900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Mejorar la calidad del aire en las ciudades es vital para las personas que viven en ellas. No es fácil viendo la cantidad de vehículos que circulan a diario por las grandes urbes. Por eso, los gobiernos municipales se han puesto manos a la obra en este tema para convertir sus ciudades en lugares más habitables y menos contaminados. Un plan de movilidad urbana sostenible es una buena herramienta para llevarlo a cabo.

En los últimos años han sido varias las ocasiones en las que Madrid ha tenido que restringir el tráfico por los altos índices de contaminación. Un problema que empieza a afectar también ya a Barcelona. Eso ha hecho moverse a sus gobiernos para peatonalizar ciertas calles, limitar el tráfico en algunas zonas a los vehículos más contaminantes, reducir la velocidad máxima en determinados lugares,… Medidas que se toman con el objetivo de mejorar la calidad de vida de las ciudades.

 

¿QUÉ ES UN PLAN DE MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE?

Un plan de movilidad urbana sostenible es una herramienta de gestión del ayuntamiento para planificar sus políticas de movilidad con el objetivo de mejorar la calidad medioambiental. Es decir, el conjunto de actuaciones orientadas a implantar una movilidad sostenible en un municipio o ciudad. Hoy prácticamente todos los ayuntamientos más o menos grandes lo tienen.

A partir de un análisis y diagnóstico, el plan de movilidad urbana sostenible define prioridades, establece actuaciones, predice situaciones futuras y determina cómo actuar para alcanzar los objetivos predefinidos.

 

PLAN DE MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE DE MADRID

Madrid y su ayuntamiento han entendido perfectamente la responsabilidad que tienen los gobiernos municipales en la lucha contra el cambio climático. Datos como que el 72% de los europeos reside en zonas urbanas, que es en las ciudades donde se consume el 75% de energía y donde se genera el 85% de la riqueza de la Unión Europea hacen pensar que la movilidad de las personas y las mercancías están ligadas al propio desarrollo de las ciudades.

El plan de movilidad urbana sostenible de Madrid contempla el fomento de la movilidad peatonal, la promoción del transporte público colectivo, promoción de la movilidad ciclista, mejora de la movilidad en moto, optimización del servicio de taxi, mejora de la accesibilidad a todos los modos de transporte o promoción de las energías limpias en la tecnología de los vehículos entre otras muchas.

 

PLAN DE MOVILIDAD SOSTENIBLE DE BARCELONA

En Barcelona han optado por la ‘Supermanzana’, células urbanas de 400 por 400 metros en las que se reduce el tráfico motorizado y el aparcamiento de vehículos dando máxima preferencia a los peatones. Las calles interiores se reservan a los peatones o en ocasiones a vehículos de residentes, emergencias,… y las calles perimetrales son para el tráfico motorizado.

Una forma de organización urbana para reducir el impacto medioambiental y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Las ‘Supermanzanas’ están aprobadas además de en algunas distritos de Barcelona, en Vitoria-Gasteiz, A Coruña, Ferrol o El Prat. Es una manera de mejorar la vida de los habitantes de ciudades de diferentes tipos ya que permite sin obras, derribos ni muchos cambios organizar la movilidad sostenible.

 

UN BUEN PLAN DE MOVILIDAD SOSTENIBLE

Las ideas que se incluyan en el plan de movilidad sostenible deben ser a corto y largo plazo, es vital tener en cuenta las necesidades de los ciudadanos y los efectos en la movilidad, el análisis de experiencias es muy importante para la fase de participación y muy útil para explicar por qué se toman unas decisiones y no otras y hay que valorar el impacto de cada una de las medidas que se pongan en marcha.

Son solo algunos aspectos clave a la hora de desarrollar un buen plan de movilidad sostenible pensando en un modelo de ciudad para el futuro.

