Sentencia ejemplar contra una aseguradora que sienta precedente

Sentencia ejemplar contra una aseguradora que sienta precedente

Por fin ha llegado el momento en que los asegurados salen bien parados y no se ven perjudicados, como venía ocurriendo hasta el momento, por las poderosas aseguradoras. Y es que se ha creado jurisprudencia en contra de la famosa teoría del “enriquecimiento injusto”. Quizá en un primer momento no sepan de qué les estoy hablando, pero enseguida reconocerán esta teoría en situaciones que hayan vivido sus conocidos o familiares e incluso ustedes mismos.

Esta doctrina está basada en la falsa idea de que si tras un accidente el coste de reparar el vehículo accidentado es mucho más elevado que el valor del mismo en el mercado en el momento del siniestro, pagarlo en su totalidad resultaría muy negativo económicamente para la aseguradora e injustamente beneficioso para el asegurado. Ante esta teoría los conductores eran siempre lo peor parados ante un accidente, peor esto puede haber terminado por fin.

La Audiencia Provincial de Pontevedra ha sentado un importantísimo precedente, nunca ocurrido hasta ahora en este país. Ha obligado a la aseguradora Mapfre a pagar la totalidad del coste de la reparación de un coche accidentado, al argumentar que nunca podría existir un enriquecimiento por parte del asegurado ya que existe una contraprestación al haber estado pagando la prima durante todo el tiempo que ha durado el contrato entre el propietario del vehículo siniestrado  y la aseguradora.

Concretamente en este caso, el propietario del vehículo sufrió un choque y tenía contratada en Mapfre una póliza de cobertura de sus propios daños, eso sí, con una franquicia de 600 euros. La reparación de los daños del vehículo tuvo un coste de 6.913 euros por lo que el propietario le requirió a la aseguradora este importe, descontando eso sí, los 600 euros de la franquicia.

Cuando se realizó el peritaje del vehículo establecieron que en ese momento el valor de ese vehículo en el mercado era tan solo de 2.500 euros. Aprovechándose de este peritaje, Mapfre ofreció al propietario del vehículo siniestrado y cliente una compensación de tan solo 1.500 euros, un importe cinco veces menor que lo que al propietario le costó la reparación de su vehículo.

Ante esta irrisoria compensación, el  asegurado denunció y ha conseguido un fallo a su favor por lo que la seguradora ha tenido que abonar el coste total de reparar el vehículo. Mapfre recurrió bajo el amparo de esta teoría del enriquecimiento injusto, pero el juez la ha desestimado alegando que se daría el caso de un enriquecimiento injusto si por el desgaste del automóvil, al asegurado se le fuera reduciendo la prima del seguro. Pero nunca ocurre de este modo, ya que el tomador del seguro siempre paga el mismo importe en su póliza o prima, por lo que si se limitara la indemnización al valor del vehículo en el mercado en ese momento, se daría un falta evidente de correspondencia entre el coste de la póliza y el interés del tomador del seguro y por tanto, un enriquecimiento evidente de la compañía aseguradora.

El asegurado pagaba una prima anual de 905,94 euros. Si se hubiera hecho caso a la aseguradora que tan solo quería indemnizar a su cliente con 1.500 euros en referencia al valor del mercado, cada año Mapfre estaría cobrando a su cliente más de la mitad del valor del automóvil.

Por tanto se ha demostrado que no hay nada de cierto en que el asegurado se enriquezca injustamente a costa de la compañía de seguros cuando éste le reclama que pague el costo dela reparación del automóvil y queda patente que contrariamente, es la compañía la que se enriquece de manera injusta a costa de los asegurados.

En definitiva, una sentencia que sienta precedente, peor ahora me surge la duda. Tras esta sentencia, ¿alguna compañía querrá asegurarnos si nuestro vehículo no es totalmente nuevo? Veremos qué ocurre…

¿Quieres hablar con un abogado experto en accidentes de tráfico? te llamamos sin compromiso.

Por favor, seleccione una forma válida