PÓLIZAS DE SEGURO CON DEFENSA JURÍDICA

Todas las Pólizas de Seguro de vehículos deben contener la citada cláusula de Defensa Jurídica. De esta manera, el asegurado, cuando tiene un incidente que afecte a sus derechos como asegurado, podrá elegir el departamento jurídico de su compañía o designar libremente a un despacho externo de su confianza.

Además, hay seguros que contienen Defensa Jurídica que no son de coche, como por ejemplo los Seguros de Hogar o los Seguros de Defensa Jurídica. Estas garantías operan cuando no hay de por medio un Seguro de coches, es decir, para casos de atropellos a peatones y ciclistas.

La falta de información favorece que las aseguradoras no asuman las garantías firmadas en la Póliza de Seguro, como es el caso de la Defensa Jurídica. Por eso, en este artículo vamos a explicar cómo funciona esta particular garantía que contienen todas las pólizas de coches y que permite al asegurado designar libremente a un abogado externo y que su compañía de seguros asuma el coste.

Por ejemplo, un asegurado tiene un límite de cobertura de 1.500€ establecido como Defensa Jurídica en su Póliza. Por la tramitación jurídica de su caso, debe abonar 890€ a su abogado, que previamente eligió de forma libre. Al tener un límite de cobertura jurídica tan amplio, esta víctima recupera el importe total que pague a su abogado, lo que supone que el asesoramiento especializado y externo de su abogado le resulte gratuito: cobrará el importe total de su indemnización y su compañía cubrirá los gastos jurídicos del abogado que libremente designó.