¿Qué hacer si provoco un choque trasero con otro vehículo?

¿Qué hacer si provoco un choque trasero con otro vehículo?

En caso de choque trasero con otro vehículo conviene saber de quién es la culpabilidad, la importancia de la distancia de seguridad, si puedo reclamar indemnización.

El choque trasero es uno de los tipos de accidentes más comunes, que en la mayoría de los casos no tiene mucha dificultad a la hora de reclamar.

Sin embargo, puede haber problemas en las denominadas colisiones en cadena, donde en ocasiones puede resultar difícil determinar quién ha golpeado primero.

Por ello, demostrar la dinámica del siniestro con pruebas fehacientes es fundamental si queremos que la compañía de seguros obligada al pago no ponga problemas para indemnizar.

LOS CHOQUES TRASEROS SON CULPABILIDAD DE QUIEN GOLPEA POR DETRÁS

La principal premisa a tener en cuenta es que en un choque trasero la culpa siempre es de quien golpea por detrás.

En el tráfico diario, resulta muy habitual encontrarnos con vehículos que van demasiado pegados unos a otros.

En estos casos, es muy difícil reaccionar a tiempo en caso de que ocurra cualquier eventualidad que obligue a frenar en seco o de manera brusca sin provocar un choque trasero con el vehículo que nos precede.

La posibilidad de un choque trasero contra otro vehículo ocurre en multitud de situaciones habituales en el tráfico del día a día.

Pensemos, por ejemplo, en el caso de un vehículo que frena en un paso de peatones para dejarles pasar, y es colisionado por detrás por otro que va distraído o que da por hecho que el vehículo que le precede no iba a frenar.

Otro caso muy común es el vehículo que se detiene en un semáforo en ámbar y recibe un golpe trasero de otro que pensaba que iba a pasarlo sin detenerse.

También se produce el choque trasero en los accesos a las rotondas, muchas veces por distracciones o despistes del vehículo que va detrás, que no se percata de que el que le precede se ha detenido para ceder el paso a los vehículos que circulan por el interior de la rotonda.

Y quizá el caso más controvertido a la hora de demostrar la culpa es el choque trasero múltiple, es decir, cuando varios vehículos se ven involucrados en una colisión donde en ocasiones, es difícil saber quién de ellos ha golpeado primero.

En todos estos casos hay un común denominador, y es que siempre será responsable el vehículo que golpea por detrás. Y en estos supuestos, el culpable no podrá reclamar.

LA IMPORTANCIA DE LA DISTANCIA DE SEGURIDAD

La principal infracción que se comete en un choque trasero es no respetar la distancia de seguridad con el vehículo que nos precede.

En el año 2016, se produjeron 145 muertos y más de mil heridos a consecuencia de más de 24.000 accidentes por choque trasero y colisiones múltiples.

La distancia de seguridad está prevista como norma para que en caso de frenazo brusco del vehículo que nos precede, tengamos el espacio suficiente para frenar sin colisionar con el vehículo de delante, teniendo en cuenta velocidad, adherencia y condiciones de frenado.

En ocasiones resulta difícil realizar un cálculo de la distancia de seguridad recomendable, si bien el criterio más habitual es calcular 0,5 metros por cada kilómetro/hora de velocidad. Esto supone que, si circulamos a 120 km/hora, deberíamos mantener una distancia de 60 metros con el vehículo que nos precede.

Muchos conductores utilizan la llamada “regla de los dos segundos” para calcular la distancia de seguridad, para lo cual se fija la vista en un punto fijo y se calcula pronunciando “1101 y 1102”.

Hay que tener especial cuidado en situaciones de malas condiciones atmosféricas o con la calzada mojada, porque en esos supuestos se necesita más distancia de frenado. En estos casos es recomendable ampliar la distancia de la regla anterior a 3 segundos o más.

La Ley de Tráfico y Seguridad Vial indica que salvo en caso de inminente peligro, para reducir considerablemente la velocidad del vehículo, hay que cerciorarse de que puede hacerse sin riesgo para otros conductores y es obligatorio advertirlo previamente y realizarlo de forma que no produzca riesgo de colisión con los vehículos que circulan detrás del suyo.

¿PUEDO RECLAMAR?

En un choque trasero, solo puede reclamar la víctima no culpable.

Es decir, si tenemos en cuenta que quien golpea por detrás tiene la culpa, si provoco un choque trasero con otro vehículo y soy culpable, no podré reclamar.

Sin embargo, las víctimas de los coches culpables pueden reclamar por los daños y perjuicios sufridos en el accidente.

Estos daños y perjuicios reclamables pueden ser materiales o personales, y la indemnización será mayor o menor dependiendo del alcance de los mismos.

Para poder reclamar tendremos que demostrar la culpa del conductor que nos ha golpeado por detrás, para lo cual podemos, por un lado, formalizar un parte amistoso bien rellenado y que demuestre claramente la responsabilidad.

También es importante contar con un Atestado, sobre todo si se ha producido un alcance en cadena, porque en estos casos cualquiera de los vehículos implicados puede negar la culpa.

En este tipo de siniestros donde hay varias colisiones, hay que tener en cuenta que será responsable quien haya golpeado primero.

Así, si en una frenada brusca, por ejemplo, en una retención, si frenamos sin golpear al vehículo que nos precede, y recibimos un impacto trasero, puede ocurrir que nos haya golpeado el vehículo de detrás o que lo haya hecho al ser previamente colisionado por el que circula a su vez detrás de este último.

En estos casos el responsable no es el vehículo que nos golpea a nosotros, sino el anterior, que ha colisionado primero.