En la pequeña ciudad de Rourkela, en la India, han iniciado una campaña para motivar el uso del casco en motoristas. Con el apoyo de la  administración pública en gran parte de la ciudad  no se permite echar gasolina si el conductor no tiene puesto su casco. Esta campaña está ampliándose en toda la ciudad y, además,  por medio de las redes sociales se están mostrando mensajes acompañados con imágenes conmovedoras y mensajes impactantes para incentivar la toma de conciencia, sobre todo en los más jóvenes. Uno de los mensajes dice “Usa el casco, quizás las chicas no vean tu rostro, quizás arruine tu peinado, quizás que te haga sudar. Pero definitivamente salvará tu cabeza de un terrible accidente”. En este artículo vamos a comentar la inmensa importancia del uso del casco.

Consideramos que es una gran estrategia desarrollada en una ciudad de solo 552.239 personas y que debería ampliarse en muchas otras ciudades, siendo esencialmente importante este tipo de campañas en países del sur de Asia, donde hay una gran cantidad de motoristas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó sobre la situación mundial de la seguridad vial en un informe sobre datos de 2015 que indica que en la región de Asia Suroccidental el 34% de los fallecidos por accidentes de tráfico fueron motoristas. En contraste con Europa donde, el 51% de los fallecidos fueron ocupantes de vehículos y solo 9%, motoristas.

En España, según datos oficiales de la Dirección General de Tráfico (DGT)  solo el 3% de motoristas fallecidos no utilizaba el casco en vías interurbanas y el 10% en vías urbanas. Con respecto a los conductores de ciclomotores, el 5% de los heridos en vías urbanas no hacía uso del casco. En nuestro país es obligatorio el uso del casco en motocicletas y ciclomotores, según el artículo 47 de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE MOTO

En caso de sufrir un accidente en moto sin utilizar casco no se puede reclamar el 100% de la indemnización correspondiente por las lesiones sufridas en el accidente que pudieron haberse evitado utilizando el casco.

Para reclamar, al igual que en los accidentes de coche, moto, atropellos, etc. se tienen dos vías disponibles, a saber: vía extrajudicial, que implica una negociación amistosa con la compañía aseguradora del vehículo responsable del siniestro, y la vía judicial civil, aperturada mediante demanda que se acompaña con el informe médico pericial que valore las lesiones sufridas en el siniestro y los justificantes de los daños materiales.

TODO LO QUE DEBES SABER SOBRE LOS CASCOS DE MOTO

El uso del casco puede salvar tu vida. Según estudios realizados, las heridas en la cabeza suelen ser la causa principal de muerte en accidente de moto pero, utilizando el casco, las probabilidades de sufrir heridas en la cabeza se reducen en 30%,  y disminuye en un 40% la probabilidad de fallecer. Los cascos están diseñados para absorber la energía del impacto, evitando lesiones craneoencefálicas.

¿Qué hay que tomar en cuenta a la hora de comprar un casco? Existen muchos tipos de cascos, por lo cual, debes analizar bien a la hora de comprarte uno, sin tener el precio como factor decisivo para elegir uno u otro, porque en materia de seguridad debes decantarte por uno que realmente te proteja. Lo primero es que sea homologado, es decir, que cumpla con los requisitos para ser apto conforme a la normativa legal española y europea. Para saber si el casco es homologado, debes revisar que tenga la etiqueta de la Unión Europea, el clásico simbolito de la “E”. Además, dependiendo, del país donde haya sido homologado, tiene también un número: el de España es el 9. Sin embargo, puedes usar en territorio español cualquier casco que esté homologado dentro de la Unión Europea.

Para que un casco sea homologado, es decir, para tener la certificación ECE/ONU R22 debe pasar por unas pruebas. Quizás, lo primero que piensas es que el casco debe tener una dureza muy fuerta para pasar las pruebas, sin embargo, lo que realmente se busca es que tenga una alta absorción de impacto., cualidad que se mide a través de pruebas donde se golpea al caso en diferentes zonas y a distintas temperaturas. También se realizan pruebas de fricción, retención, descalce, tanto en el casco como en la visera. Estas pruebas de homologación, se suelen realizar en cascos prototipos, para que el fabricante sepa antes de fabricar en serie si la constitución del casco cumplirá la homologación.

Además de la prueba de homologación, deben realizarse  las pruebas de cualificación, donde después de fabricados los cascos en serie, se prueban uno a uno en pruebas destructivas, para saber si siguen cumpliendo la homologación. Posteriormente se realiza la prueba de conformidad que consiste en comprobar la calidad del modelo ya homologado. En internet puedes conseguir vídeos de muchos fabricantes en los que se muestran las pruebas que le realizan a sus cascos, así como pruebas que realizan particulares a estos para comprobar ellos mismos la dureza y absorción de los cascos. Dentro de los cascos homologados hay del tipo Jet, integral y convertibles o modulares.

Además del tipo de casco y la homologación, debes tomar en cuenta el material con el que está construido:

  • Policarbonato: tiene buenas propiedades de absorción de golpes sus propiedades solo duran cinco años, por lo cual deberás estar atento para cambiarlo, este material suele ser común en los cascos de gama baja.
  • Fibra de vidrio: Los cascos de gama media-alta, suelen estar compuestos por fibra de vidrio, algunos expertos en el área mencionan que este material es el que más absorbe la fuerza del impacto, sin embargo de ser un material muy seguro, debes tener cuidado de no dejar caer el casco, porque es un material frágil y ante una fuerte caída debes cambiarlo.
  • Fibra de Carbono y Kevlar: suelen ser los utilizados por los profesionales del motociclismo, se caracterizan por ser muy ligeros y con altos niveles de absorción de golpes y resistencia a la abrasión,  siendo uno de los más seguros. El único inconveniente de este tipo de cascos, es que tienen un precio alto.
  • Tricomposite: son los cascos que mezclan la fibra de vidrio, Kevlar y fibra de carbono, son los más seguros ya que se comparten las buenas propiedades de los tres elementos, aunque son de gama alta, pueden ser más baratos que los compuestos solo de fibra de carbono.

LEGALCAR ABOGADOS

En LegalCar Abogados enfatizamos la importancia del uso del casco. Con más de 20 años de experiencia atendiendo accidentes de motos en toda España, hemos conocido de primera mano como un buen casco ha salvado la vida de muchos de nuestros clientes. Por lo cual, invitamos a nuestros lectores a tomar en cuenta los materiales, el tipo de casco y por supuesto la homologación a la hora de comprar tan importante elemento.