¿Qué puede ocurrir en un caso de negativa a someterse a una prueba de alcoholemia? Descubre lo que dice la Ley al respecto y las consecuencias que puede tener esta actitud para el conductor.

Seguramente si eres conductor, en algún momento te has encontrado con un control de alcoholemia y los agentes de la autoridad te han instado a detenerte para realizarte un test que determine si has consumido o no.

Y seguramente más de uno se habrá preguntado en alguna ocasión qué puede ocurrirle en caso de negarse a realizarlo.

Con el incremento de este tipo de casos en nuestro país, se han multiplicado el número de controles, y las estadísticas demuestran que sigue existiendo un alto porcentaje de conductores que se lanzan a circular habiendo consumido algún tipo de alcohol.

Pero más allá del peligro que ello supone, no solo para ellos, sino también para el resto de los usuarios de la vía, se encuentra la posibilidad que muchos se plantean, de llegado el momento, optar por negarse a realizar la prueba que nos exijan los agentes de la autoridad.

Nuestro abogado alcoholemia analizará lo que dice la Ley al respecto y las consecuencias que puede tener esta actitud para el conductor.

Supuestos donde me pueden pedir someterme a la prueba de alcoholemia

Son varios los casos en los que podemos encontrarnos, como conductores, con que se nos requiere para realizar un test de alcoholemia:

  • Circulo de manera temeraria o cometo una infracción de tráfico, y los agentes que me dan el alto entienden que tengo síntomas de estar conduciendo bajo los efectos de bebidas alcohólicas.
  • Voy conduciendo, me encuentro con un control rutinario y los agentes me paran y me indican que haga el test correspondiente.
  • Estoy involucrado en un accidente de tráfico y cuando llega la Policía o la Guardia Civil me requieren, a mí y al resto de los conductores implicados, para realizar el test que determine si hemos o no consumido.

Todos estos supuestos tienen un denominador común, y es someterse, por uno u otro motivo, a la correspondiente prueba para detectar el nivel de alcohol.

Lo que dice la Ley sobre la negativa a someterme a una prueba de alcoholemia

Llegado este punto, más de uno y de dos conductores se habrán planteado sobre la marcha si pueden o no negarse a realizar dicha prueba.

¿Qué nos dice la Ley al respecto?

Por un lado, el artículo 21 de Reglamento de Circulación nos indica que “todos los conductores de vehículos y de bicicletas quedan obligados a someterse a las pruebas que se establezcan para la detección de las posibles intoxicaciones por alcohol”. Y esta obligación se extiende también a “los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación”, aunque no sean los conductores.

Por otro lado, el Código Penal es tajante y claro, recogiendo este supuesto en el artículo 383, que indica expresamente:

El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con las penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.”

Por tanto, negarse a ser sometido a un test de este tipo es un DELITO, tipificado penalmente, y que acarrea penas de prisión y privación del permiso de circulación.

 ¿Puedo negarme a realizar una prueba de alcoholemia?

La respuesta es NO. Negarse supone la comisión de un Delito contra la Seguridad Vial que tiene consecuencias penales, como hemos visto.

Llegados a este punto, seguro que muchos conductores se preguntan si aun así pueden negarse si saben con seguridad que van a dar positivo en el control correspondiente.

La respuesta es la misma: NO, no debes negarte a realizar la prueba, aunque seas consciente de que vas a dar positivo, porque vas a ser igualmente condenado, pero, además, con mayor dureza.

Esto se hizo para evitar una conducta muy reiterada entre los conductores que consistía en preferir, porque las consecuencias penales eran menores, la negativa a realizar el test antes de ser condenado por conducir bajo sus efectos.

Ahora, haciendo una comparativa entre las penas que se imponen por conducir bajo los efectos del alcohol y por negarse a hacer la prueba de correspondiente, nos encontramos con que la pena es mayor en el segundo caso que en el primero, incluso en cuanto al tiempo de retirada del permiso de circulación.

Y el razonamiento es obvio: si no quieres hacer el test de alcohol, es porque algo tienes que ocultar, es decir, estás reconociendo implícitamente que lo has consumido, con lo cual se presupone que estás circulando ebrio. Además, esta negativa incluye el Delito de desobediencia a la autoridad al negarte a realizar la prueba.

En este sentido se pronunció el Tribunal Supremo en una sentencia de junio de 2017, que indicaba que un Juez podía condenar por dos delitos a la vez en una misma sentencia: el Delito de alcoholemia si los síntomas del conductor evidenciaban el consumo de este tipo de bebidas, y el Delito de desobediencia al negarse a hacer el test que demandaban los agentes de la autoridad.

La conclusión, por tanto, es obvia:

  • No te niegues nunca a realizar la prueba de alcoholemia, porque las consecuencias punitivas son mayores que dar positivo en la misma.
  • Después de hacer el test, contacta con un LEGALCAR y un profesional experto en este tipo de delitos, y ya con su asistencia, valora si por alguna razón puedes impugnarla porque se haya realizado mal o existan dudas sobre su veracidad por falta de algún requisito.
  • Si te citan a un juicio rápido por alcoholemia, o te ves incurso en un procedimiento penal derivado de la misma, como en caso de accidente, contarás con ayuda legal, y si reconoces los hechos y no eres reincidente, podrás incluso beneficiarte en el juicio rápido, de una reducción en un tercio de la pena que se te imponga.

¿Tienes dudas? ¿Quieres comentarnos tu caso? Contacta con LEGALCAR y podremos orientarte como expertos en este tipo de casos con las mejores soluciones.