Cuando sufrimos un accidente de tráfico en el que no somos culpables tenemos derecho a reclamar una indemnización. La cuantía de la misma y los conceptos por los que podremos ser indemnizados va a depender de las lesiones que hayamos sufrido, y a partir del diagnóstico inicial de las mismas iremos valorando todo lo que se puede reclamar como indemnización.

¿QUÉ PUEDO RECLAMAR?

Se puede reclamar todo aquel perjuicio derivado del accidente, ya sea físico, psicológico, material, o económico. Es decir, podremos reclamar los daños personales, los daños materiales, los gastos médicos o de cualquier otra índole, el lucro cesante, y en general cualquier perjuicio que hayamos tenido que pueda evaluarse económicamente.

DAÑOS PERSONALES

Son el menoscabo físico sufrido a consecuencia del siniestro. La indemnización por estos conceptos incluye:

  • Los días de hospital, que son todos aquellos que hemos pasado hospitalizados, es decir, pernoctando en el hospital.
  • Los días de baja, que constituyen el periodo en el que estamos incapacitados para hacer nuestra actividad habitual, sea o no laboral. Si estábamos trabajando en el momento del accidente normalmente se computan como impeditivos los días que hayamos estado de baja laboral. Si no trabajamos igualmente se computan como impeditivos los días que no hayamos podido hacer nuestra vida normal, por ejemplo los días en que un menor haya estado sin  ir al colegio a consecuencia de sus lesiones, o los que una ama de casa haya estado en reposo o cuidada por un familiar, o inmovilizado por ejemplo con un cabestrillo o una escayola. Todos ellos deben computarse como días de impedimento.
  • Días no impeditivos o de curación, que son todos aquellos en los que el lesionado ya está trabajando o haciendo su vida habitual, pero se está tratando para curar sus lesiones, y suele coincidir con el tiempo en el que hacemos rehabilitación, pruebas médicas, etc.
  • Secuelas: son el estado final en que queda el lesionado tras el tratamiento rehabilitador, y pueden ser de diversa índole. Se desglosan en el llamado Baremo de tráfico y cada una se valora con una horquilla de puntos. La puntuación va a depender de la gravedad de la secuela, según sea leve, moderada, grave o muy grave, la puntuación es distinta. A mayor puntuación, mayor indemnización. Estas secuelas pueden ser físicas, pero también psicológicas, lo que es bastante común en siniestros graves o por ejemplo atropellos, donde a la víctima le cuesta trabajo recuperar su vida normal y aceptar el hecho traumático que ha vivido.
  • Factores de corrección: también se recogen en el Baremo de Tráfico y se aplican dependiendo de las circunstancias del accidente. Por ejemplo, si el accidente ha generado una incapacidad a la víctima, ya sea parcial, total o absoluta, se valora y se reclama. Si se trata de na caso grave que ha generado para la victima la necesidad permanente de ayuda de una tercera persona, también se valora e indemniza este concepto. Si por ejemplo la victima queda en silla de ruedas y es necesario adaptarle la vivienda a su nueva situación, debe abonarse también este concepto en la indemnización que reclamamos. Y así con todos los factores de corrección que se contemplan en el Baremo.

DAÑOS MATERIALES

Esta indemnización comprende, por un lado, los daños sufridos en nuestro vehículo, motocicleta o bicicleta. Puede reclamarse el arreglo de los mismos, siempre que su coste no supere el calor venal o de mercado del coche, moto o bici. Si lo supera, la aseguradora va a pagarnos el valor venal, pero debe pedirse también el llamado valor de afección, que es un porcentaje sobre el valor venal que oscila entre el 10 y el 50% sobre dicho valor venal, según loscasos.

Dentro de los daños materiales deben reclamarse también todos aquellos objetos que portábamos en el momento del accidente y que han resultado dañados en el mismo. Esto incluye, por ejemplo, gafas de sol o de ver, teléfonos móviles, ordenadores, o en el caso de los motoristas el casco, los guantes o la indumentaria para moto. Es muy importante que acreditemos que viajaban con nosotros en el momento del accidente, para que luego la aseguradora no ponga pegas para pagarlo.

INDEMNIZACIÓN DE GASTOS DERIVADOS DEL ACCIDENTE

En este apartado pueden reclamarse gastos médicos, de farmacia, de rehabilitación, pruebas médicas que nos hayan pedido y hayamos pagado, tales como ecografías, resonancias, o incluso gastos de desplazamiento en taxi, por ejemplo, si nuestras lesiones nos impiden andar o conducir. Es importante conservar facturas de todo, para luego poder reclamarlo.

Lucro cesante: se reclama el perjuicio patrimonial demostrable y cuantificable económicamente que hayamos sufrido a consecuencia del accidente. En este apartado entrarían, por ejemplo, las pérdidas de los taxistas cundo tienen el taxi en taller  no pueden trabajar, o las deducciones en las nóminas por estar de baja laboral. Es necesario convertir este perjuicio en cantidades económicas concretas para reclamarlas.

LEGALCAR ABOGADOS

En cualquier caso desde LEGALCAR abogados recomendamos siempre acudir a un especialista en tramitar reclamaciones de indemnizaciones por accidentes de tráfico, máxime porque en 2016 entra en vigor la reforma del Baremo de indemnizaciones, y aumentan las partidas indemnizables, si bien va a ser necesario, por la amplitud de conceptos donde se puede pedir indemnización, contar con abogados especializados, para que no quede ninguna partida sin reclamar.