Norma general de prioridad

Norma general de prioridad

Si eres conductor y no tienes clara la norma general de prioridad, te interesa saber cómo te afecta y qué hacer si sufres un accidente por no respetar el contrario la preferencia de paso.

¿Cuántas veces te has encontrado en una intersección o un estrechamiento y has dudado sobre quién tiene la prioridad de paso? ¿Y cuántas veces hemos visto algún conductor que por desconocimiento o por negligencia se salta la norma y provoca un accidente?

En muchas ocasiones, la preferencia viene señalizada, pero otras veces no es así, lo que motiva confusión en los conductores, y ha dado lugar a multitud de siniestros mucho más habituales de lo que pensamos.

¿Qué recoge la norma general de prioridad?

Las normas generales sobre la prioridad de paso vienen recogidas en el artículo 21 de la Ley sobre Tráfico y Seguridad Vial, y regulan los conflictos de paso que pueden producirse en la circulación normal entre los distintos usuarios de la vía.

Este tipo de problemas se producen, sobre todo, en las intersecciones y en los estrechamientos, y los accidentes que pueden provocarse por no respetarla suelen ocurrir, sobre todo, en las zonas urbanas.

Lo primero que debes tener en cuenta es que hay que atenerse siempre a las señales que regulen estos casos. En este sentido, las verticales son la de Stop (R-2), el Ceda el paso (R-1), la de calzada con prioridad y fin de la misma (R-3 y R-4), la que indica prioridad en sentido contrario (R-5) y la que indica preferencia respecto del sentido contrario (R-6).

Los semáforos y los agentes de circulación también pueden regular la preferencia, y en el caso de estos últimos, debe obedecerse siempre al agente que determinará quién tiene que pasar primero.

Prioridad en las intersecciones

La norma general indica, como hemos visto, que para intersecciones señalizadas debe atenderse a lo que dispongan las señales, las instrucciones de los agentes de circulación o los semáforos.

Para intersecciones no señalizadas, se aplica la norma general de prioridad, es decir, que tiene preferencia de paso el vehículo que tenga la derecha libre, es decir, deberemos ceder el paso al que salga por nuestra derecha.

Prioridad en los estrechamientos

En estos casos y al margen de que el estrechamiento se encuentre en una zona llana, con pendiente o de subida, se atenderá a lo que indique la señalización sobre preferencia de paso.

Cuando el estrechamiento no esté señalizado, pueden darse varios supuestos:

  • El vehículo que llegue primero al mismo es el que pasa antes, al margen del tipo que sea, longitud, y otros.
  • Si existen dudas sobre cuál de ellos ha sido el primero en llegar, se establece una regla de prevalencia que va de “mayor a menor”, empezando el orden por la preferencia de los vehículos de más de 3500 kg de MMA, y siguiendo sucesivamente por vehículos de tracción animal, turismos con remolque ligero, autobuses, camiones, turismos, vehículos especiales, motocicletas con sidecar, sin él, ciclomotores de dos ruedas y bicicletas.
  • Cuando haya dudas con vehículos iguales tiene la preferencia el que tenga que dar marcha atrás mayor distancia.
  • En estrechamientos con una pendiente importante la preferencia será para el vehículo que ascienda.

¿Cuándo pierdo la prioridad por la derecha?

En las intersecciones sin señalizar las excepciones a la norma general de ceder el paso al que salga por nuestra derecha son:

  • El vehículo que circula por vía pavimentada tiene preferencia respecto al que lo hace por una sin pavimentar.
  • Los vehículos que circulan por raíles tienen preferencia independientemente del lado por el que nos salgan.
  • En las rotondas o glorietas tiene preferencia quien se encuentre circulando por dentro de ella respecto al que pretenda acceder a la misma.
  • En autopistas y autovías tienen siempre prioridad los vehículos que circulen por ella respecto de los que se quieran incorporar a aquellas.

¿Qué hacer si sufro un accidente donde no se respetaba la prioridad?

Una de las primeras causas de accidentes en vía urbana se produce por no respetarse la prioridad en las intersecciones.

Y esto no solo ocurre con las que están señalizadas, siendo muy común que se produzcan siniestros porque el contrario se ha saltado una señal de Stop o Ceda el Paso.

En las que se encuentran sin señalizar, el peligro es mucho mayor, porque en la mayoría de las veces, al desconocimiento de la normativa al respecto se une la creencia errónea de muchos conductores que piensan que “puedo pasar porque el otro ya se detendrá”.

El resultado de esta falta de precaución y cuidado suele desembocar, en la mayoría de los casos, en un accidente de tráfico.

No siempre es sencillo demostrar la dinámica de este tipo de siniestros. Un ejemplo que hemos visto varias veces el LEGALCAR es el de dos conductores que no se ponen de acuerdo porque mientras uno se ha saltado una señal de Stop o Ceda el Paso, el otro circulaba con exceso de velocidad.

Mientras que el que se salta la señal defiende que le daba tiempo a salir si el contrario hubiera ido a la velocidad adecuada, o que podía haber frenado, el conductor que circula con exceso de velocidad lógicamente va a defender que la culpa es de quien se salta la señal.

Si sufres un accidente donde el contrario no ha respetado tu preferencia de paso, puedes reclamar una compensación económica por los daños y perjuicios sufridos.

Ahora bien, para evitar problemas como en el ejemplo que hemos puesto, y porque cuando las intersecciones no cuentan con señalización sobre la prioridad de paso es posible que cada parte quiera dar una versión distinta del siniestro, es fundamental tomar medidas para acreditar la culpa del contrario y poder luego así reclamar con garantías.

Para ello, no hay que olvidar avisar de inmediato a la Policía o Guardia Civil para que elaboren un Atestado in situ que no deje lugar a dudas. Firmar un parte amistoso también sirve como prueba siempre que quede clara la responsabilidad de la otra parte.

También es fundamental sacar fotografías de la posición final de los vehículos tras el accidente que pueden ayudar a determinar quién no ha respetado la preferencia de paso.

Es importante, por lo demás, acreditar los daños sufridos para reclamar la compensación a la aseguradora del responsable, y buscar cuanto antes asesoramiento legal para evitar quedarse sin poder reclamar por los conflictos que pueden surgir en este tipo de siniestros.

Si has sufrido un accidente porque el contrario no ha respetado tu prioridad de paso, no esperes y contacta con nuestros profesionales lo antes posible. En LEGALCAR conocemos muy bien este tipo de reclamaciones porque hemos tramitado muchos casos con dinámicas de accidentes controvertidas en supuestos así, y podemos ayudarte para que tu reclamación sea un éxito.