¿Qué es el seguro obligatorio de viajeros?

¿Qué es el seguro obligatorio de viajeros?

Si viajas en transporte público conviene conocer qué cubre el Seguro Obligatorio de Viajeros, quiénes pueden beneficiarse de él, sus diferencias con el Seguro Obligatorio de Automóviles y la importancia del asesoramiento de un abogado especialista en tu indemnización.

Cuando se sufre un accidente de tráfico viajando como ocupante de un medio de transporte público, puede reclamarse una indemnización por los daños y perjuicios sufridos siempre y en todo caso, al margen de quien haya sido responsable del siniestro.

Sin embargo, además de la indemnización que nos correspondería por responsabilidad civil con cargo al seguro obligatorio, puede reclamarse otra indemnización con cargo al denominado Seguro Obligatorio de Viajeros o SOV.

Para reclamar con garantías ambas indemnizaciones, que no son excluyentes, hace falta contar con la ayuda de un abogado para accidentes que sea especialista en la materia.

¿QUÉ CUBRE EL SOV?

El SOV es una cobertura de la que se beneficia todo usuario de un medio de transporte público, y de la que se dispone con el solo hecho de adquirir un billete para viajar en transporte público o utilizar la tarjeta transporte.

Sin embargo, existe mucho desconocimiento sobre cómo reclamar una indemnización con cargo al SOV y qué coberturas incluye.

Lo principal que debe saberse es que el SOV cubrirá aquellos daños que sufra un pasajero u ocupante de un medio de transporte público (autobús, metro, etcétera) mientras viajan en dicho transporte, o mientras subimos o bajamos de él.

La cobertura incluye también la asistencia sanitaria, es decir, el tratamiento que necesitemos para restablecernos de las lesiones sufridas en el accidente.

Y por otro lado también cubre los gastos de hospitalización, cuando sea necesario, así como los de rehabilitación.

¿QUIÉNES PUEDEN BENEFICIARSE DE ÉL?

Los beneficiarios de la cobertura que ofrece el Seguro Obligatorio de Viajeros son todos los pasajeros u ocupantes de un medio de transporte público del tipo que sea.

Ahora bien, cuando el accidente se produce porque el ocupante o pasajero que ha sufrido daños actúa con dolo o negligencia, o bajo la influencia de bebidas alcohólicas o drogas, no estará cubierto por esta garantía.

Para poder reclamar la indemnización con cargo al SOV, es muy importante conservar el título de trasporte utilizado para poder demostrar que viajábamos en él y reclamar la indemnización correspondiente.

Esta indemnización, a diferencia de la que corresponde con cargo al SOA o Seguro Obligatorio de Viajeros, se reclama en base a un Baremo específico y concreto que se recoge en anexo al Real Decreto 1575/1989, que recoge 14 categorías en las que se incardinan los distintos tipos de lesiones sufridas para determinar qué cantidad le corresponde percibir.

En la realidad, este Baremo se encuentra muy anticuado y las indemnizaciones son muy bajas para cada tipo de lesión, estando muy lejos de las que corresponden por esa lesión concreta con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros.

DIFERENCIAS ENTRE EL SOV Y EL SOA

Lo más importante que debe saberse cuando se reclama una indemnización por un accidente como pasajero de un medio de transporte público es que el SOV y el SOA son seguros complementarios y no excluyentes.

El Seguro Obligatorio de Automóviles cubrirá las indemnizaciones que correspondan por siniestros producidos por la culpa bien del conductor del medio de transporte de que se trate o bien de un tercero que sea el responsable del mismo.

Sin embargo, el Seguro Obligatorio de Viajeros cubre las indemnizaciones por las lesiones sufridas como pasajero u ocupante de un medio de transporte público por el mero hecho de haberlo utilizado y disponer del correspondiente título de transporte utilizado en el momento del siniestro.

Por tanto, habrá casos de siniestros en los que podremos percibir dos indemnizaciones, una con cargo al SOV y otra con cargo al SOA, por el mismo accidente, lo que va a depender de quién ha sido el culpable.

Así, si el siniestro se produce por una caída del pasajero fortuita o casual, donde no ha intervenido nadie más y por tanto la culpa es suya, no podrá reclamar una indemnización con cargo al SOA al ser responsable del accidente, pero sí estará cubierto por el SOV y con cargo al mismo podrá percibir una indemnización y recibir asistencia sanitaria.

Cuando el siniestro se ha producido por la culpa del conductor del medio de transporte público de que se trate, se pueden reclamar sendas indemnizaciones, la correspondiente al SOA, que pagaría la compañía de seguros del medio de transporte (autobús, metro, tren), y la correspondiente al SOV por ser ocupante o pasajero.

Y cuando el accidente es responsabilidad de un tercero, los pasajeros lesionados pueden también reclamar ambas indemnizaciones, la correspondiente al SOA que abonará la aseguradora del tercero interviniente responsable del siniestro, y la correspondiente al SOV en su condición de ocupantes.

LA IMPORTANCIA DEL ASESORAMIENTO DE UN ABOGADO ESPECIALISTA

En un accidente en un medio de transporte público es importante realizar la reclamación con garantías y dar los pasos necesarios de la manera adecuada para evitar problemas en la tramitación.

La importancia del asesoramiento de un abogado especialista es clave en este tipo de siniestros, de esta forma el lesionado podrá garantizar el cobro íntegro de la justa indemnización que le corresponde.

Para reclamar este tipo de siniestros, el abogado especialista indicará a la víctima los medios de prueba que necesita para demostrar cómo ha ocurrido el accidente.

Así, conservar el título de transporte y avisar a los servicios de emergencias para que realicen in situ la primera asistencia médica son dos pasos fundamentales en este tipo de reclamaciones.

También debe avisarse siempre a los agentes de la autoridad para que levanten un Atestado donde se explique claramente cómo ha ocurrido el siniestro. Esta prueba servirá para determinar la responsabilidad y, por tanto, a quien debe reclamarse la indemnización por los daños sufridos.

Por otro lado, el asesoramiento del abogado especialista también comprenderá la indicación de todos los documentos médicos que demuestren la entidad de las lesiones sufridas, pues este diagnóstico será clave a la hora de valorar la indemnización a reclamar.

La indemnización será mayor cuanto más graves hayan sido los daños, y las secuelas o incapacidades que hayan quedado tras la estabilización de las lesiones.

Para calcular la indemnización con cargo al SOA, se utiliza el Baremo de Tráfico, y comprenderá los daños personales (perjuicio personal básico, perjuicio personal particular, secuelas, operaciones quirúrgicas, etcétera) que deben calcularse de acuerdo a las Tablas contenidas en el mismo, y cualquier perjuicio o daño material o patrimonial derivado del siniestro.

Y para calcular la indemnización con cargo al SOV deberá acudirse al otro Baremo específico que recoge en 14 categorías las indemnizaciones a pagar según el tipo de lesión, y el pago es único y de una sola vez dependiendo de la categoría donde se incardina la lesión.

La experiencia de los abogados de LEGALCAR como especialistas en accidentes en transporte público nos ha demostrado la necesidad de que la víctima esté debidamente asesorada desde el primer momento, con el fin de que la reclamación se realice con garantías de éxito.