Reclamar los daños sufridos en un accidente de tráfico requiere que se atienda especialmente al contexto del accidente y a las circunstancias que han rodeado el mismo, como por ejemplo, vehículos que han intervenido en el mismo, estado de la vía y del tráfico, preferencia de paso, daños sufridos, sean éstos materiales o personales, testigos, intervención de autoridades y servicios de primera asistencia, compañías aseguradoras, etc. Lo que hay que tener en cuenta es que no hay accidentes iguales ya que, a poco que varíe cualquier circunstancia, el resultado puede ser completamente diferente. En este artículo vamos a comentar cómo reclamar daños.

COMO RECLAMAR DAÑOS

Para reclamar daños sufridos en un siniestro de tráfico hay que, en primer lugar, atender a una serie de circunstancias de las que depende el éxito de la reclamación. Aunque la forma de reclamar será la misma, no es lo mismo sufrir un accidente en coche que en moto, o en bici que como peatón. Cada clase de accidente tiene su particularidad a la hora de reclamar los daños. Para más información, recomendamos buscar en nuestro Blog la entrada correspondiente al tipo de accidente sufrido.

Como ya hemos dicho, hay que atender también a las circunstancias que rodean el siniestro, a saber: situación de los vehículos, prioridad de paso, señales de tráfico, intervención de la Policía o Guardia Civil, testigos presenciales, intervención de ambulancias, etc. Lo principal tras sufrir un accidente de tráfico es cerciorarse de que quedan recogidas todas ellas o bien por escrito (mediante parte amistoso de accidente o Atestado), a través de testigos, o de otros medios, como fotografías, videos, etc. El objetivo de esto es recopilar las pruebas suficientes para que a posteriori pueda reconstruirse el accidente y no haya duda alguna sobre la dinámica, responsabilidad, etc. del mismo. En los casos en los que no se recopilan suficientes datos será muy complicado reconstruir el accidente, dando pie a que las partes implicadas manipulen su versión del siniestro y entorpeciendo la reclamación de los daños.

QUE SE PUEDE RECLAMAR

¿Qué daños son reclamables? Como explicamos en otros apartados de nuestro Blog, los daños reclamables en accidente de tráfico pueden ser personales o materiales. Los daños personales son aquellos que afectan a la persona en su esfera física y en su esfera psíquica. Hablamos básicamente de lesiones, físicas o psíquicas. Las lesiones físicas son aquellas que afectan al individuo en su cuerpo propiamente, por ejemplo, esguince cervical, luxación de hombro o rotura de ligamento cruzado de la rodilla. Las lesiones psicológicas son aquellas que afectan a la esfera psíquica del individuo, como por ejemplo el estrés postraumático. Los daños personales necesitan de ser valorados y objetivados por un especialista en valoración de daño corporal, es decir, un perito médico.

El trabajo de este perito es interpretar y valorar la documentación médica de la víctima así como su estado lesional actual para que, conforme al Baremo legal de tráfico, fije objetivamente una valoración. Recomendamos en este punto repasar otros apartados de nuestro Blog donde hablamos de los días de hospital, días impeditivos, días no impeditivos, secuelas y factores de corrección. Por daño material entendemos todo perjuicio económico que sufra la víctima, a saber: gastos, lucro cesante, deterioro y destrucción de objetos, etc.

DENUNCIA O DEMANDA

¿Cómo reclamar? Actualmente, con la reforma del Código Penal, sólo ha quedado abierta la reclamación civil de los daños sufridos en accidente de tráfico, al derogarse el artículo 621 de lesiones imprudentes del antiguo Código Penal. Anteriormente a la entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2015 por la que se reformaba el Código Penal, podían denunciarse los hechos ocurridos en un accidente de tráfico para reclamar daños. La denuncia se tramitaba en los Juzgados de instrucción del partido judicial correspondiente por la zona del siniestro y los daños quedaban valorados por el Médico Forense y por la Oficina de Peritos del Juzgado. Sin embargo ahora sólo queda reclamar por la vía civil. La vía civil, que explicamos más ampliamente en otros apartados de nuestro Blog, supone un procedimiento civil dirigido directamente contra la compañía aseguradora del vehículo responsable del accidente. La Demanda debe contener la cuantía exacta que se reclamaba y sus justificantes, es decir, valoración de pericial médica realizado por un experto en valoración de daño corporal en caso de lesiones y justificantes económicos en caso de daños materiales: tickets, facturas, facturas proforma, fotografías de los objetos dañados, etc. La Demanda, al contrario que la Denuncia, debe estar encabezada por Procurador y firmada por Abogado.

LEGALCAR abogados recomienda siempre asesorarse con un especialista en la materia, y lo antes posible, para no dar pasos en falso que luego puedan complicar la reclamación.