Patologías cervicales tras un accidente de tráfico

Patologías cervicales tras un accidente de tráfico

¿Sabes cuáles son las patologías cervicales tras un accidente de tráfico más habituales? Para reclamar al seguro que te paguen estos daños necesitas conocer sus tipos, cómo recibir la rehabilitación y qué documentos necesitarás.

La lesión más típica, habitual y frecuente de las víctimas de accidentes de circulación es la que afecta a la columna cervical.

Durante muchos años, y más tras haber entrado en vigor en 2016 el Baremo de Tráfico, las compañías de seguros discutían automáticamente cualquier daño asociado a una patología cervical, hasta el punto de no reconocerlos y no querer pagarlos en muchas ocasiones, sobre todo cuando los daños materiales en los vehículos implicados eran de escasa entidad.

En LEGALCAR conocemos muchos de esos casos, que han tenido que reclamarse por vía judicial ante la negativa de las aseguradoras a pagarlos, y que con unos medios de prueba contundentes y claros se han resuelto satisfactoriamente para las víctimas.

El daño en las cervicales es el más común en accidentes de tráfico

Más del 80% de los lesionados en accidentes de circulación sufren patologías cervicales, que pueden curar mejor o peor dependiendo de múltiples factores, como la edad de la víctima, la posición que ocupaba en el momento del siniestro, sus antecedentes médicos por lesiones similares, el sexo o su complexión física.

El hecho de ser la lesión más habitual en un siniestro, motivó que el nuevo Baremo de Tráfico, que entró en vigor en 2016, incluyera un artículo específico (el ya famoso 135) dedicado en exclusiva a las lesiones de la columna vertebral, entre las que se encuentran las patologías cervicales con una serie de requisitos que deben darse para que la víctima de un siniestro pueda reclamar con ciertas garantías los daños cervicales.

Tipos de patologías cervicales

Las patologías cervicales más habituales en un siniestro son:

  • El “latigazo cervical”, producido por el movimiento brusco que sufre el cuello de flexión y extensión a consecuencia del impacto, y que, aunque no es una lesión en sí, es el detonante físico que provoca el esguince cervical.
  • La cervicalgia postraumática, que es el diagnóstico más habitual que realizan los médicos en caso de lesiones de cuello en un accidente, muy típico de los llamados alcances traseros, y cuya sintomatología suele ser dolor, limitación de la movilidad, mareos, vértigos y dolores de cabeza.
  • La rectificación de la lordosis cervical, que se produce cuando la curvatura natural que tenemos en el cuello (lordosis) queda rectificada, es decir, recta, a consecuencia del accidente, provocando dolor, mareos y dolores de cabeza, y requiere rehabilitación para curarse.
  • La hernia discal postraumática, lesión que suele producirse en siniestros graves con impactos fuertes, producida al romperse la cobertura que protege la sustancia blanda de los discos intervertebrales que se encuentran entre los huesos de la columna. La sintomatología es muy dolorosa e incapacitante y en la mayoría de los casos deja secuelas en la víctima.

¿Quién se hace cargo de la rehabilitación?

Tendrás diferentes opciones para tu rehabilitación:

  • Acudir a un Hospital o Centro sanitario Público, lo que cuenta con el problema de las esperas de la sanidad pública, que no ayudan al lesionado a curar con rapidez.
  • Un Hospital o Centro privado elegido por el lesionado, que tendrá que adelantar los costes de la rehabilitación y luego reclamarlos a la aseguradora responsable.
  • Tratarse en un Hospital o Centro adherido al Convenio UNESPA: la víctima puede elegir el que mejor le venga por cercanía o por referencias y recibe el tratamiento sin coste, ya que es la aseguradora quien se ocupa de los gastos.

Contacta con LEGALCAR si tienes dudas o has sufrido un accidente con una patología cervical y cuenta con asesoramiento legal desde el primer momento para reclamar con garantías.