900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Los accidentes en el transporte publico son bastante habituales en ciudades grandes, donde hay más usuarios, sobre todo, autobuses urbanos e interurbanos, y donde existe gran afluencia de vehículos, sobre todo en horas punta.

CLASES DE ACCIDENTES EN MEDIOS DE TRANSPORTE PÚBLICO

Lo primero que debemos tener en cuenta es que en un medio de transporte público viajamos como ocupantes, y que por tanto tendremos derecho a indemnización siempre. No obstante, será diferente a quien tengamos que reclamar si el responsable del siniestro es el medio de transporte en el que viajamos o es un tercero.

Por ejemplo, puedo caerme dentro de un autobús porque el conductor ha frenado bruscamente porque no ha visto un ceda el paso y frena en el último momento, o puedo caerme porque otro vehículo se ha cruzado de manera temeraria en la trayectoria del autobús y este ha tenido que frenar bruscamente para evitar un mal mayor, que habría sido la colisión con dicho vehículo.

En el primer caso la indemnización la pagará la aseguradora del autobús, mientras que en el segundo lo hará la del vehículo que se ha cruzado en la trayectoria del autobús.

RECLAMAR UNA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE EN TRANSPORTE PÚBLICO

  1. Debe conservarse el título de transporte de ese día que acredite que viajábamos en el medio de transporte de que se trate.
  2. Nunca debe abandonarse el autobús tras una caída o golpe. Deberemos llamar a los servicios de emergencia y avisar al conductor de inmediato para que detenga el autobús. Hay que tener en cuenta que los conductores de autobús tienen obligación de hacer un parte de cualquier incidencia que ocurra en el mismo, y si no avisamos la aseguradora del autobús siempre negará responsabilidad.
  3. Es importante llamar a los agentes de la autoridad, Policía o Guardia Civil, para que levanten un ATESTADO que recoja las causas del accidente. La experiencia nos ha demostrado que si hay Atestado es mucho más sencilla la reclamación.
  4. También deben recabarse datos de testigos del accidente, principalmente viajeros del autobús, porque podrán ratificar nuestra versión de los hechos, y en caso de desacuerdo con la compañía podrán defender en juicio la misma. Si es posible debe pedirse a las autoridades que se personen en el lugar del accidente que incluyan los datos de esos testigos en el Atestado que levanten.
  5. Es  importante también poner una reclamación en la empresa de autobuses, y no olvidarse de tomar los datos del autobús, matricula, numero de autobús, y parada o lugar exacto del accidente.
  6. En el caso de que los servicios de emergencias nos trasladen a un centro sanitario y no hayamos podido dar nuestra versión del accidente ni recabar datos, debe ponerse una denuncia en comisaría, además de lo anterior.
  7. Para que las lesiones que hemos tenido queden perfectamente documentadas, debemos acudir, en caso de que no hayan ídolos servicios de emergencias, lo antes posible al hospital más cercano, para que nos hagan un examen exhaustivo y obtengamos un informe lo más completo posible de los daños sufridos. Y es conveniente adjuntar una copia de dicho informe de urgencias a reclamación que pongamos en la empresa de autobuses, para acreditar que se han sufrido lesiones

SI EL ACCIDENTE ES PROVOCADO POR UN TERCER CONDUCTOR

En este caso el conductor del autobús no será responsable, por lo que es conveniente contar con su testimonio de cara a la reclamación al culpable. Los pasos a seguir son los mismos, añadiendo que en estos casos es importante contar con los datos del tercero al que reclamaremos.

Si el tercero responsable que provoca el accidente se da a la fuga sin detenerse, lo que ocurre en muchas ocasiones cuando se cruza un vehículo en la trayectoria del autobús, deberá dirigirse la reclamación al Consorcio de Compensación de Seguros, si bien para que la misma sea viable será fundamental contar con el Atestado para acreditar que el tercero fugado es el culpable del accidente.

En LEGALCAR abogados somos especialistas en la reclamación de este tipo de indemnizaciones, y recomendamos siempre ponerse en manos, lo antes posible, en manos de abogados expertos, que están acostumbrados a defender y reclamar este tipo de siniestros.