Reclamar accidente en Mercadona

Reclamar accidente en Mercadona

Una reclamación por indemnización por caída en Mercadona puede interponerse siempre que a causa de un siniestro exista una responsabilidad de un tercero, y se hayan producido una serie de daños, tanto personales como materiales, a la víctima del mismo. Los centros comerciales y establecimientos públicos son lugares de gran afluencia de clientes, sobre todo en épocas especiales como las rebajas o las campañas de Navidad, donde en ocasiones se hace difícil incluso transitar por los mismos, debido a las aglomeraciones de público.

Es bastante más habitual de lo que pensamos el sufrir un accidente en uno de estos establecimientos. Hay veces que la culpa de la caída es imputable solo al propio cliente, que se despista o se cae de manera fortuita.

Sin embargo en otros casos existe una responsabilidad del centro comercial, en supuestos en los que el siniestro se produce por causas no imputables al cliente, como manchas en el suelo, mal funcionamiento de escaleras o puertas giratorias, desniveles sin señalizar, etcétera.

En estos supuestos puede reclamarse una indemnización por los daños personales y materiales sufridos siempre que se podamos acreditarlos y demostrar la responsabilidad del establecimiento en el accidente.

MERCADONA

Mercadona es una compañía de supermercados, de capital español y origen valenciano, que se dedica a la venta de productos de alimentación, droguería y perfumería, e higiene personal.

Cuenta con más de 1600 tiendas repartidas por toda España, y junto con otras marcas comerciales tiene su propia marca blanca, denominada Hacendado (Alimentación), Deliplus (Cuidados y Cosmética), Bosque Verde (Limpieza del Hogar) y Compy (Mascotas).

Fue fundada en 1977, y su nombre proviene del valenciano “mercat de dona” (mercado de la mujer). Su capital es mayoritariamente familiar, y en la actualidad continua en expansión, teniendo previsto en 2019 instalar la primera tienda a nivel internacional, en Portugal.

 ¿QUÉ ES UNA RECLAMACIÓN POR ACCIDENTE?

Los accidentes en centros comerciales son bastante comunes y en muchas ocasiones las víctimas desconocen que pueden reclamar una indemnización. Es muy habitual que la persona que se lesiona abandone el centro comercial sin haber tomado la precaución de adoptar las medidas necesarias para acreditar el daño sufrido, y cuando conocen que pueden reclamar es tarde para recopilar algunas de las pruebas que son necesarias para acreditar la responsabilidad del establecimiento, y en consecuencia, poder plantear una reclamación por al accidente con garantías.

Por ello es muy importante que desde el principio, la víctima de una caída de este tipo esté asesorada por un abogado especializado en este tipo de siniestros, y sobre todo conozca desde el principio los pasos a dar para no tener problemas luego en la reclamación de la indemnización que le corresponde por los daños y perjuicios sufridos.

¿QUÉ PODEMOS RECLAMAR?

Podemos reclamar, en una caída en un establecimiento o centro comercial, tanto los daños personales o lesiones sufridas, como los daños materiales en objetos que lleváramos en el momento del accidente.

Cualquier daño a reclamar tiene que demostrarse. Así, si hemos sufrido daños en las cosas (un móvil roto, unas gafas, etcétera), debemos hacerlo constar en la reclamación que pongamos en el centro comercial, y sacar fotos de esos objetos dañados. Para solicitar la indemnización, deberemos en su momento aportar a la aseguradora presupuesto de arreglo o factura de la reparación efectuada.

En cuanto a la reclamación por daños personales, es importante que estén bien acreditados desde el principio. Por ello conviene que la primera asistencia médica nos la hagan en el mismo lugar del accidente, para lo que deberemos llamar al SAMUR o servicio de emergencia disponible. Y si no nos trasladan, deberemos en ese mismo momento acudir al servicio de urgencias del Hospital más cercano, para que nos hagan una evaluación más completa de las lesiones que hayamos sufrido.

La indemnización a reclamar va a incluir el tiempo que hayamos tardado en curarnos, que puede ser de incapacidad, si no podemos desempeñar las tareas propias de nuestra vida diaria (con o sin baja laboral), o puede ser un periodo en el que aunque no estemos incapacitados, tengamos que hacer tratamiento para curar nuestras lesiones, que normalmente va a ser rehabilitación.

Una vez nuestro traumatólogo nos haya dado el alta médica, deberemos pedir el informe final de rehabilitación y alta por estabilización lesional, en el que, en caso de que las tengamos, deberá hacerse constar la existencia de las secuelas que nos hayan podido quedar.

En caso de accidentes más graves, las lesiones nos pueden dejar una incapacidad, en cuyo caso tendremos que acreditarlas y reclamar también la indemnización que nos corresponda por este concepto. También se indemnizan, conforma al Baremo 2016, otras partidas, como por ejemplo las operaciones médicas a que nos hayan sometido a consecuencia de las lesiones sufridas en el accidente.

Cualquier gasto adicional se indemniza también como perjuicio patrimonial (lucro cesante y daño emergente), siempre y cuando podamos acreditarlo (gastos de farmacia, desplazamientos en taxi si es necesario, etcétera).

¿QUÉ NECESITAMOS PARA RECLAMAR?

Lo primero que necesitamos para reclamar es el asesoramiento de un abogado especialista en este tipo de accidentes. Los primeros pasos más inmediatos tras el siniestro son claves para que la reclamación pueda prosperar, por lo que no hay que esperar a hacer la consulta.

En una reclamación por caída en un establecimiento comercial es necesario:

  • No moverse del lugar del accidente y llamar a la Policía y a los servicios de emergencia para la primera atención médica. Conviene tener un parte oficial que acredite la realidad del accidente para que luego la aseguradora no la discuta.
  • Sacar fotografías del lugar del accidente y la causa que lo motivó. Normalmente los vestigios o restos del mismo son eliminados por empleados del establecimiento casi de inmediato.
  • Contar con testigos presenciales que hayan visto el accidente y pedirles los datos por si fuera necesario demostrar la dinámica del mismo.
  • Poner una reclamación en el centro comercial, indicando fecha, hora, lugar exacto, circunstancias del siniestro, datos de testigos, fotografías y copia del parte de asistencia médica inicial.

Normalmente es posible, a través de un abogado especializado, llegar a un acuerdo amistoso con el seguro del establecimiento. Si no fuera posible o la oferta de indemnización está por debajo de lo que le corresponde a la víctima, será necesario interponer un procedimiento judicial.

LEGALCAR ABOGADOS

El equipo de LEGALCAR abogados lleva años defendiendo los intereses de las víctimas de accidentes en establecimientos y centros comerciales. Nuestros abogados cuentan con la experiencia necesaria para ayudar al cliente desde el principio con el objetivo de conseguir la indemnización que por derecho les corresponda por los daños y perjuicios sufridos.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita