900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Todos hemos oído alguna vez hablar sobre el airbag, pero: ¿qué es el airbag y cómo funciona? Explicaremos qué son los airbags, dónde están y cómo funcionan

Los primeros airbags fueron construidos por Mercedes-Benz en 1981, aunque la patente data de 1971. En sus comienzos era un complemento de seguridad opcional, pero con el paso de los años se convirtió en un sistema de seguridad suplementario que todos los coches debían traer de fábrica por ley. Actualmente está instalado como complemento a los sistemas de retención de un vehículo y son la causa de que muchas vidas se salven a lo largo del año.

¿QUÉ ES UN AIRBAG?

El airbag, como su traducción indica (bolsa de aire), es una estructura flexible en forma de bolsa o globo que se activa por una compresión de gas para inflarse y amortiguar el daño producido impactos a los ocupantes del coche. Tiene cuatro funciones principalmente:

  1. Amortigua el impacto de los pasajeros frenando el movimiento provocado por la fuerza de la colisión.
  2. Reduce drásticamente el riesgo de sufrir laceraciones en el rostro por los cristales que salen disparados por la rotura del parabrisas.
  3. Impide que los pasajeros se golpeen contra los elementos del coche como el volante o el salpicadero, lo que podría provocar heridas graves.
  4. Reduce el movimiento de la cabeza evitando lesiones cervicales.

El airbag por si mismo no es un elemento de seguridad, pudiendo producir graves heridas si se le da un uso incorrecto. Es un complemento de los sistemas de retención, así que debemos tener siempre presente que abrocharse el cinturón es fundamental para protegerse en caso de accidente.

El sistema de airbags se compone de tres partes:

  1. Los sensores: Están presentes alrededor del coche, aunque tienen más presencia en la parte frontal y los laterales. Miden las condiciones del impacto para activar los airbags de uno u otro lado.
  2. La centralita reguladora: Analiza en milésimas de segundo los datos recogidos por los sensores y da la orden de activación a los airbags. Es capaz de diferenciar la intensidad de cada golpe y solo activa los airbags si es lo suficientemente fuerte.
  3. Las bolsas: Se encuentran en pequeños espacios dentro del coche como el volante, el salpicadero o las puertas. Están fabricadas con nailon y se activan mediante una reacción química que las infla de nitrógeno. El tiempo que pasa entre que la centralita manda la orden y la bolsa alcanza su tamaño máximo no llega a los 30 milisegundos.

¿CÓMO FUNCIONA UN AIRBAG?

En el momento de un impacto, se pone en funcionamiento la maquinaria que mueve el airbag. Los sensores colocados alrededor del coche incluyen giroscopios, acelerómetros y sensores de presión que miden la intensidad del impacto, la procedencia del mismo, la deceleración del vehículo y la trayectoria de la fuerza.

Los datos recopilados se envían a la centralita, que los interpreta y determina si son falsas alarmas, golpes leves o golpes lo suficientemente fuertes como para activar los airbags. Además, determina qué airbags deben activarse, puesto que por ejemplo activar los airbags frontales tras un choque lateral podría ser contraproducente.

Si la colisión es lo suficientemente fuerte, el airbag mandará un impulso eléctrico hacia el iniciador que, cubierto por material inflamable, provocará la reacción química que llenará las bolsas con  nitrógeno. Entre que los datos llegan a la centralita y ésta manda el impulso pasan entre 20 y 30 milisegundos. Una vez que la chispa se prende, el nitrógeno sale despedido llenando el airbag en un tiempo que oscila entre 30 y 40 milisegundos. El airbag sale despedido del compartimento donde está oculto a una velocidad de 300 km/h.

En total, desde que se produce la colisión hasta que el airbag está preparado para recibir el impacto no pasan ni 80 milisegundos, por lo que ya estará inflado antes incluso de que el cuerpo del conductor salga despedido hacia adelante por la fuerza cinética del impacto. Una vez pasado el golpe, empezarán a desinflarse progresivamente para no entorpecer la salida del vehículo a sus ocupantes.

CUÁNTOS TIPOS DE AIRBAGS EXISTEN

Cada modelo de vehículo incluye una serie de airbags, dependiendo de las preferencias del comprador o de la marca fabricante. El mínimo por ley son seis: dos laterales para la cabeza, dos laterales para el tórax y dos frontales. En total, existen los siguientes tipos de airbags:

  1. Airbags frontales: Protegen la cabeza y el tórax de los ocupantes de los asientos delanteros. Se encuentran en el salpicadero y el volante.
  2. Airbags laterales: Hay de dos clases, para la cabeza y el tórax. Están situados a los lados de los asientos para proteger de colisiones laterales.
  3. Airbags de cortina: Protegen la cabeza en caso de vuelco, estando situado por en los laterales del techo por encima de las ventanillas.
  4. Airbags de rodilla: Sirven para proteger las piernas del conductor, que es el que las tiene más encorsetadas con el volante, la columna de dirección y los pedales. Está situado debajo del volante, en el salpicadero.
  5. Airbags posteriores: Están situados en los reposacabezas de los asientos delanteros y son muy comunes en coches pequeños, donde la probabilidad de que los pasajeros de los asientos delanteros impacten con los asientos de delante es más alta.
  6. Airbag de cinturón: Algunos fabricantes ya incluyen un airbag especial en el cinturón que ayuda a distribuir la fuerza del impacto y disminuye el riesgo de lesiones.
  7. Airbag de peatones: La compañía Volvo está desarrollando este sistema que consiste en un  airbag en la parte inferior del morro del coche para proteger a las bicicletas y peatones de posibles impactos y disminuir los daños físicos.