¿Se puede vender un coche accidentado?

¿Se puede vender un coche accidentado?

No es la primera vez que nos encontramos con la pregunta de si se puede o no vender un coche accidentado por parte de algún cliente que viene a vernos. Vender un coche accidentado debe hacerse con garantías, sobre todo si se vende a un particular, porque en ocasiones los daños son de tal magnitud que aunque el vehículo se repare, puede empezar a dar problemas al cabo de un tiempo, que puede ser más o menos corto dependiendo de los daños que tuvo en el accidente.

Hay opciones de venta del vehículo a particulares o a empresas que se dedican a ello. Conocer los pasos, las consecuencias y qué podría pasar en estos casos es el propósito de este artículo.

¿DEBEMOS INFORMAR AL COMPRADOR?

Tras sufrir un accidente, muchos conductores se plantean la opción de vender su vehículo, y lo primero que uno debe pensar es a qué tipo de comprador le queremos vender nuestro coche, porque es lo más importante si queremos tratar de conseguir el mayor precio por el mismo.

Hay que tener en cuenta que si el coche que vamos a vender tiene muchos daños, lo normal es que la oferta que nos hagan por él sea muy a la baja, porque el comprador sabe que nos corre cierta prisa vender un vehículo que ya no nos sirve para nada.

Normalmente hay tres opciones a elegir con nuestro vehículo accidentado tras hablar con la aseguradora: arreglar el coche, aceptar la oferta que nos haya hecho por el mismo la compañía de seguros o venderlo por nuestra cuenta.

En este punto es importante tener en cuenta los daños que ha sufrido el vehículo, porque si son cuantiosos la aseguradora nos va a ofrecer una cantidad baja, y por otro lado la reparación puede ser muy costosa y el vehículo no va a quedar bien del todo, por lo que la opción de venderlo a una empresa dedicada a compraventa de coches accidentados puede ser la más rentable.

Los posibles compradores que tendremos para decidir serán los desguaces, las aseguradoras, algunos concesionarios de coches, empresas dedicadas a ello y particulares, aunque esta última opción es la menos habitual. En todas estas opciones salvo la última, el comprador sabe de antemano que el coche ha sufrido un accidente.

El problema puede surgir si vendemos el vehículo a un particular y no le informamos de que el coche ha sufrido un accidente ya que debemos hacer saber al comprador el hecho para evitar problemas futuros.

¿TENGO ALGÚN DERECHO COMO COMPRADOR DE UN COCHE ACCIDENTADO?

Cuando compramos un coche de segunda mano, pueden surgir problemas, para lo que hay que distinguir si se lo compramos a un concesionario o a un particular, ya que hacerlo en un concesionario tiene más garantías, aunque por el contrario el precio normalmente será mayor en el concesionario que si lo compramos a un particular. En ambos casos tengo derecho como comprador de un coche accidentado, dependiendo de si lo hemos adquirido a uno u otro comprador.

La compra de un vehículo usado en un concesionario está amparada por la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, y la garantía es de un año desde la compra del vehículo.

En estos casos el concesionario es responsable del estado del vehículo, y si el comprador detecta algún fallo podrá reclamar a través del Arbitraje de Consumo, pudiendo optar por la reparación gratuita de los defectos encontrados en el coche que hemos comprado, la sustitución del vehículo que hemos adquirido por otro de similares características o bien la devolución del precio abonado en la compra del coche.

Si adquirimos el vehículo usado a un particular el vendedor tiene obligación de entregarnos el vehículo sin vicios ocultos y sin cargas ni gravámenes de ningún tipo, pero no tiene obligación de entregar alguna garantía de que el vehículo está en buenas condiciones por escrito, por lo que si surge algún problema el comprador va a tener que demostrar que el mismo existía antes de adquirir el vehículo.

Eso sí, no tendremos derecho a reclamar nada por algún fallo o defecto que esté a la vista en el momento de la compra, solo en el caso de que se trate de vicios ocultos.

¿EXISTE LA POSIBILIDAD DE RECLAMAR?

SÍ existe la posibilidad de reclamar, mediante un procedimiento civil, ya que el Código Civil regula las compraventas de vehículos entre particulares, protegiéndose al comprador cuando el vehículo adquirido presenta defectos o averías que impidan su utilización para el fin para el que han sido adquiridos.

Hay dos tipos de defectos: aquellos que por sus características impiden que el vehículo adquirido pueda utilizarse para su uso, y por otro lado los denominados vicios ocultos que pudiera tener el coche en el momento de venderse.

Ejemplos del primer caso serían, por ejemplo, problemas con la bomba de inyección, en el cigüeñal del motor, o una pérdida de potencia que haya obligado a múltiples reparaciones.

Como supuestos del segundo caso tenemos fallos en el ordenador o navegador, en la caja de cambios, o fallos por haberse quemado la instalación eléctrica.

En el primer supuesto, el vehículo queda inhabilitado para su uso, con lo que se ha producido un incumplimiento de contrato. El comprador deberá demostrar la existencia de esos defectos y que son anteriores a la compra y podrá solicitar la resolución del contrato de compraventa (Artículos 1101 y 1124 del Código Civil). En caso de demandar el comprador puede exigir o el cumplimiento de la obligación contractual o la resolución del contrato, con sus intereses y el resarcimiento de los daños causados.

En el segundo supuesto (vicios ocultos) el Código Civil pone a disposición del comprador la protección de los artículos 1.484 y siguientes, existiendo un plazo de 6 meses desde la entrega del vehículo, siempre y cuando el vicio no esté a la vista, existiera antes de la venta y que el comprador no haya podido detectarlo por no ser experto en la materia.

El comprador pude elegir resolver el contrato previa devolución de las cantidades abonadas, o rebajar la cantidad abonada en proporción al vicio oculto, en el caso de que el vendedor desconociera los vicios ocultos en el momento de la compra.

Si el vendedor conocía los vicios ocultos en el momento de la compra y no los indicó al comprador las opciones son las mismas pero si el comprador decide resolver el contrato puede solicitar además daños y perjuicios.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita