Siniestro con contrario sin seguro

Siniestro con contrario sin seguro

Puede ocurrir que suframos un accidente de tráfico y nos encontremos con la desagradable situación de que el contrario no tiene seguro. Nos bajamos del vehículo, vamos a rellenar el parte y…¡el contrario no tiene el coche asegurado! Por el motivo que sea, hay gente que le echa la culpa a la propia compañía, otros reconocen no haber pagado el recibo trimestral y otros directamente reconocen que no tienen por culpa suya. El caso es que se sufra un accidente con contrario sin seguro y esto nos genera unas considerables dudas en cuanto a nuestra posibilidad para reclamar.

Antes de nada, tranquilidad, en caso de que suframos un accidente con contrario sin seguro, responde el Consorcio de Compensación de Seguros. Pero, como sabemos de la importancia de tener previstos estos supuestos, en este artículo os explicamos los pasos a seguir para poder reclamar todos los gastos con la mayor probabilidad de éxito cuando el contrario no tiene seguro.

¿QUÉ PASA CON LA INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE CON CONTRARIO SIN SEGURO?

 

Si hemos tenido la mala suerte de sufrir un accidente del que no somos culpables, lo primero es intentar realizar el parte amistoso con el contrario, si nos manifiesta el conductor que no tiene seguro hemos de realizar el parte igualmente. En este caso, nos encontraremos ante un accidente con contrario sin seguro.

Nos tenemos que asegurar, que se describen los hechos correctamente, tomando los datos del conductor y del vehículo, así mismo ha de firmar el parte. Esto nos garantiza que el Consorcio de Compensación de Seguros se hará cargo de los daños y de las posibles lesiones sufridas si el accidente se ha producido con un contrario sin seguro.

La figura del Consorcio de Compensación de Seguros está configurado para responder en aquellos casos en los que un vehículo sin seguro genere un accidente. Los requisitos que hay que cumplir para que el Consorcio de Compensación se haga cargo de los gastos es demostrar que un tercero contrario sin seguro es responsable del accidente. Para eso nos sirve el parte amistoso firmado por las partes.

Es decir que si hacemos el parte amistoso lo rellenamos igual que si tuviera seguro y así nos aseguramos que el Consorcio de Compensación se hará cargo de los daños y lesiones sufridas.

En caso de que el conductor contrario no quiera hacer parte, tendremos que llamar inmediatamente a la Guardia Civil o Policía Local a fin de que levante el oportuno atestado para acreditar el accidente y la dinámica del mismo. En caso de acudir la autoridad competente procederán a multar al conductor contrario sin seguro.

Para el caso de que el conductor no supiera que estaba sin seguro, podrá reclamar a su aseguradora que le justifique la notificación de cancelación del seguro, ya que ésta puede haberse producido por un error de la compañía o algún fallo bancario.

Los daños materiales han de ser peritados para que el Consorcio de Compensación de Seguros apruebe la reparación o el pago del valor venal del vehículo. Para valorar las lesiones lo mejor es contratar los servicios de un perito médico externo para que pueda valorar las lesiones producidas en el accidente de tráfico. Dicho informe el que se utilizará para reclamar contra el Consorcio de Compensación de Seguros la indemnización por lesiones derivadas del siniestro. Para valorar los daños materiales se deberán aportar cuantos justificantes sirvan para demostrarlos, a saber: gastos, tickets, facturas, lucro cesante, etc.

También nos podemos encontrar en la situación de que el conductor piense que esta asegurado con una compañía y ésta rechace el parte al manifestar que no asegura el vehículo por darlo de baja, o por cambio de seguro, etc.

EL ACCIDENTE SIN SEGURO

No es habitual, afortunadamente, sufrir un accidente sin seguro o con contrario sin seguro. La legislación vigente protege estas situaciones para que las víctimas no queden expuestas a sufrir daños sin posibilidad de ver resarcidos sus derechos. De ahí que se introdujese el periodo de carencia de los seguros, que es un plazo adicional que los seguros están en vigor pese a haberse dado de baja por algún motivo. Generalmente estos periodos de carencia suelen oscilar entre los 15 y los 30 días.

En nuestro despacho hemos gestionado múltiples casos de accidentes sin seguro, que finalmente se han resuelto con éxito y las víctimas cobraron la correspondiente indemnización por los daños sufridos:

Caso real de accidente con contrario sin seguro: J.A.P  de 28 años fue atropellado en un paso peatonal por un coche que no tenía seguro, como consecuencia del accidente J.A.P sufrió una fractura de tibia y peroné en la pierna izquierda. Los testigos del accidente llamaron a la policía que se apersonó en el lugar y a urgencias. Afortunadamente, a pesar de que el lesionado fue trasladado a urgencias, los testigos explicaron a las autoridades la dinámica del accidente, comprobando efectivamente que  el conductor fue el culpable del accidente.

Gracias al atestado policial fue posible reclamar la indemnización al Consorcio de Compensación Seguros. J.A.P estuvo de baja 150 días por su lesión, además de 50 días en tratamiento rehabilitador. Al sufrir una fractura tuvo una secuela por retirada de material de osteosíntesis de 3 puntos. Solo por las lesiones J.A.P  recibió 12.714,23€ a lo que se le debe sumar lucro cesante porque el lesionado era autónomo y otros daños patrimoniales.

CONSECUENCIAS DE TENER UN ACCIDENTE SIN SEGURO

 

Las consecuencias de tener un accidente sin seguro son para quien ha provocado el accidente. Como mencionamos anteriormente circular sin seguro acarrea una multa para el conductor. Al contrario de lo que podamos creer, los accidentes con vehículos implicados sin seguro, son más comunes de lo que parece en 2014 ocurrieron 10.774 accidentes de tráfico con un vehículo no asegurado.

Por si te preguntas cómo se mantiene el Consorcio de seguros, la repuesta te va a sorprender. Todas las compañías aseguradoras aportar un 2% de todas las primas al fondo del Consorcio, igualmente la mitad de lo recaudado en las multas por circular sin seguro van destinadas al mismo fondo.

Además de las multas, se podría retener el vehículo por un tiempo prudencial, hasta que se compruebe que ya se ha contratado una póliza. En caso de que el conductor sea reincidente, se podría retener el vehículo por al menos tres meses, si durante ese periodo el conductor no se hace con una póliza, puede retenerse el vehículo por un año, estando habilitado para conducir otro vehículo – siempre y cuando cuente con la documentación necesaria.

Otro de los aspectos que han cambiado es que hasta julio de 2015, es que los lesionados de accidentes de tráfico antes tenían que ser explorados por un médico del juzgado que era imparcial. Ahora deben son revisados por el perito de la compañía aseguradora, siendo totalmente parcializado, además, en caso de querer demandar, el lesionado debe pagar a un perito médico independiente.

Por otra parte, hasta julio de 2015, los accidentes de tráficos se reclamaban por el juzgado penal, pero ahora estas faltas han sido despenalizadas, por lo que ya no es posible –salvo en casos de alcoholemia- denunciar al conductor culpable, en caso de no llegar a un acuerdo con la compañía, se procede a demandar a esta.

Pero, ¿qué consecuencias tiene sufrir un accidente sin tener seguro? Y, ¿tener un accidente con un contrario sin seguro? Vamos a ver cada caso por separado, pues las consecuencias de uno y otro son muy diferentes.

 

NO TENER SEGURO

 

En estos casos se complica la reclamación de la indemnización por accidente de tráfico y os recomendamos que os pongáis en contacto con un despacho especializado.  En resumen se puede explicar que toda compañía de seguros de vehículos tiene obligación de notificar al asegurado cuando no van a renovar el vehículo o cuando le van a expulsar del mismo por no pago. Así mismo tienen obligación de notificar al Consorcio de Compensación de Seguros que ya no aseguran ese vehículo, ya que el Consorcio hace una especie de labor de “registro de Seguros de los vehículos y aseguradoras” a fin de poder saber con la matrícula y la fecha del siniestro que aseguradora se hacía cargo del vehículo.

Por lo que cuando dudemos siempre podremos solicitar al Consorcio de Compensación de Seguros que nos diga que seguro cubría a dicho vehículo a la fecha del accidente para reclamar en la indemnización los gastos y lesiones producidos en el accidente de tráfico.

CONTRARIO SIN SEGURO

 

Que el contrario no tenga seguro no nos supone ningún prejuicio a nosotros. Somos las víctimas, hemos sufrido daños por la imprudencia de eso tercero y el Consorcio de Compensación de Seguros se hará cargo de nuestra indemnización.

La obligación de tener seguro viene regulada en el artículo 3 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprobó el texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la circulación de vehículos a motor. Dice el texto legal que el responsable será el propietario del vehículo, salvo que demuestre que el coche había sido robado, independientemente de quien sea el conductor. De todas formas, el conductor sí que será responsable de los daños que se cause a terceros, materiales o personales, por conducir sin seguro.

La multa por conducir sin seguro oscila entre los 601 € y los 3.005 €, según criterios que recoge el texto legal, a saber:

  • Si el vehículo se encontraba parado o circulando en el momento de la imposición de la multa. Aquí también influye la gravedad, ya que no es lo mismo que el momento de la multa sea en un accidente de tráfico, que estando estacionado en la calle.
  • El servicio por el que se utilice ese vehículo.
  • Si la multa ya es reiterada o es la primera vez.
  • El tiempo que ha estado el vehículo sin asegurar.

SINIESTRO DE MOTO

 

Sufrir un siniestro de moto es una situación bastante traumática, ya que las consecuencias suelen ser bastante dolorosas para la víctima. Un accidente de moto tiene potencialmente mayor probabilidad de provocar daños graves para la víctima como consecuencia de la desprotección del propio vehículo. El motorista es una figura expuesta a lesiones sin más protección que el ligero chasis de la moto, que queda reducida a nada en cuanto el motorista cae al suelo. Un mínimo golpe puede tener consecuencias muy negativas para la víctima.

En LegalCar hemos tramitado casos de siniestro de moto de todo tipo: desde accidentes con un toque leve que han provocado graves lesiones, siniestro con un fuerte golpe con consecuencias mínimas, hasta accidentes sin choque que ha provocado consecuencias muy traumáticas para la víctima. Por eso, los siniestros de moto requieren de un tratamiento especial, pues las víctimas sufren una especial desprotección y sus lesiones tienden a ser más gravosas.

Actualmente un 30% de los accidentes registrados en nuestro país implican a motoristas, independientemente de si son ellos responsables o no de la producción del riesgo que finalmente se materializa en el siniestro.

LEGALCAR ABOGADOS

Si has sufrido un siniestro con contrario sin seguro, recuerda que tienes el mismo derecho a reclamar una indemnización. El problema radica en el profesional que elijas para reclamar lo que por Ley te corresponde. Repasando tu póliza de seguro podrás comprobar que, generalmente, por contrato tienes derecho a la libre designa de abogado, lo que se conoce como la Defensa Jurídica. Así, podrás elegir al abogado que tú elijas, con la posibilidad de que tú compañía te abone lo que te cueste ese profesional externo que has elegido.

Llámanos y pregúntanos por tu indemnización totalmente gratis

900901450 – Teléfono gratuito