900 901 450 / 637 637 637 - Teléfono gratuito

Si eres víctima de un accidente de tráfico, te interesa conocer las reglas generales para el cálculo de las indemnizaciones que te van a corresponder por los daños y perjuicios sufridos.

Tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico, en enero de 2016, la reclamación derivadas de accidentes de circulación se complicó por las dificultades de interpretación de la nueva normativa y la introducción de nuevos requisitos y pasos a dar a la hora de formalizar dicha reclamación.

Si bien hay mucha información al respecto, la realidad es que las víctimas de un accidente de tráfico carecen, como es normal, de los conocimientos y la información necesaria para valorar sus indemnizaciones, por lo que siempre van a necesitar ayuda.

La nueva normativa exige a las partes (víctima y compañía) deberes recíprocos de colaboración, pero esto, mal gestionado por parte de la víctima, juega siempre a favor de la compañía de seguros.

Determinación de las circunstancias para la valoración del daño

Calcular las indemnizaciones exactas que le pueden corresponder a la víctima nada más sufrir un accidente es imposible, porque las mismas están condicionadas por el tipo de lesiones sufridas, junto al proceso evolutivo que vayan teniendo, y el estado en el que queden una vez reciban el alta médica.

Esto significa que son muchas las circunstancias que intervienen en la valoración del daño sufrido por la víctima, y, por tanto, para determinarlas y calcular posteriormente la indemnización, es necesario esperar a que el lesionado finalice su proceso curativo y se disponga de toda la documentación en base a la cual se va a calcular la indemnización.

Por eso, cuando en LEGALCAR recibimos a los clientes y nos preguntan cuánto van a cobrar, nuestra respuesta es siempre la misma: podemos hacer una valoración aproximada con los datos iniciales que tenemos, pero esa valoración va a estar condicionada por el proceso curativo de la víctima.

Es importante tener en cuenta que el Baremo de Tráfico recoge multitud de conceptos y partidas susceptibles de reclamarse, y que hay que valorar caso por caso en función de las circunstancias de cada lesionado.

Es más, imaginemos que en un accidente de coche resultan lesionados el conductor y el ocupante, y ambos sufren la misma lesión consistente en un esguince cervical, supuesto que hemos tramitado muchas veces en LEGALCAR.

Pues bien, las indemnizaciones a percibir por cada uno de ellos van a ser diferentes, porque van a depender de múltiples circunstancias: el tiempo que han tardado en curar, si han estado o no de baja laboral, cuánto tiempo han hecho RHB, sus antecedentes médicos previos, y si les han quedado o no secuelas tras el alta médica, entre otras cosas.

Cómputo de edades

A la hora de calcular la indemnización que corresponde a la víctima de un accidente, uno de los factores que intervienen en la valoración es la edad de la víctima.

En ese sentido, el Baremo de Tráfico establece una serie de Tablas que son de aplicación según cada caso concreto, y en las que la edad del lesionado juega un papel fundamental.

El caso más relevante es el de las secuelas. Una secuela se valora, por un lado, atendiendo a su gravedad, mediante un sistema de puntos. Es decir, cada secuela tiene una horquilla de puntos, valorándose en 1 punto si la secuela es leve, y subiendo la puntuación es función de si es moderada o grave, hasta el límite asignado en puntos para la misma.

Por otro lado, para calcular el valor del punto de secuela de un lesionado, se tiene en cuenta la edad. Y esta valoración se realiza acudiendo a las Tablas del Baremo, donde se indica exactamente la indemnización a percibir por cada lesionado en función de la edad y el número de puntos de secuela.

La principal dificultad radica en que, en términos generales, las compañías de seguros tienden a no pagar secuelas, o si lo hacen, la valoración va a ser siempre en mínimos, para pagar lo menos posible a la víctima.

De ahí que sea necesario que el perjudicado cuente con la ayuda de LegalCar, no solo para el seguimiento del caso, sino también para calcular la indemnización.

Así, si la víctima tiene una secuela en valores moderados, por ejemplo, 3 puntos, y la aseguradora la reconoce, pero solo ofrece un punto, será labor de LegalCar defender los 3 puntos, si es necesario en un procedimiento judicial, y el sistema para apoyar esa reclamación será, en la mayoría de los casos, una pericial médica.

Determinación de la cuantía de las partidas resarcitorias

Ya hemos visto que para calcular de la indemnización por un accidente de tráfico hay que esperar a la evolución del lesionado, y una vez obtenga el alta médica es cuando podrá valorarse, en función de la documentación y el proceso curativo, qué cantidad se puede reclamar.

Hay lesionados que acuden al abogado cuando la compañía de seguros les hace una oferta de indemnización. Gran error.

Esto no significa que no pueda ya negociarse al alza la oferta por un LegalCar, pero si la víctima no ha tenido seguimiento durante su proceso, es más que seguro que su documentación estará incompleta o le faltará acreditar alguna lesión que la compañía, lógicamente, no ha reconocido por no estar probada.

Por tanto, para determinar la cuantía de las partidas que hay que incluir en las indemnizaciones, hace falta siempre la ayuda de LegalCar.

Por ejemplo, la víctima no tiene por qué saber que, si sufre una intervención quirúrgica a causa de las lesiones sufridas, puede cobrar una cantidad por operación que está incluida en el Baremo. Y, por tanto, si la aseguradora no hace oferta por ello, se va a quedar sin cobrar por este concepto, porque no lo sabe.