Perjuicio personal: Tipos y diferencias

Perjuicio personal: Tipos y diferencias

Para calcular tu indemnización por accidente de tráfico debes conocer en qué consiste el perjuicio personal básico, el particular, las diferencias entre ellos y la que corresponde a cada tipo de perjuicio.

En un accidente de tráfico las víctimas pueden sufrir daños materiales o daños personales. Estos daños pueden reclamarse a la compañía de seguros del responsable siempre que el perjudicado no haya sido el culpable exclusivo del siniestro.

Los daños personales, es decir, las lesiones, requieren para poder ser cuantificadas, es decir, saber cuál es la compensación económica que corresponde a esos daños concretos. Como es natural, cuanto mayores sean las lesiones, mayor será.

Para valorar esos daños personales, lo primero que se debe tener en cuenta es el tiempo que ha tardado la víctima en curar, total o parcialmente, de los mismos.

Y por otro lado se valorarán las secuelas que hayan podido quedar a la víctima una vez que sea dada de alta por estabilización de sus lesiones.

Ese tiempo que ha tardado el perjudicado en restablecerse es el perjuicio personal, contemplado en el Baremo de Tráfico 2016, y que se pagan por días, como ahora veremos.

Las compañías de seguros no siempre computan de manera adecuada el perjuicio personal. En ocasiones, pueden reducir esos días si consideran, por ejemplo, que el lesionado ya no va a mejorar más su situación, aunque siga de baja o en tratamiento.

Esto no tiene que ser así, pero debe justificarse documentalmente para poder después exigir el pago de esos días a la compañía. Para ello, la víctima tiene que estar bien asesorada por un abogado especializado en accidente de tráfico como los de LegalCar que valore el perjuicio personal en su totalidad atendiendo al caso concreto, a la situación de la víctima y a la evolución y tratamiento de sus lesiones.

PERJUICIO PERSONAL BÁSICO

El nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación (Ley 35/2015, de 22 de septiembre), conocido también como Baremo de Tráfico, recoge en la Tabla 3 lo que denomina “Indemnización por lesiones temporales”, que es lo que en el Sistema antiguo denominábamos periodo de sanidad.

El Perjuicio Personal Básico viene contemplado en la Tabla 3.A, y es la compensación económica que va a percibir cualquier víctima de un accidente de tráfico por haber sufridos esas lesiones concretas.

Es decir, se pagan los días que todo aquel que ha sufrido un siniestro tarda en restablecerse de las lesiones que ha sufrido. Por ejemplo, he sufrido un esguince cervical leve, y estoy un mes y medio acudiendo a rehabilitación para curarme, pero sin dejar de acudir a mi trabajo ni de hacer mis actividades habituales. Esos 45 días se computarían como perjuicio personal básico.

En el antiguo Sistema, estos días se conocían como días no impeditivos o de curación.

PERJUICIO PERSONAL PARTICULAR

Se recoge en la Tabla 3.B del Baremo de Tráfico y se denomina “Perjuicio personal particular por pérdida temporal de calidad de vida”.

En este caso se trata de una indemnización adicional, que solo van a percibir determinados lesionados por accidentes de tráfico, siempre que cumplan los requisitos que se establecen en el Baremo. Se trata de víctimas que durante un tiempo han sufrido una pérdida temporal de su calidad de vida a consecuencia de las lesiones sufridas en el siniestro.

El perjuicio personal particular se divide en tres grados: muy grave, grave y moderado, dependiendo de la pérdida de calidad de vida sufrida.

  • Perjuicio personal particular por pérdida de calidad de vida en grado muy grave: este supuesto abarca los días que la víctima permanece ingresado en la UCI o similar, o se encuentra en coma o en estado vegetativo.
  • Perjuicio personal particular por pérdida de calidad de vida en grado grave: se trata de aquellos casos en los que la víctima permanece hospitalizada a causa de las lesiones sufridas en el accidente.
  • Perjuicio personal particular por pérdida de calidad de vida en grado moderado: se trata de aquellos días en los que la víctima no ha podido desarrollar sus actividades habituales de desarrollo personal.

En este apartado se incluyen, por un lado, los días que un lesionado está de baja laboral a consecuencia de las lesiones sufridas en el siniestro.

Pero también se incluyen los días que un lesionado se encuentra inmovilizado, o incapacitado para desarrollar sus actividades normales del día a día.

Por ejemplo, un menor de edad que no puede acudir a clase o hacer gimnasia a consecuencia de las lesiones, una lesionada que es ama de casa que sufre una fractura y tiene el brazo escayolado y no puede desempeñar sus tareas caseras, o un lesionado que sufre una fractura en la cadera y tiene que estar un tiempo inmovilizado.

Estos días equivalen a los que en el antiguo Baremo de Tráfico se denominaban días impeditivos.

DIFERENCIAS ENTRE ELLOS

La diferencia principal entre uno y otro perjuicio es, como hemos visto, que mientras el perjuicio personal básico lo tiene cualquier víctima de un accidente de tráfico con lesiones por el mero hecho de haberlo sufrido, el perjuicio personal particular solo lo tienen determinadas víctimas, que han sufrido una pérdida temporal de calidad de vida a consecuencia de los daños personales sufridos en el siniestro.

La otra diferencia entre un perjuicio y otro es lógicamente, la económica. Es decir, no se pagan igual los días de curación de un lesionado, que los días de baja, o los días de hospital.

PARA CADA TIPO DE PERJUICIO

Algo que se debe tener en cuenta es que, si el periodo de curación de un lesionado está muy bien especificado en la documentación médica, la aseguradora no debería discutirnos el pago.

Sin embargo, la realidad es que en muchas ocasiones la compañía realiza el cómputo “a su manera”, y las ofertas motivadas que realiza no recoge la totalidad del perjuicio personal.

Para ello, es necesario que las víctimas estén siempre respaldadas por un abogado especializado en accidentes de tráfico, que se ocupará de defender sus intereses y la totalidad de los días a computar y pagar por la compañía.

Las cantidades a percibir en concepto por cada tipo de perjuicio se especifican en el Baremo de Tráfico 2016, y cada año se actualizan utilizando la revalorización de las pensiones, con lo que el incremento es prácticamente ridículo.

El día de perjuicio personal básico en 2016 se paga a 30€/día, según recoge el Baremo de Tráfico, y con las revalorizaciones, en 2017 asciende a 30,075€/día y en el año 2018 a 30,15 €/día.

En el caso del perjuicio personal particular, las cantidades varían según el grado de pérdida de calidad de vida:

  • El grado moderado se paga según el Baremo a 52€/día en 2016, pasando a 52,13€/día en 2017 y a 52,26€/día en 2018.
  • El grado grave se paga en 2016 a 75€/día, en 2017 a 75,18€/día y en 2018 a 75,375€/día.
  • Y el grado muy grave  según el Baremo 2016 a 100€/día en 2016, pasando a pagarse 100,25€/día en 2017 y 100,50€/día en 2018.