Secuelas en el baremo de tráfico 2017

Secuelas en el baremo de tráfico 2017

El nuevo Baremo de tráfico que entró en vigor el pasado 1 de enero de 2016 ha supuesto una verdadera revolución al tratarse de una reforma legislativa sin precedentes en nuestro país. Tras algo más de un año en funcionamiento los profesionales que nos dedicamos a este tipo de reclamaciones desde hace años ya hemos empezado a ver la aplicación práctica del mismo en los casos reales que hemos ido tramitando a lo largo del año 2016.

Uno de los puntos más controvertidos a aplicar del Baremo nuevo es la parte relativa a las secuelas, que se ha complicado de manera importante por la cantidad de particularidades que ahora pueden darse en cada caso.

Ya hemos visto en otros post que el Baremo 2017 en realidad no existe, se trata del Baremo 2016 pero actualizado con el incremento de las pensiones previsto en los Presupuestos Generales del Estado.

En 2017 la actualización ha sido del 0,25%, incremento que aunque sea tan pequeño debe tenerse en cuenta para calcular la indemnización por secuelas que nos pueda corresponder.

CÓMO AFECTA AL CALCULO DE LAS SECUELAS

Ya hemos visto en otros post que el cálculo de la indemnización por secuelas derivadas de accidente de tráfico con el Baremo 2016 ha cambiado de manera importante respecto al Baremo antiguo.

Así, teníamos por un lado que para calcular las secuelas por accidente de tráfico teníamos que sumar las cantidades correspondientes a:

  • El perjuicio personal básico
  • El perjuicio personal particular
  • El perjuicio patrimonial, que se divide en lucro cesante y daño emergente.

Para valorar las secuelas tenemos que contar siempre con un informe médico o pericial que acredite su existencia, su intensidad, y el nexo causal con el accidente en cuestión.

Para su cálculo utilizaremos la Tabla 2.a del Baremo, teniendo en cuenta que no tenemos que sumarlas y ya está, sino que al igual que ocurría en el antiguo Baremo, debe utilizarse la fórmula correctora mediante la cual vamos a calcular el número final de puntos, ordenando los puntos de mayor a menor y aplicando la fórmula.

Una vez tengamos las cantidades correspondientes en concepto de secuelas, si la estabilización de la lesión ha ocurrido en 2017, tendremos que aplicar la actualización correspondiente al presente año 2017, es decir, el 0,25%.

SECUELAS SON INTERAGRAVATORIAS, DUPLICADAS O CONCURRENTE

Las secuelas concurrentes se dan para aquellos casos en los que al lesionado tras el accidente le queda más de una secuela.

No se valoran igual las secuelas individuales que las concurrentes, ya que cuando tenemos secuelas concurrentes debemos aplicar para calcularlas la fórmula correctora de Balthazar, igual que en el Baremo anterior.

El resultado del cálculo de indemnización por secuelas concurrentes aplicando dicha fórmula se traduce en que cuantas más altas y más sean las secuelas concurrentes, menos puntos obtendremos al final.

Las secuelas interagravatorias se recogen en el artículo 99 del Baremo 2016 que nos indica que son “aquellas secuelas concurrentes que, derivadas del mismo accidente y afectando funciones comunes, producen por su recíproca influencia una agravación significativa de cada una de ellas”.

 Se recogen en la Tabla 2.a.1 y prácticamente coinciden con las llamadas secuelas bilaterales, que afectan a dos miembros iguales. Sin embargo se indica en el artículo 99 la posibilidad de incrementar un 10% la fórmula de Balthazar para el caso de que nos encontremos que entre las secuelas concurrentes haya secuelas interagravatorias que no estén contempladas en el Baremo, si bien en estos casos seguramente contaremos con la oposición de la aseguradora al abono de indemnización por estas secuelas, y tendremos que contar con una buena pericial y un buen perito para defenderlas en juicio y que el Juez decida.

En cuanto a las secuelas duplicadas, que durante años fue uno de los motivos de discrepancia entre la posición de la defensa de la víctima y la de las compañías aseguradoras, se encuentran recogidas en el artículo 97.3 del nuevo Baremo 2016, que indica:

Una secuela debe valorarse una sola vez, aunque su sintomatología se encuentre descrita en varios apartados del baremo médico, sin perjuicio de lo establecido respecto del perjuicio estético. No se valoran las secuelas que estén incluidas o se deriven de otras, aunque estén descritas de forma independiente.

Se diferencian de las secuelas interagravatorias en que las duplicadas se basan en lesiones distintas que provocan un empeoramiento de los mismos síntomas en el lesionado, y en cambio las secuelas interagravatorias tienen el origen en la misma lesión, aunque la sintomatología parezca distinta.

¿MODIFICA EL BAREMO NUESTRA FORMA DE TRABAJAR COMO ABOGADOS?

Por supuesto que lo modifica, porque la primera conclusión a la que llegamos es que tras la entrada en vigor del nuevo Baremo de Tráfico 2016 no vale cualquiera para lanzarse a calcular la indemnización que le pudiera corresponder.

Nuestra forma de trabajar ha cambiado, sobre todo porque el nuevo Baremo nos ha impuesto una serie de condicionantes y requisitos que debemos cumplir para garantizar que la reclamación prospere.

900901450 – Teléfono gratuito