Procedimiento judicial contra la compañía: pasos a seguir

Procedimiento judicial contra la compañía: pasos a seguir

¿Sabes cuál es el procedimiento a seguir en un procedimiento judicial contra la compañía? La mayoría de perjudicados y víctimas de accidentes de circulación que recibimos en LEGALCAR nos preguntan si van a tener que meterse en un procedimiento judicial contra la aseguradora responsable para reclamar su compensación económica.

Sabemos por experiencia que cada siniestro es un mundo, y cada reclamación también. Incluso podemos evitar llegar a un procedimiento judicial.

Muchos casos pueden solucionarse favorablemente para la víctima en una negociación extrajudicial con la aseguradora, siempre que cuenten, claro está, con un buen asesoramiento legal.

¿Pero qué ocurre con todos esos otros supuestos donde la compañía no se hace cargo de las compensaciones correspondientes, discute la culpa, no quiere pagar las lesiones o simplemente no reconoce el accidente?

Vamos a ver cuándo se hace necesario acudir a los Tribunales para que los perjudicados por un siniestro vean reconocido su derecho a ser indemnizado y además por todos los daños y perjuicios sufridos.

¿En qué casos podré demandar a la compañía?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no es necesario demandar a la compañía de seguros del responsable del accidente siempre, sino que todo va a depender de cómo avance el proceso de tramitación de la reclamación que le corresponda al perjudicado.

Sabemos que las aseguradoras no ponen fáciles las cosas, que nunca realizan ofertas de pago adecuadas con los daños efectivamente sufridos, y que al menor asomo de duda se van a negar a indemnizar al perjudicado.

Los profesionales que nos dedicamos a esta especialidad ya contamos con ello, y es una situación que se repite en todas las reclamaciones.

Sin embargo, en LEGALCAR partimos de intentar primero una solución extrajudicial del proceso, primero para ahorrar tiempo a la víctima (los procedimientos judiciales en España se demoran demasiado por la saturación de nuestros Tribunales), y segundo, para ahorrarle un dinero que necesariamente tendría que gastar (aunque no tenga que adelantarlo y luego lo recupere si hay condena en costas) si se ve obligado a interponer una demanda civil contra la aseguradora.

Pese a todo ello, hay muchas reclamaciones que necesariamente se ven abocadas a un procedimiento judicial, a pesar de los intentos por llegar a un acuerdo amistoso.

¿Cuándo, entonces, hay que demandar a la compañía de seguros responsable?

Ya sabemos que las aseguradoras pueden discutir en un siniestro la culpa, la entidad de los daños y su valoración, o ambas cosas.

Por tanto, en cualquiera de esos casos es más que seguro que la reclamación acabará en un Juzgado.

Y en muchas ocasiones la discusión de la aseguradora abarca tanto la responsabilidad y, por tanto, su obligación de indemnizar, como la cuantía que, en su caso, si finalmente se determinara que están obligados al pago, tendrían que abonar como compensación a la víctima.

En todos estos casos, es obvio que el perjudicado va a necesitar ayuda legal. No solo porque las aseguradoras se aprovechan su desconocimiento, sino también porque no pueden saber, ya que como es normal no conocen la normativa, si es o no justa la oferta que se les hace, o si pueden o no reclamar cuando les discuten el accidente en sí.

¿Cuál es el procedimiento a seguir?

El procedimiento a seguir en una reclamación judicial por un siniestro de tráfico requiere de una serie de pasos previos para determinar si hay que demandar, si es o no viable hacerlo, y qué garantías hay de ganar el procedimiento.

Como es natural, para eso está LEGALCAR. No tiene ningún sentido iniciar una reclamación judicial si no tiene visos de prosperar, dicho de otra forma, hay que ayudar a la víctima, no condenarla a perder un pleito que ya lo estaba de antemano.

Por eso, en la tramitación de la reclamación, sabremos cual es la postura de la compañía, qué es lo que discute, y, por tanto, si contamos con los elementos probatorios necesarios para demandarles con garantías.

Una vez hayamos requerido de pago a la aseguradora, y esta haya contestado con una oferta motivada de pago o una respuesta motivada, valoraremos si es viable una reclamación judicial.

En LEGALCAR hemos interpuesto multitud de procedimientos judiciales, y no todos llegan hasta el final. Esto es porque desde que se interpone la demanda judicial hasta el momento de la sentencia, hay posibilidades de llegar a un acuerdo con la compañía de seguros.

En ocasiones merece la pena y se consigue el objetivo a través de la negociación con la aseguradora, y en otras, hay que llegar hasta el final y esperar a que sea un Juez quien decida sobre la reclamación interpuesta.

¿Necesito un abogado para demandar por un accidente de tráfico?

Evidentemente, vas a necesitar a LEGALCAR (y un procurador) para demandar a la compañía.

Ahora bien, ya hemos visto todo lo que puede ocurrir desde el momento del accidente hasta que se toma la decisión de demandar. Y es obvio que la necesidad de ayuda legal no surge cuando hay que demandar, sino desde el mismo momento que la víctima sufre el accidente.

Con esto queremos decir que para saber si la postura de la compañía es o no rebatible, si se puede discutir con argumentos tanto jurídicos como médicos su posición, y si, por tanto, puede llegarse a una solución amistosa o, por el contrario, es necesario interponer un procedimiento judicial, hay que asesorarse bien desde el principio.

En LEGALCAR nos hemos encontrado casos en los que la víctima ha acudido a nuestros expertos con el proceso de reclamación muy avanzado, que ha intentado gestionar con sus propios medios, y que evidentemente, ha fracasado porque no se han tomado las medidas adecuadas y dado los pasos correctamente desde el primer momento.