¿Cómo solicitar una incapacidad por accidente de moto?

¿Cómo solicitar una incapacidad por accidente de moto?

En los últimos años han aumentado de manera alarmante los accidentes de moto y por eso queremos explicar cómo solicitar una incapacidad por accidente. Se trata, en la mayoría de los casos, de siniestros que inevitablemente van a producir lesiones, ya que el motorista está expuesto físicamente y recibe el impacto directamente en su propio cuerpo.

Debido a ello las lesiones causadas a motoristas en los accidentes de tráfico suelen ser de mayor envergadura, y en casos de siniestros graves, pueden provocar incapacidades, situaciones de gran invalidez, y en el peor de los casos el fallecimiento del motorista.

Cuando las lesiones son graves, es muy habitual que generen una incapacidad. Conocer cómo solicitar una incapacidad por accidente de moto es importante para saber qué derechos tenemos en caso de sufrir un siniestro de estas características.

¿CÓMO SOLICITAR UNA INCAPACIDAD POR ACCIDENTE?

Lo primero que tenemos que hacer si hemos sufrido un accidente de moto con lesiones graves es informarnos, acudiendo a LegalCar, que nos asesore desde el principio para que conozcamos los pasos iniciales que tenemos que dar, ya que de ellos va a depender el resultado de la reclamación, máxime si por la gravedad de esas lesiones es muy probable que tengamos que solicitar una incapacidad.

La complejidad de este tipo de procesos de reclamación, donde hay que tramitar y reclamar por diversos conceptos, implica una especialización que requiere que hoy más que nunca la víctima de un accidente de moto con lesiones graves se informe adecuadamente y ponga la gestión de su caso en manos expertas.

TIPOS DE INCAPACIDADES EN LOS ACCIDENTES DE MOTO

La incapacidad derivada de un accidente de moto puede ser parcial, total y absoluta, además de la gran invalidez en caso de lesiones gravísimas.

  • Hablamos de incapacidad permanente parcial en aquellos supuestos en los que la víctima del accidente de motocicleta se encuentra, a consecuencia de las lesiones y secuelas sufridas,  limitada en una parte para poder desarrollar el trabajo o profesión que venía haciendo hasta el momento del siniestro. De esta manera la víctima tendrá dificultades para realizar una parte de su trabajo o profesión, pero no va a estar imposibilitado para trabajar en esa profesión o tarea que venía haciendo, sino únicamente no podrá realizar algunas tareas del mismo.
  • El caso de la incapacidad permanente total se dará en los supuestos en los que las lesiones y secuelas sufridas en el accidente de moto van a suponer que la víctima va a quedar incapacitada para realizar su trabajo habitual, de tal manera que no podrá realizar ninguna o la mayoría de las tareas propias del mismo. Por tanto la víctima no va a poder realizar su trabajo habitual, su profesión, pero sí que podría realizar otro trabajo distinto u otra profesión.
  • Por otro lado tenemos la incapacidad permanente absoluta, que se da en aquellos supuestos en los que las secuelas son tan graves que van a impedir a la víctima lesionada poder realizar cualquier trabajo, profesión u oficio, por lo tanto no va poder desempeñar ninguna actividad laboral de ningún tipo.
  • El último escalón es la denominada gran invalidez, que no podemos considerarla realmente un tipo de incapacidad, ya que se da en los supuestos en los que el accidente de moto ha causado a la víctima lesiones gravísimas, que han supuesto pérdidas funcionales y anatómicas de gran envergadura, que suponen que va a necesitar la ayuda de una tercera persona para poder realizar las tareas propias de la vida diaria, como por ejemplo comer, levantarse o vestirse. Casos de este tipo pueden ser los estados de coma vegetativo, las amputaciones, paraplejias o tetraplejias que implican que la víctima tiene que permanecer de por vida en un centro hospitalario o en silla de ruedas.

LA INDEMNIZACIÓN POR INCAPACIDAD

La tabla 2.B del nuevo Baremo de Tráfico 2016 es la que especifica las indemnizaciones derivadas de una incapacidad sobrevenida a consecuencia de un accidente de tráfico. Solo se aplica a aquellos casos de víctimas de accidentes que a consecuencia de las secuelas que le quedan tras el accidente, entran en alguno de los supuestos que se contemplan en esta Tabla.

En la mencionada Tabla 2.B se establecen 4 tipos de perjuicios dependiendo de la gravedad, asignando unas cuantías indemnizatorias en cada caso que varían entre un mínimo y un máximo.

El perjuicio moderado leve se equipara a la incapacidad permanente parcial, para los casos de víctimas con secuelas que les impiden realizar algunas tareas básicas de su vida normal, o de su profesión habitual, y se paga con una indemnización que oscila entre los 1.500 y los 15.000 euros dependiendo de cada caso concreto.

El perjuicio moderado moderado sería el equivalente a una incapacidad permanente total, para los supuestos en los que a consecuencia de las secuelas que le quedan a la víctima, esta no puede hacer una parte importante de las actividades de su vida normal o habitual, o para los casos en los que no pueden desempeñar su profesión habitual, y se paga una indemnización que oscila entre 10.000 y 50.000 euros según cada caso concreto.

El perjuicio moderado grave, que se equipara a una incapacidad permanente absoluta, para aquellos casos en los que las secuelas sufridas por la víctima van a implicar la pérdida de su autonomía personal para hacer algunas de las actividades esenciales de su día a día, o les supone no poder realizar ni trabajar en ninguna profesión ni oficio, y las indemnizaciones en estos casos van a oscilar entre 40.000 y 100.000 euros.

Por último, el perjuicio moderado muy grave que se va a aplicar a aquellos lesionados que a causa de las lesiones y secuelas sufridas por el accidente no van a poder realizar ninguna actividad de su vida diaria, siendo equivalente a una situación de gran invalidez, oscilando las indemnizaciones a percibir en estos casos entre 90.000 y 150.000 euros.

900901450 – Teléfono y Consulta gratuita