Plan de movilidad urbana sostenible

Plan de movilidad urbana sostenible

Mejorar la calidad del aire en las ciudades es vital para las personas que viven en ellas. No es fácil viendo la cantidad de vehículos que circulan a diario por las grandes urbes. Por eso, los gobiernos municipales se han puesto manos a la obra en este tema para convertir sus ciudades en lugares más habitables y menos contaminados. Un plan de movilidad urbana sostenible es una buena herramienta para llevarlo a cabo.

En los últimos años han sido varias las ocasiones en las que Madrid ha tenido que restringir el tráfico por los altos índices de contaminación. Un problema que empieza a afectar también ya a Barcelona. Eso ha hecho moverse a sus gobiernos para peatonalizar ciertas calles, limitar el tráfico en algunas zonas a los vehículos más contaminantes, reducir la velocidad máxima en determinados lugares,… Medidas que se toman con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las ciudades.

¿QUÉ ES UN PLAN DE MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE?

 

Un plan de movilidad urbana sostenible es una herramienta de gestión del ayuntamiento para planificar sus políticas de movilidad con el objetivo de mejorar la calidad medioambiental. Es decir, el conjunto de actuaciones orientadas a implantar una movilidad sostenible en un municipio o ciudad. Hoy prácticamente todos los ayuntamientos más o menos grandes lo tienen.

A partir de un análisis y diagnóstico, el plan de movilidad urbana sostenible define prioridades, establece actuaciones, predice situaciones futuras y determina cómo actuar para alcanzar los objetivos predefinidos.

PLAN DE MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE DE MADRID

 

Madrid y su ayuntamiento han entendido perfectamente la responsabilidad que tienen los gobiernos municipales en la lucha contra el cambio climático. Datos como que el 72% de los europeos reside en zonas urbanas, que es en las ciudades donde se consume el 75% de energía y donde se genera el 85% de la riqueza de la Unión Europea hacen pensar que la movilidad de las personas y las mercancías están ligadas al propio desarrollo de las ciudades.

El plan de movilidad urbana sostenible de Madrid contempla el fomento de la movilidad peatonal, la promoción del transporte público colectivo, promoción de la movilidad ciclista, mejora de la movilidad en moto, optimización del servicio de taxi, mejora de la accesibilidad a todos los modos de transporte o promoción de las energías limpias en la tecnología de los vehículos entre otras muchas.

PLAN DE MOVILIDAD SOSTENIBLE DE BARCELONA

 

En Barcelona han optado por la ‘Supermanzana’, células urbanas de 400 por 400 metros en las que se reduce el tráfico motorizado y el aparcamiento de vehículos dando máxima preferencia a los peatones. Las calles interiores se reservan a los peatones o en ocasiones a vehículos de residentes, emergencias,… y las calles perimetrales son para el tráfico motorizado.

Una forma de organización urbana para reducir el impacto medioambiental y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Las ‘Supermanzanas’ están aprobadas además de en algunas distritos de Barcelona, en Vitoria-Gasteiz, A Coruña, Ferrol o El Prat. Es una manera de mejorar la vida de los habitantes de ciudades de diferentes tipos ya que permite sin obras, derribos ni muchos cambios organizar la movilidad sostenible.

UN BUEN PLAN DE MOVILIDAD SOSTENIBLE

 

Las ideas que se incluyan en el plan de movilidad sostenible deben ser a corto y largo plazo, es vital tener en cuenta las necesidades de los ciudadanos y los efectos en la movilidad, el análisis de experiencias es muy importante para la fase de participación y muy útil para explicar por qué se toman unas decisiones y no otras y hay que valorar el impacto de cada una de las medidas que se pongan en marcha.

Son solo algunos aspectos clave a la hora de desarrollar un buen plan de movilidad sostenible pensando en un modelo de ciudad para el futuro.