900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

¿Desconoces que puede pasar por negarse a realizar la prueba de alcoholemia? ¿Sabes si hay algún tipo de consecuencia en caso de no querer hacerla? Esto es lo que debes conocer si te encuentras un control y has bebido.

Imagina que circulas con tu vehículo y en un control rutinario te para la Policía para hacerte la prueba de alcoholemia, y resulta que has bebido.Y en ese momento piensas en negarte a hacerla, porque tienes claro que te van a sancionar. Es algo que sucede más a menudo de lo que pensamos. Sin embargo pocos saben a lo que se exponen si toman esta decisión

¿Me puedo negar a la prueba de alcoholemia?

Tenemos la obligación de hacernos la prueba, tal y como recoge el Reglamento General de Circulación.
Nos van a realizar dos pruebas, con un intervalo de 10 minutos entre cada una de ellas. Y tampoco podemos negarnos a realizar la segunda de ellas.

¿Qué ocurre si me niego a realizarla?

En ese caso vas a ser imputado por dos delitos distintos:

  • El de desobediencia recogido en el artículo 383 del Código Penal. Este está castigado con pena de prisión desde 6 meses a 1 año y privación del derecho a conducir por tiempo siempre mayor a 1 año y hasta 4 años.
  • El Delito contra la seguridad del tráfico que se recoge en el artículo 379.2 del Código Penal. Este está castigado con penas de prisión de 3 a 6 meses o multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días y privación del derecho a conducir por tiempo de 1 año y hasta 4 años.

En el caso de que te negaras a realizar la segunda prueba de alcoholemia después de haberte sometido voluntariamente a la primera también se te va a imputar el delito de desobediencia del artículo 383 CP.

Es importante que haya habido por un lado un requerimiento expreso por los agentes para que realices la prueba,. Por otro lado, que se haya dado tu voluntad de desobedecer negándote a hacerla.

¿Me pueden condenar por ambos delitos a la vez?

No cabe duda que, en ambos casos, el bien jurídico que se protege es la seguridad vial.

Es muy importante que consultes siempre con un letrado especialista si te ves en esta situación. Hay jurisprudencia que indica que si eres condenado por infracción administrativa (no pasas el límite de la tasa permitida) y por delito (te niegas a hacer la prueba) se vulneraría el principio NON BIS IN IDEM. Este indica que no podemos ser sancionados por un mismo hecho en distintas vías.

Esto indica que, si te notifican una multa administrativa y también estás pendiente de un procedimiento penal como imputado, la preferencia la tiene el proceso penal. Lo que significa que deberás recurrir la multa administrativa, justificando el recurso con la citación judicial o con la sentencia penal.

La condena por ambos delitos supondría también la vulneración del mismo principio NON BIS IN IDEM. Lo procedente es que se te condene por el que tiene la pena mayor y que es el de desobediencia por negarse a realizar la prueba de alcoholemia (Art.383 CP) y que se te absuelva del delito contra la Seguridad del Tráfico del artículo 379 CP.

Consecuencias del delito de desobediencia

Paradójicamente, el delito de desobediencia castiga con penas mayores que el Delito contra la Seguridad del Tráfico que te imputarían si realizas la prueba de alcoholemia cuando te requieren para ello.

Para el de desobediencia el artículo 383 del Código Penal indica que el infractor será castigado con la pena de prisión de 6 meses a un año, y privación del derecho a conducir por tiempo superior a uno y hasta 4 años.

Y para el Delito del artículo 379.2 del Código Penal, por conducir bajo los efectos de bebidas alcohólicas, se establece la pena de prisión de 3 a 6 meses o con multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. Además de a privación del derecho a conducir por tiempo superior a uno y hasta 4 años.

¿La conclusión? Aunque tengas la certeza de que vas a dar positivo en el test que te hagan, es preferible siempre hacerla en lugar de negarte a ello. La negativa tiene consecuencias más graves que el hecho en sí de cometer el ilícito penal de circular habiendo bebido, al margen de la tasa que arrojes.

Cómo funciona la prueba de alcoholemia

Si arrojas una tasa superior a 0,60 automáticamente se te citará a un juicio rápido por alcoholemia.

Puede realizarse una prueba de contraste, si lo pide la Policía y tú lo consientes, consistente en se te realice el test en un Hospital mediante análisis de sangre, y el Hospital comunicará el resultado de la misma a la Jefatura de Tráfico para incorporarlo al Atestado que se remite al Juzgado de Instrucción de la localidad donde han ocurrido los hechos.

¿Has dado positivo en un control de alcoholemia? ¿Te han imputado un delito de desobediencia por negarte a realizarla? Contacta con LEGALCAR y nuestro equipo jurídico experto en este tipo de casos te asesorará sobre lo que debes hacer según el Delito cometido, y si es necesario, defenderá tus intereses en el Juicio rápido que corresponda.