Qué hacer si tienes un siniestro con alguien sin seguro

Qué hacer si tienes un siniestro con alguien sin seguro

En ocasiones nos encontramos con que cuando tenemos una accidente, al realizar el parte amistoso nos dice el conductor contrario que no tiene seguro, o incluso hay casos donde el contrario nos facilita los datos de un seguro que luego resulta inexistente, o que está dado de baja por la compañía.

En estos casos los lesionados se preguntan  que han de hacer y qué ocurre, por lo vamos a indicaros qué derechos  corresponden a la víctima en estos casos y como se ha de realizar la reclamación.

Lo primero que se debe saber es que tenemos derecho a indemnización por accidente de tráfico por nuestras lesiones en los mismos términos que si hubiésemos tenido un accidente con un vehículo con seguro. Eso sí, tendremos derecho a indemnización  siempre y cuando podamos demostrar la existencia del accidente, por lo que es fundamental contar con el parte firmado, testigos, atestado, fotografías etc. Con esto queremos hacer hincapié en lo importante que es tomar los datos del contario en el momento, ya que si no hacemos parte y nos dan un teléfono falso o unos datos personales o  del vehículo  que resultan erróneos luego no podremos demostrar la existencia del accidente y no tendremos derecho a indemnización.

Se indemnizan en un accidente de tráfico tanto los daños materiales como las lesiones, y la entidad aseguradora que ha de abonar éstos es el Consorcio de Compensación de Seguros, que cubre los siniestros con vehículos que carecen de seguro en el momento de suceder el mismo.  Lo primero que hay que hacer es intentar identificar el vehículo con un FIVA, este trámite nos va a permitir conocer si el vehículo responsable realmente está asegurado o no en alguna compañía, es decir, el Consorcio de Compensación de Seguros hace una labor de registrador de seguros de vehículos, por lo que las compañías de seguros tienen la obligación de dar de alta y baja en el Consorcio de Compensación de Seguros cualquier seguro que realicen o den de baja. Es posible que una vez le solicitamos la información aparezca que el vehículo está asegurado en una compañía aunque ésta lo niegue, en estos casos aunque nieguen el aseguramiento del vehículo han de asumir el abono de las posibles indemnizaciones que correspondan a las víctimas.

Para el caso de que  el FIVA sean negativo y no aparezca ninguna aseguradora que cubra el vehículo causante del accidente en la fecha del accidente, es el propio Consorcio el que ha de asumir la responsabilidad del pago.

Lo siguiente que hará el Consorcio de Compensación de Seguros es solicitar toda la documentación que en primer lugar acredite el accidente (Atestado, parte amistoso, etc) y luego la documentación que acredite las lesiones (documentos médicos o informes periciales o forenses).

EL Consorcio solo puede negar el pago cuando entienda que no se ha acreditado la participación de un tercer vehículo culpable en el siniestro, o cuando entienda que hay una aseguradora obligada al pago. En caso contrario solo se discutirán las lesiones, es decir, si nos corresponde aquella cantidad que reclamamos o una menor.

En estos casos, igual que en el resto de reclamaciones de accidentes de tráfico, lo que es fundamental es haber llevado un seguimiento médico correcto, con toda la sintomatología recogida en informes médicos .

Lo normal es tener una valoración realizada por un especialista, ya que podrá acreditar las lesiones con la documentación (baja laboral, tratamiento rehabilitador, pruebas médicas, recetas médicas etc). Es recomendable contar con un perito médico para valorar dichas lesiones y que sea su informe en lo que se base el abogado para poder reclamar al Consorcio de Compensación de Seguros. En dicho informe pericial se ha de establecer no solo el tiempo que ha tardado en curar el lesionado, sino también las secuelas que le han podido quedar derivadas del accidente, incapacidades etc.

En el caso de que no se esté conforme con la valoración u oferta del Consorcio de Compensación de Seguros se tendrá que interponer una demanda civil contra el Consorcio de Compensación de Seguros. Ello implica la necesidad de abogado, procurador  y el perito anteriormente mencionado.

A partir de 2016 se modifica la tramitación de las reclamaciones por esta vía, pudiendo ser solicitado de mutuo acuerdo por las partes la valoración de las lesiones por un forense a través del Instituto de Medicina Legal del Juzgado del Partido Judicial donde ocurrió el accidente o de donde resida el lesionado, y para ello necesitará la autorización expresa del lesionado.

INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE DE TRÁFICO

En cualquier caso, la indemnización de cualquier accidente ocurrido antes del uno de enero de 2016 será valorada de acuerdo con  el Baremo vigente en este momento,  por lo que se indemnizarán:

  1. Los días impeditivos ( baja laboral o aquellos días que la víctima esté incapacitada para hacer su actividad habitual)
  2. Los días de curación ( tratamiento rehabilitador, siempre que sea curativo)
  3. Los días de hospital (siempre que se pernocte en el hospital)
  4. Las secuelas funcionales ( aquellas que dejen limitaciones o dolor para el resto de la vida)
  5. Las secuelas estéticas (aquellas que dejan un perjuicio estético, cicatrices, etc)
  6. El lucro cesante, siempre que se pueda demostrar la pérdida económica con documentación que acredite esa pérdida de ganancia.
  7. El daño emergente, que será igualmente necesario demostrar  esa la necesidad del gasto.
  8. Cualquier gasto derivado del accidente.

LEGALCAR ABOGADOS

Desde LEGALCAR recomendamos siempre acudir a un especialista lo antes posible, para garantizar que se den desde el principio los pasos necesarios para que la que reclamación se resuelva con éxito.