Positivo en alcoholemia con daños materiales

Positivo en alcoholemia con daños materiales

Tener un accidente de tráfico con daños materiales a terceros tiene sus consecuencias, nuestros abogados para alcoholemia explican el juicio. Según las últimas estadísticas de la Dirección General de Tráfico, y las noticias que nos ofrecen los medios de comunicación, es una realidad que se ha incrementado el número de conductores que circulan bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Pese a las campañas de concienciación ciudadana y el hecho de que casi todos los conductores saben que no se puede circular habiendo consumido alcohol, es innegable que la mayoría de ellos desconoce, sin embargo, las consecuencias legales que va a suponer para su patrimonio cometer esta infracción, al margen de la pertinente multa y retirada de puntos del carnet que se les va a imponer dependiendo de la tasa de alcohol que arrojen.

¿CUÁNDO SE PRODUCE UNA ALCOHOLEMIA?

 

Podemos decir que se produce una alcoholemia cuando el conductor al que se le hace la prueba pertinente arroja una tasa positiva de alcohol en sangre.

Muchos conductores confían en su capacidad y pericia al volante, y dan por hecho que pueden conducir su vehículo habiendo ingerido alcohol, cuando es un hecho médicamente demostrado que el alcohol reduce considerablemente, entre otras cosas, nuestra capacidad de atención y nuestros reflejos, de modo que si ya de por sí conducir un vehículo entraña un riesgo, hacerlo habiendo bebido multiplica las posibilidades de sufrir un accidente.

La prueba de alcohol, que se realiza a través del denominado test de alcoholemia, puede solicitarse al conductor por los agentes de la autoridad en un control rutinario, o en caso de producirse un accidente de tráfico.

El medio utilizado es un aparato llamado etilómetro, que viene a medir la tasa de alcohol en aire espirado que tiene ese conductor en el momento en que se le realiza la prueba. Dependiendo de esa tasa de alcohol, la sanción será mayor o menor.

En el mismo momento de la prueba de alcoholemia se nos va a indicar por los agentes de la autoridad la tasa de alcohol que arrojamos, y en función de la misma se nos va a indicar si hemos cometido una sanción administrativa que conlleva una multa y retirada de puntos del carnet de conducir, o si por superar los límites establecidos se nos va a imputar un Delito contra la Seguridad del Tráfico que va a desembocar un procedimiento penal contra el conductor infractor.

¿QUÉ SON LOS DAÑOS MATERIALES?

 

El gran problema de las alcoholemias se produce, sin embargo, cuando el conductor que circula bajo los efectos del alcohol, provoca un accidente de tráfico, y causa en el mismo daños materiales y/o daños personales a otros usuarios de la vía.

En caso de accidente los agentes de la autoridad van a realizar siempre la prueba de alcoholemia. En estos supuestos siempre va a imputarse al conductor un Delito contra la Seguridad del Tráfico, recogido en nuestro Código Penal (Capítulo IV) y que puede conllevar, según cada caso concreto, hasta penas de cárcel para el infractor.

Los daños materiales en un accidente de tráfico se refieren a los daños sufridos en el vehículo como resultado del hecho dañoso, es decir, del accidente. Estos daños pueden ser de diversa consideración, y pueden ir desde un golpe de chapa sin mayores consecuencias y susceptible de reparación, hasta un golpe de tan entidad que provoque el siniestro total del vehículo.

El art. 7.1.I TRLRCSCVM nos indica expresamente:

“El asegurador, dentro del ámbito del aseguramiento obligatorio y con cargo al seguro de suscripción obligatoria, habrá de satisfacer al perjudicado el importe de los daños sufridos en su persona y en sus bienes, así como los gastos y otros perjuicios a los que tenga derecho según establece la normativa aplicable.”

Sin embargo, en un accidente con alcoholemia, la particularidad que se da es que va a ser el propio conductor infractor quien tendrá que responder con su patrimonio de los daños causados a terceros en el accidente que ha provocado, tanto personales, como materiales.

¿QUÉ VA A PASAR EN EL JUICIO?

 

A consecuencia de un accidente de tráfico con alcoholemia se nos puede citar a un Juicio Rápido, que procede cuando se nos imputa un delito que conlleva una pena que no supera los 5 años de cárcel, y suele celebrarse en el plazo de los cinco días siguientes a la comisión de la infracción.

Si el accidente ha causado heridos además de los daños materiales, el procedimiento se va a alargar, ya que esos daños deben valorarse antes de que se celebre el juicio, por lo que el procedimiento se tramitaría por la vía penal como Diligencias Previas, donde van a practicarse las mismas de cara a determinar la cuantía de los daños sufridos, tanto materiales como personales, de los que tiene que responder el infractor.

En estos casos es conveniente que el imputado contacte con un despacho de abogados especializado en alcoholemias, para conocer el procedimiento y contar con una representación legal de cara al juicio.

En caso de perjudicados por daños materiales, debe aportarse presupuesto de reparación o factura de arreglo, y solicitar al Juzgado la peritación de esos daños, tanto los del vehículo (coche, moto, bicicleta) como los de otros elementos dañados en el accidente, como puede ser el casco de un motorista.

En ocasiones los daños materiales son de tal entidad que se hace inviable la reparación de los mismos, declarándose el siniestro total del vehículo, por lo que la indemnización a reclamar será el valor venal del mismo, que normalmente se incrementa en un pequeño porcentaje denominado valor de afección o valor venal mejorado.

¿CÓMO SE PAGAN LOS DAÑOS MATERIALES EN ESTOS CASOS?

 

Muchos conductores desconocen que en caso de alcoholemia van a responder con su patrimonio de los daños y perjuicios causados.

Esto es así porque el conductor que da positivo por conducir bajo los efectos del alcohol no está cubierto por el seguro obligatorio. Las pólizas de seguro contienen en este sentido una cláusula de exención de responsabilidad en caso de alcoholemia, y si bien es práctica habitual que las aseguradoras indemnizan a los perjudicados en el accidente con alcoholemia, luego van a ejercer el derecho de repetición contra su asegurado.

Así, la compañía de seguros procederá a indemnizar al perjudicado por los daños materiales, pero reclamará dicha cantidad posteriormente al asegurado, que va a responder con su patrimonio, y en caso de no hacerlo, su aseguradora procederá a interponer contra el mismo un procedimiento civil para recuperar dichas cantidades.

LEGALCAR ABOGADOS

 

En LEGALCAR abogados disponemos de un completo equipo de profesionales que están especializados en reclamar indemnizaciones por accidentes con alcoholemia. Es necesario en estos supuestos un asesoramiento desde el principio, para conocer las opciones de reclamación de los perjudicados, y el modo de proceder en juicio de los imputados por un delito de alcoholemia, por lo que en uno y otro caso, conviene estar acompañados por abogados especialistas desde el principio.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita