¿Qué supone atropellar a un ciclista?

¿Qué supone atropellar a un ciclista?

En las últimas semanas, hemos tenido que lamentar la muerte por el atropello a varios ciclistas. En casi todos los accidentes el conductor o conductora del coche que les arrolló iba bebido, incluso drogado. ¿Qué está pasando?

Para mí era previsible viendo el aumento de accidentes que llevamos arrastrando desde 2016. Eso, sumado al inicio del buen tiempo, cuando los aficionados a la bicicleta se echan a las carreteras y a que el momento con más densidad de ciclistas son los fines de semana justo a la misma hora que muchos salen de las discotecas y cogen el coche, es un caldo de cultivo idóneo para que los siniestros se multipliquen.

Ante la repercusión y alarma social, la DGT se plantea cambios que ayuden a reducir los siniestros y las cifras de muertos. Pero vayamos al aspecto jurídico de todo esto que ha cambiado, y bastante en los últimos años, con la reforma del Código Penal.

REFORMA DEL CÓDIGO PENAL

El antiguo Código Penal, el anterior a julio de 2015 cuando se modificó, no recogía un tipo penal específico para ciclistas ni atropellos.

El artículo 621 decía:

  1. Los que por imprudencia grave causaran alguna de las lesiones previstas en el apartado 2 del artículo 147, serán castigados con la pena de multa de uno a dos meses.
  2. Los que por imprudencia leve causaran la muerte de otra persona, serán castigados con la pena de multa de uno a dos meses.
  3. Los que por imprudencia leve causaran lesión constitutiva de delito serán castigados con pena de multa de 10 a 30 días.
  4. Si el hecho se cometiera con vehículo a motor o ciclomotor, podrá imponerse además la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo de tres meses a un año.

La mayoría de accidentes de tráfico, con el antiguo Código Penal, se consideraban como juicio de faltas, es decir, que las lesiones ocasionadas se calificaban como una imprudencia.

Este artículo, ya derogado, implicaba que se podría proceder a la apertura de un procedimiento penal por lesiones derivadas de imprudencias en la conducción. Para los casos más graves, como los fallecimientos, existía en el antiguo Código Penal la posibilidad de un juicio de faltas  por falta con resultado de muerte o calificarlo  como homicidio imprudente.

Actualmente está el artículo 142.1 que también existía antes de la modificación, y que dice:

El que por imprudencia grave causara la muerte de otro, será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años. Si el homicidio imprudente se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se impondrá asimismo la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a seis años.

Entra en vigor la diferencia entre imprudencia grave y menos grave, la diferencia viene en la pena. En la primera es cárcel la segunda es una multa. El mismo artículo 142.1 en el punto dos dice: “El que por imprudencia menos grave causara la muerte de otro, será castigado con la pena de multa de tres meses a dieciocho meses”. Si el homicidio se hubiera cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se podrá imponer también la pena de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de tres a dieciocho meses.

DE LA VÍA PENAL A LA CIVIL

Antes había faltas y delitos, ahora ya solo hay delitos para evitar en los casos menos importantes los juicios y reducir la saturación de procesos judiciales en los juzgados.

Realmente la diferencia es que antes los accidentes a ciclistas que no resultaban fallecidos pero sí lesionados, podían ir por un procedimiento penal, aunque la condena al conductor, si la había, era económica, una multa por día. También se podía pedir la retirada de carnet pero no se solía ni pedir ni conceder. Ahora salvo que demuestres la imprudencia grave, o el fallecimiento o lesiones muy importantes, el juzgado de oficio te lo archiva dejándote solo la vía civil para la reclamación a la compañía de seguros, no al conductor.

Para mí la parte negativa del nuevo Código Penal, es que antes se podía denunciar aquellos casos de accidentes donde la culpa era discutida, es decir, aquellos donde ciclistas y conductores no estaban de acuerdo en quién es el culpable del accidente. Con el anterior Código Penal se podía ir a un procedimiento en el que se podía discutir el accidente sin que existiese el riesgo de costas, en la actualidad el procedimiento es obligatoriamente civil, salvo fallecidos y grandes lesionados, por lo que para un lesionado de nivel leve o moderado si no está clara la culpa posiblemente se quede sin poder reclamar sus lesiones por riesgo  a perder el pleito. Y eso para mí, no es Justicia ya que se le está quitando el derecho a reclamar a las personas que no tengan recursos económicos.

 

Joaquín Torres

Joaquín Torres 
LegalCar

Más de 10 años ayudando a las víctimas de accidentes de tráfico a reclamar la indemnización justa por los daños sufridos.

 

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita