900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Los accidentes de tráfico se cobran más de un millón de vidas cada año en todo el mundo, incluidas las vidas de niños que viajan en un coche. La mayor parte de estos accidentes de tráfico son consecuencia de un despiste o un error humano. En pocas ocasiones se debe a un fallo mecánico. Por ello, es muy importante concienciar a la sociedad en general de la importancia de tomar todas las medidas de seguridad a nuestro alcance a la hora de salir a la carretera.

Y no solo conductores de coches, los accidentes de tráfico también son muchas veces responsabilidad de motoristas, ciclistas o, incluso, de peatones. Todos tenemos que cumplir con nuestra obligación y una serie de normas de convivencia que podrían reducir el número de víctimas en accidentes de tráfico en hasta un 80%.

Cuidados para los niños

Aunque en España el número de niños que fallecen en accidentes de tráfico ha caído de manera notable, 35 niños murieron en 2014 en diferentes carreteras de todo el territorio nacional. La mayoría de las víctimas eran niños que viajaban en coches sin hacer uso del sistema obligatorio de retención infantil, aunque también hay niños que murieron tras ser atropellados.

Tanto niños como padres deben participar de un proceso de educación vial con objeto de reducir el índice de siniestralidad en accidentes de tráfico donde se ven involucrados menores de edad. Los niños tienen que conocer de primera mano los riesgos del tráfico y las carreteras, mientras que a los padres les corresponde cumplir con su responsabilidad en un vehículo.

Para empezar, tienen que asegurarse de que el niño vaya bien sujeto en su sillita adaptada o, en función de la edad del menor, que se ponga correctamente el cinturón de seguridad. Además, el padre debe actuar con una actitud responsable en carretera para dar ejemplo a sus hijos, quienes tienen que ver como sus progenitores siempre llevan el cinturón puesto cuando el coche está en marcha o que cruzan un paso de peatones convenientemente.

Cualquier actitud negativa en carretera por parte de un adulto se convierte en un mal ejemplo para los más pequeños. Una de estas actitudes, muy habitual hoy en día, es el uso del teléfono móvil durante la conducción. Muchas de las personas que sufren un accidente de tráfico se despistaron cuando estaban conduciendo o cruzando una vía, y el móvil es la causa de buena parte de estos despistes.

Recursos didácticos para niños

Las campañas de educación vial que pone en marcha la Dirección General de Tráfico (DGT) a través de diferentes medios, como la prensa o la televisión, constituyen un elemento fundamental en la formación que reciben los niños sobre tráfico y seguridad.

Asimismo, se desarrollan diferentes recursos didácticos orientados a favorecer el proceso de enseñanza y aprendizaje por parte de profesores y el resto de los agentes educadores para su aplicación en aulas o en otros entornos.

Entre estos recursos, disponibles en la página oficial de la DGT, nos encontramos con una guía general de uso de los sistemas de retención infantil, folletos con información relevante para que los sanitarios empleen durante sus intervenciones, actividades interactivas de educación vial para los más pequeños o una útil guía de prevención y comportamiento ante un accidente de tráfico, entre otros muchos.

¿Cómo aprenden seguridad vial?

A continuación, te vamos a hablar de una de las iniciativas de Fundación Mapfre para promover la educación vial entre los niños. Se trata de la página web Niños y Seguridad Vial, dirigida a niños de 6 a 11 años quienes encontrarán en este sitio toda clase de recursos didácticos infantiles de formación vial.

Estas actividades de la web de la Fundación Mapfre incluyen juegos dinámicos e interactivos, actividades, libros o vídeos que los niños pueden usar para conocer mientras se divierten los puntos más importantes de la seguridad en las carreteras.