Caídas dentro del autobús: ¿Qué podemos reclamar?

Caídas dentro del autobús: ¿Qué podemos reclamar?

En las caídas dentro del autobús hay que conocer qué podemos reclamar, a quién hacerlo, qué necesitamos aportar, y si debemos aceptar la primera indemnización de la compañía.

Si viajas como ocupante de un autobús, puedes sufrir un accidente en el interior del mismo, que se puede producir por muchas causas. En ocasiones la responsabilidad es del propio conductor del autobús, mientras que en otros casos la culpa va a ser de un tercero, dependiendo del modo de ocurrir el siniestro.

El ocupante o viajero de un autobús cobra indemnización la mayoría del tiempo, salvo en los casos en los que se demuestra que ha habido una negligencia por parte del ocupante, por ejemplo cuando si se cae al subir o al bajar del autobús.

Para ello es muy importante contactar cuanto antes con LegalCar, que nos indique los pasos a dar y defienda nuestros derechos frente a la aseguradora obligada al pago.

¿QUÉ PODEMOS RECLAMAR?

Podemos reclamar todos los daños y perjuicios que hayamos sufrido en el siniestro, que por un lado serán las lesiones que hayamos podido sufrir, y por otro los daños materiales referidos, incluyendo daños en teléfonos, equipajes, gafas, y cualquier objeto que portáramos en el momento del siniestro que se haya dañado a consecuencia del mismo.

En cuanto a las lesiones, serán de mayor o menor entidad dependiendo del tipo de accidente, los antecedentes de la víctima, etcétera. Así, por ejemplo, este tipo de caídas dentro de un autobús afectan de especial manera a personas de edad avanzada, puesto que si se caen tienen mayores posibilidades de lesionarse con mayor gravedad que una persona más joven.

Cualquiera de los daños que vayamos a reclamar deben estar acreditados, ya que la carga de la prueba la tiene siempre la víctima. Por tanto, hará falta justificar mediante facturas o presupuestos de arreglo y fotografías los daños en las cosas, y con toda la documentación medica las lesiones sufridas.

¿A QUIÉN RECLAMAMOS?

Tendremos que reclamar a quien resulte responsable del accidente, y en este sentido es importante saber que el ocupante de un autobús puede reclamar en algunos casos hasta dos, una por Seguro de Responsabilidad Civil y otra  al Seguro Obligatorio de Viajeros, ya que son seguros no excluyentes.

El Seguro Obligatorio de Viajeros lo tiene incluido cualquier ocupante de un autobús por el mero hecho de adquirir el billete o utilizar el bono correspondiente, y que cubre aquellos daños sufridos por el mismo si tenemos un accidente de tráfico mientras viajamos en el autobús, o mientras subimos o bajamos del mismo.

Así, si el ocupante sufre una caída accidental, sin culpa de nadie más salvo del propio pasajero, podrá reclamar únicamente con cargo al Seguro Obligatorio de Viajeros,  basado en un Baremos específico, y percibirá una cantidad concreta dependiendo del tipo de lesión sufrida que se incluye dentro de alguna de las 14 categorías de dicho Baremo.

Y para el supuesto en el que la responsabilidad en el accidente haya sido de un tercero interviniente (por ejemplo, un vehículo que se cruza en la trayectoria del autobús, obligando al conductor del mismo a frenar bruscamente, provocando la caída de uno o varios pasajeros en su interior), tendremos que reclamar a la compañía de seguros de ese vehículo culpable, y además podremos también reclamar lo que nos corresponda con cargo al SOV.

¿QUÉ NECESITAMOS APORTAR?

Lo primero que debemos saber es que nunca debe abandonarse el autobús sin haber puesto los hechos en conocimiento del conductor, y es conveniente siempre llamar a los servicios de emergencia y a los agentes de la autoridad, para que levanten un parte de accidente.

Debemos también conservar el billete utilizado, y poner una reclamación en la empresa de autobuses, indicando lugar exacto del siniestro, día y hora, línea de autobús y matrícula, adjuntando parte de lesiones, datos de testigos y un breve relato de los hechos. Esto debe hacerse siempre, al margen de quien haya sido el responsable del accidente.

Para tramitar la reclamación es importante contar con la ayuda de LegalCar, puesto que la víctima normalmente no conoce la normativa, ni los plazos, ni los documentos que va a necesitar para reclamar.

La documentación necesaria tiene que acreditar, por un lado, las lesiones que hayamos sufrido, e incluye los informes de urgencias del Hospital, médico de cabecera, partes de alta y baja laboral si los hay, informes de rehabilitación, pruebas diagnósticas, y todos aquellos documentos que puedan demostrar tanto el tiempo que hemos tardado en curar como las posibles secuelas que nos hayan quedado.

Si además de lesiones hemos sufrido también daños en objetos o cosas, deberán reclamarse adjuntando fotografías y presupuestos o facturas de arreglo, y hacerlo constar en la reclamación que pongamos para evitar que la aseguradora lo pueda discutir.

¿DEBEMOS ACEPTAR LA OFERTA DE LA COMPAÑÍA?

Nunca debe aceptarse la primera oferta de la compañía, ya que la realidad es que las primeras ofertas son siempre por debajo de lo que realmente corresponde al lesionado.

Por eso es fundamental contar con el asesoramiento de LegalCar, que se ocupará de negociar con la compañía la oferta y tratar de llegar a un acuerdo amistoso, si bien cuando no es posible porque la cantidad ofrecida es menor que la que correspondería percibir a la víctima, será necesario interponer un procedimiento judicial.