 

MOVILIDAD SOSTENIBLE

¿Qué es movilidad sostenible? Cuando hablamos de movilidad sostenible, nos referimos a una serie de acciones orientadas a conseguir un uso racional de los medios de transporte. Es decir, que circulen menos vehículos, lo que supondría menos contaminación, menos ruido y mayor ahorro energético.

El modelo actual conlleva saturación de las carreteras, contaminación y consumo surgió con la movilidad sostenible. Desplazarse a pie o en bicicleta en trayectos cortos, usar el transporte público o compartir vehículo son algunas de las acciones de modelo de movilidad sostenible.

 

LA MOVILIDAD SOSTENIBLE EN CIUDAD

Las ciudades soportan desde hace años picos de contaminación excesivos, superiores a los recomendados por la OMS y nocivos para la salud de sus habitantes. En 2012 la contaminación mató a cerca de 7 millones de personas en todo el mundo. Con estas cifras, no es raro que el movimiento por la movilidad sostenible sea un hecho y domine las agendas de los gobiernos. La cuestión es simple. O dejamos de contaminar o en los próximos años vamos a tener problemas graves para mantener nuestro ritmo de vida.

Ciudades como París o Pekín han superado los 20mcg/metros cúbicos permitidos por la OMS. En España no llegamos a tal extremo pero en los últimos años, Madrid ha tenido que prohibir la circulación en varias ocasiones por niveles excesivos de contaminación. El ayuntamiento madrileño está concienciado con la reducción de la contaminación y va a semipeatonalizar una de sus calles más transitadas, la Gran Vía, además de prohibir el tráfico con coches privados en el perímetro del distrito Centro. Y Barcelona prohibirá a partir de 2019, circular a los coches de más de 20 años y en caso de que se dé un episodio de alta contaminación se hará efectivo a partir de diciembre. El objetivo es recortar un 30% los gases contaminantes en 15 años.

 

POLÍTICAS DE MOVILIDAD SOSTENIBLE

Viendo el daño al medio ambiente, la mayoría de gobiernos han incluido en sus agendas políticas de movilidad sostenible. El modelo de Vitoria-Gasteiz, con una planificación y diseño urbanísticos pensando en transporte no motorizado o de uso público y una regulación de la utilización del coche, es un ejemplo para muchas otras ciudades españolas.

Pero hay muchas otras formas de hacer política de movilidad sostenible. Por ejemplo con una fiscalidad favorable al uso de los medios de transporte no motorizados, compartidos o públicos como se lleva a cabo en Bélgica, subvencionando la compra de vehículos híbridos, con cambios tarifarios en el transporte público, con la aprobación de un marco normativo que regule la movilidad, dando prioridad a la gestión y planificación del tráfico en las ciudades o promocionando el uso compartido del vehículo.

 

PRÁCTICAS DE MOVILIDAD SOSTENIBLE

Todos podemos hacer algo en mayor o menor medida por contribuir a la sostenibilidad. Nuestro día a día está cargado de acciones poco respetuosas con el medio ambiente. Con un solo gesto podríamos cambiar fácilmente muchas de ellas con unos resultados muy beneficiosos para el Planeta.

  1. Uso del transporte público. En la actualidad los servicios de este tipo de movilidad son cómodos y más baratos que moverte con tu coche.
  2. Uso del vehículo compartido. Los enormes atascos en las entradas a las grandes ciudades en la mayoría de ocasiones son producidos por vehículos con un ocupante. Si nos esforzáramos en utilizar este sistema para ir al trabajo, seguro que la densidad de tráfico se vería disminuida en las primeras horas del día en los accesos a las urbes.
  3. Compra de vehículos menos contaminantes. Los hay eléctricos, híbridos, propulsados por gas natural,… Con esta acción se reduciría notablemente la contaminación en las ciudades.
  4. Vivir cerca del trabajo. Esta no es una opción fácil de llevar a cabo. Dificultades económicas o impedimentos por múltiples causas impiden que muchos puedan trasladarse a vivir cerca de su trabajo.