoce los hechos en el juicio y a continuación se dicta una sentencia de conformidad, que no es susceptible de apelación.

Si el imputado no está conforme con los hechos, la causa va a remitirse a un Juzgado penal y en estos supuestos el acusado no va a poder beneficiarse de la reducción de la pena en un tercio.

Nuestro abogado se personará en el procedimiento penal y solicitará el Atestado o parte emitido por los agentes de la autoridad, incluyendo los resultados de la prueba de alcoholemia con la tasa que haya dado el infractor. Es labor del abogado revisar toda la documentación a fin de que no se hayan cometido errores que pudieran perjudicar a su cliente.

IMPORTANCIA DEL ABOGADO

Como abogados especialistas en casos de alcoholemias, sabemos que muchos conductores a los que se les cita a juicio rápido se asustan ante la idea de tener que comparecer ante un Juez por un delito que se les imputa y que va más allá de la multa y la retirada de puntos del carnet.

Algunos conductores incluso tienen la preocupación de si pueden ir a la cárcel por una alcoholemia.

Por un delito de este tipo las penas pueden ir según nuestro Código Penal  desde tres a seis meses de prisión, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficios de 31 a 90 días.

Pero lo que está claro es que ello va a depender, en gran medida, del abogado que elijamos y que nos vaya a representar y defender en el juicio. De ahí la importancia de que el letrado que nos asista sea verdaderamente un especialista en derecho penal, y en concreto en alcoholemias.

Los abogados especialistas en alcoholemias recomiendan siempre aceptar la pena que ha solicitado el Ministerio Fiscal y de ese modo beneficiarse de la reducción de un tercio de la condena.

LEGALCAR

En LEGALCAR abogados contamos con un equipo de abogados especializados en asistencias a juicios rápidos por alcoholemias. Nuestro papel es ayudar al conductor en la tramitación del procedimiento, representándole y buscando siempre el acuerdo más beneficioso para sus intereses.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita